El sector lechero mejoró este año su rentabilidad
El sector lechero mejoró este año su rentabilidad

Los tamberos atravesaban un proceso de recomposición del precio que perciben, por la materia prima que entregan a la usina láctea, de la mano de una mejora en las exportaciones lácteas, lo que también permitió achicar deudas, empezar a realizar inversiones que están postergadas, y se proyectaban varios meses de estabilización de precios. Todo esto se detuvo, por los efectos de la devaluación de esta semana.

El precio al productor cayó de 0,35 centavos de dólar a 0,26 de dólar por litro, y los costos de producción aumentaron más de un 30%, fundamentalmente el alimento balanceado y los insumos sanitarios. Así lo comentó, el presidente de la Cuenca de Productores de Leche del Oeste de Buenos Aires (Caprolecoba), Matías Peluffo.

En diálogo con este medio, Peluffo aseguró que la lechería, "enfrenta un momento de gran incertidumbre por la suba de los costos, y además comenzaron a llamar o mandar mails los proveedores de insumos y alimentos balanceados que piden dolarizar los precios y que se acorten los plazos de pago. El pago de la leche la recibimos en pesos y el 70 al 80% de nuestros gastos están dolarizados. En tanto que los fertilizantes y el maíz, la factura ya llega en dólares, y allí la suba es inmediata".

Peluffo, sostuvo además, que "los últimos cuatro años venían muy malos y hubo desde febrero muy buenos precios, que permitieron achicar el endeudamiento en dólares y estos meses donde más leche se produce se iba a dedicar a eso pensando que el dólar se podía disparar, eso nos agarra en la mitad de este proceso, lo que crea una gran incertidumbre ya que ahora generalmente comienza la compra de semillas e insumos para la gruesa para hacer maíz de silo: ahora no sabemos a qué precio vamos a comprar".

El valor promedio que recibe el tambero por su leche cayó a u$s 0,26.
El valor promedio que recibe el tambero por su leche cayó a u$s 0,26.

El referente de Caprolecoba pidió "estabilidad" para la lecharía, al ser una actividad de largo plazo, y agregó, "se requiere mucho capital intensivo y financiamiento. Es una actividad de sobrevivientes hasta que un día alguien se cansa y decide dejar".

Mirada de mediano y largo plazo

En la idea de tener una mirada de mediano y largo plazo, frente a una coyuntura muy compleja, el informe mensual presentado por Caprolecoba, sostiene que en la cadena láctea, "hay logros para rescatar, consolidar y desarrollar", entre los que se encuentran el Sistema Integrado de Gestión de la Lechería Argentina (SIGLEA) y la Mesa de Competitividad Láctea. "Es importante que se pueda asegurar la continuidad y mejora de su funcionamiento, más allá del cambio que se produzca o no después de octubre", expresaron desde la entidad.

Además, esta semana el Ministerio de Agroindustria bonaerense realizó en la Sociedad Rural de 9 de Julio la jornada – taller "Construyendo entre todos la agenda 2019-2023 de la cadena láctea de la Provincia de Buenos Aires", que fue encabezado por el Ministro Leonardo Sarquís, con la presencia del intendente Mariano Barroso.

El evento, que fue coordinado por la Dirección Provincial de Lechería y la Fundación PEL, contó con el auspicio institucional del Observatorio de la Cadena Láctea Argentina (OCLA), el Municipio y la Sociedad Rural de 9 de Julio, CARBAP y Caprolecoba.

En dicho encuentro, se recomendó a las próximas autoridades en la provincia que deberán tener en cuenta implementar políticas para mejorar la infraestructura y la conectividad, con especial énfasis en la continuidad del plan provincial de mejora de los caminos rurales (plan 12.000km), la necesidad de mejorar el control sanitario y fiscal en la comercialización de los productos lácteos, la búsqueda de mecanismos de financiamiento adecuados a las necesidades y posibilidades de la lechería, y la continuidad del relevamiento integral del sector industrial lácteo.

Por otro lado, se recomendó mantener el espacio institucional de la Mesa de Concertación de Política Lechera, disminuir los costos ocultos a lo largo de la cadena, la mejora en la coordinación de las compras de leche con fines de asistencia social y el apoyo por parte de la Provincia de Buenos Aires a la creación de un instituto de promoción de la actividad lechera.