La región central del país recibió importantes lluvias que benefician a los cultivos de gruesa
La región central del país recibió importantes lluvias que benefician a los cultivos de gruesa

El 2019 cierra con buenas noticias para el campo desde lo climático. Se registraron en las últimas horas importantes precipitaciones en la región central del país, que beneficiarán a los cultivos de verano que atraviesan su proceso de siembra en un escenario de elevada preocupación por los efectos de la primavera pasada, que recorrió su camino con una notoria ausencia de lluvias.

Para los especialistas de la Bolsa de Comercio de Rosario, “este es el primer gran evento de lluvias que recibe la campaña gruesa. Esto debería haber sucedido en la primavera, pero las circulaciones frías dominaron sobre gran parte del territorio Argentino hasta hace poco más de 15 días. El avance de aire muy caliente y húmedo desde el sur de Brasil por fin logra alcanzar a la franja central, hecho que fue fundamental para que se desarrolle el evento”.

Con las lluvias del fin de semana y de ayer, hubo registros que parecían imposibles que sucedieran hace una semana atrás y que se han convertido en realidad, con zonas que pasaron en pocas horas de un estado de sequía a excesos hídricos. De acuerdo al relevamiento realizado por la Bolsa de Comercio de Rosario, con los datos de lluvias hasta ayer, “la situación de los suelos dio un vuelco. Hasta hace una semana se evaluaba que la primavera 2019 fue la más seca de los últimos 9 años tras un invierno sin lluvias, y ahora el verano comienza con excelentes noticias interrumpiendo la prolongada escasez”.

Los datos aportados por la Red Gea de la Bolsa de Rosario, señalan que en la franja central del país las lluvias que se han registrado superan las medias mensuales del mes de diciembre, que están en el orden de los 80 a 150 milímetros.

Regiones

En la provincia de Córdoba se registraron precipitaciones superiores a los 50 milímetros, y superando los 100 milímetros en el 30% de su territorio, justo en la zona donde había el mayor déficit de lluvia. Pero en esta región del país, hubo zonas como Jesús María, donde las precipitaciones afectaron negativamente, ya que en pocas horas la gran cantidad de milímetros provocó inundaciones.

Además, gran parte del sur de Santa Fe acumuló de 100 a más de 150 milímetros, el norte de Buenos Aires, de este a oeste tiene un gradiente creciente que arranca en los 50 mm y termina con más 100 milímetros, y una porción muy acotada del norte de la Pampa recibió más de 50 milímetros. Por otro lado, se registraron importantes precipitaciones en zonas de Entre Ríos y Chaco.

La contracara de este escenario de destacada cantidad de milímetros caídos en las principales zonas productivas del país, fue el centro y sur de Buenos Aires, con registros por debajo de los 25 milímetros, y donde se profundiza la falta de lluvias.