Ayer en su informe semanal, la Bolsa de Cereales de Buenos Aires -BCBA- realizó un ajuste de 300 mil toneladas menos lo que da un total de 18,5 millones de toneladas
Ayer en su informe semanal, la Bolsa de Cereales de Buenos Aires -BCBA- realizó un ajuste de 300 mil toneladas menos lo que da un total de 18,5 millones de toneladas

Los efectos de la situación climática adversa, con falta de precipitaciones y caída de granizo, y la aparición de enfermedades en Buenos Aires y Entre Ríos produjo un ajuste en las estimaciones de cosecha de trigo.

Ayer en su informe semanal, la Bolsa de Cereales de Buenos Aires -BCBA- realizó un ajuste de 300 mil toneladas menos lo que da un total de 18,5 millones de toneladas. Por su parte, la Bolsa de Comercio de Rosario -BCR- planteó una nueva proyección de 19 millones de toneladas, 1 millón de toneladas menos que en la estimación de octubre y lejos de las 22 millones de toneladas que se habían proyectado en el inicio de la campaña.

Además, la BCR ajustó también su proyección de siembra de maíz, por la falta de lluvias y la incertidumbre que genera la política agropecuaria que podría aplicar el próximo gobierno. La siembra comenzó con la promesa de ser la más importante de de la historia, con un aumento del 6% sobre el ciclo anterior, y ahora tras el nuevo ajuste será menor en un 3%. La intención de siembra pasa de 6,9 a 6,8 millones de hectáreas.

Por su parte, la Bolsa de Comercio de Rosario -BCR- planteó una nueva proyección de 19 millones de toneladas, 1 millón de toneladas menos que en la estimación de octubre
Por su parte, la Bolsa de Comercio de Rosario -BCR- planteó una nueva proyección de 19 millones de toneladas, 1 millón de toneladas menos que en la estimación de octubre

Los especialistas de la Bolsa de Rosario aseguraron que en relación a las medias de precipitaciones de los últimos 30 años, desde el 1 de julio al 12 de noviembre, en Córdoba faltan entre 100 y 150 milímetros, al igual que en el sur de Santa Fe. Por su parte, en La Pampa se necesitan entre 150 y 200 mm, y en buena parte de la provincia de Buenos Aires esta escasez supera los 200 milímetros. Todo esto derivaría en casi 100 mil hectáreas de perdida en Buenos Aires, 60.000 hectáreas en La Pampa y aproximadamente 50 mil hectáreas en Córdoba.

Hasta el momento se han cosechado el 13,3% del área sembrada con trigo, lo que registra una demora de las tareas de casi el 3%, con su epicentro en el norte del país y en el centro de la región agrícola nacional. El informe de la BCR, refleja también que en la zona núcleo la cosecha transita su camino con rendimientos mejores de los que aguardaban los productores. Si bien hasta el momento el avance de cosecha es menor al 5%, los mejores lotes promedian los 40 kilos por hectárea y con máximos de 53 kilos por hectárea en el este de Córdoba.

“Si bien los resultados obtenidos hasta ahora se ubicaron por encima de los promedios históricos, las expectativas de rendimiento han mermado nuevamente en el centro y sur del área agrícola”, aseguraron desde la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, y agregaron que el cereal registra una condición normal a excelente en el 46% del área nacional. Además, el cultivo mantiene una condición hídrica de regular a sequía en el 27% del área sembrada, por los efectos de la falta de lluvias que tuvo el cereal a lo largo de la campaña.

Emergencia en Buenos Aires

El sur de la provincia de Buenos es la zona más castigada por la falta de precipitaciones. Ante esta situación, la Comisión de Emergencia y Desastre Agropecuario declaró el estado de emergencia para 12 distritos afectados por la escasez de lluvias.

Los distritos son: Adolfo Alsina, Coronel Suárez, Laprida, Pellegrini, Puan, Salliqueló, y algunas zonas de Bahía Blanca, Saavedra, Tornquist, Pringles, Villarino y Coronel Rosales.

La declaración estaría vigente hasta el 31 de diciembre, y en ese momento se volvería a analizar la medida. Los productores afectados podrán realizar los trámites correspondientes y solicitar beneficios impositivos.