Voces a favor y en contra de la creación de un Instituto de Promoción delTrigo. La idea surgió la semana pasada en Córdoba, durante el primer Congreso Internacional de Trigo.
Voces a favor y en contra de la creación de un Instituto de Promoción delTrigo. La idea surgió la semana pasada en Córdoba, durante el primer Congreso Internacional de Trigo.

El ministro de Agricultura y Ganadería de la provincia de Córdoba, Sergio
Busso, el presidente de la Bolsa de Cereales de esa provincia, Juan Carlos
Martínez, y el presidente del primer Congreso Internacional de Trigo, Luis
Macario, elaboraron un documento que presentaron ante las autoridades de la Secretaría de Gobierno de Agroindustria.

Entre los puntos que plantearon, el más significativo es el pedido por la creación de un Instituto de Promoción del Trigo (IPTA).

Según comentaron fuentes de la cadena triguera a Infobae, el viernes pasado -último día del congreso-, hubo un almuerzo informal donde se debatió, entre otros temas, la posibilidad de crear un instituto que promocione el trigo argentino en el mundo. En ese encuentro, estuvo presente el titular de la Secretaría de Gobierno de Agroindustria, Luis Miguel Etchevehere.

En diálogo con Infobae, Macario explicó: "Esta decisión va a depender de la
voluntad pública y privada pero creo que es una idea que podría empezar a
decantar: con pocos recursos se puede hacer un enorme trabajo de promoción para instalar en el mundo al trigo como marca insignia de la misma forma que se realiza con la carne argentina y los vinos que tienen gran prestigio a nivel internacional".

Además, el presidente de Trigar afirmó: "La producción primaria en la Argentina funciona muy bien pero creo que hay una asignatura pendiente en todo lo que es primera y segunda industrialización. No creo que sea un problema del sector privado sino que depende más del sector público: es necesario despejar el camino que le impide a la industria ser lo suficientemente competitiva".

Por su parte, el presidente de la Federación de la Industria Molinera, Diego
Cifarelli, agregó: "La Argentina no se puede dar el lujo con el potencial que
tiene de no tener una entidad que promocione sus cultivos y fundamentalmente la cadena del trigo, como sí lo hacen países como Estados Unidos, Canadá y Francia. La idea de crear un ente que cumpla esta función la habíamos empezado a trabajar hace un año: un instituto que promocione y defienda nuestros cultivos como sucede con la carne y el vino".

Uno de los argumentos en contra de la creación del organismo es que el Estado debe ser la institución que tiene que desarrollar el rol de apertura de nuevos nichos de mercado.
Uno de los argumentos en contra de la creación del organismo es que el Estado debe ser la institución que tiene que desarrollar el rol de apertura de nuevos nichos de mercado.

En tanto, David Hughes, presidente de ArgenTrigo, afirmó: "Hace un par de años desde nuestra entidad se planteó la necesidad de contar con una oficina no solamente de promoción, sino también que sirva para evaluar a qué mercados queremos llegar, analizar el consumo, el procesamiento, la molienda, y distintos productos. Eso quedó de lado y ahora se volvió a retomar"

Prioridad al productor

Sin embargo, no todas son voces a favor de la creación del instituto triguero. El cordobés Carlos Garetto, ex presidente de Coninagro, explicó: "Me parece que ya hay demasiados organismos y que es el Estado el que tiene que desarrollar el rol de apertura de nuevos nichos de mercado. Creo que estos organismos intermedios son una imposición más: si no cuentan con un marco jurídico después viene otro gobierno y cambia las reglas del juego".

El productor agropecuario, oriundo de Leones, agregó: "La creación de este tipo de organismos es un tema para analizar en profundidad: no sé si es tan importante. El productor necesita rentabilidad: esta idea potencia el último eslabón de la cadena y estamos descuidando al que produce. ¿Para qué queremos formar un instituto si después no tenemos trigo para vender?", se preguntó.

En el documento firmado por los organizadores del Congreso en Córdoba,
también se planteó que la marca país del trigo argentino lleve el nombre de
TrigAR y y además, solicitaron que todos, y en especial el estado nacional,
"acompañen y fortalezcan a las provincias que serán sedes del congreso en las próximas ediciones: Buenos Aires 2021 y Santa Fe 2023".

Por último, Leonardo Sarquís, Ministro de Agroindustria de Buenos Aires, la
principal provincia productora que concentra entre 52 y el 58% del trigo
argentino, afirmó: "En los últimos años todos los actores de la cadena venimos haciendo un gran trabajo. Buenos Aires volvió a tomar protagonismo: en siete años pasó de tener dos áreas trigueras a cinco. Este año la campaña 2019- 2020 va a ser tan buena como la pasada. Mientras no generen gasto, todas las acciones que puedan impulsar en forma responsable y coordinada lo que el mercado mundial demanda, son bienvenidas".