En medio de la incertidumbre que atraviesa todo el sector agroindustrial por un inminente aumento de las retenciones a las exportaciones de granos u oleaginosas, un informe presentado por Ubatec S.A. y el Programa de Agronegocios y Alimentos de la Facultad de Agronomía de la Universidad de Buenos Aires, advierte sobre la caída de producción que sufriría el maíz en caso que haya un aumento del impuesto.

Recordemos que el maíz y el trigo, fueron dos de los cultivos que mayor crecimiento de área y producción registraron en los últimos cuatro años, a partir de la eliminación de las trabas a la comercialización y la baja de las retenciones.

En el caso del maíz, en la campaña 2015/2016, previo a la aplicación de las medidas anteriormente mencionadas, la siembra fue de 3.700.000 hectáreas, y se pasó luego a 6.100.000 hectáreas en la campaña 2018/2019, y en el presente ciclo se alcanzaría, a pesar de muchas complicaciones desde lo climático por la falta de precipitaciones, un máximo histórico de 6.400.000 hectáreas.

A partir de esto, también hubo un significativo crecimiento de la producción, que pasó de 30.700.000 toneladas en la campaña 2015/2016 a 51 millones de toneladas en la campaña 2018/2019, donde además en dicho ciclo nuestro país alcanzó la cosecha más importante de su historia, con casi 147 millones de toneladas, según las estadísticas oficiales.

Ahora bien, en este escenario de posibles cambios al actual esquema de retenciones, el informe analizó varios escenarios para el corto y mediano plazo, teniendo en cuenta los ciclos agrícolas 2019/20-2023/24.

Diferentes escenarios

El escenario ideal para el desarrollo de la producción de maíz, sería con eliminación de retenciones, sin cepo cambiario, y donde no se implementen restricciones comerciales.

Esto podría derivar en una producción total de 57 millones de toneladas, que a su vez significaría un aumento del valor bruto de la producción que se ubicaría en USD 1.611, 8 millones; con un incremento del Valor Agregado de USD 866,3 millones; se crearían 8.971 nuevos puestos de trabajo, de manera directa e indirecta, y se registraría una fuerte suba de la inversión total que sería de 7.602,2 millones de pesos.

Todo lo contrario sucedería con una suba de las retenciones, trabas comerciales y la imposibilidad de tener un mercado cambiario sin restricciones. En este escenario, se sembrarían 1.800.000 hectáreas menos, y derivaría hacia el final de 2023/2024 en una cosecha con una caída de 15.100.000 toneladas, y también habría menores rendimientos.

En este caso, el valor bruto de la producción en comparación con el escenario ideal caería en 3.437 millones de dólares, se perderían 19.533 puestos de trabajo de manera directa e indirecta, habría un menor valor agregado por 1.847 millones de dólares, y la inversión disminuiría en 19.530 millones de pesos.