La industria aceitera pidió rever el aumento de la tasa de estadística. Fue a través de una carta dirigida al ministro de Hacienda.
La industria aceitera pidió rever el aumento de la tasa de estadística. Fue a través de una carta dirigida al ministro de Hacienda.

El gobierno anunció esta semana el incremento de 0,5 a 2,5% de la Tasa de
estadística para las importaciones que regirá hasta diciembre de 2019. Por esta medida quedarán gravados, entre otros productos, la importación de soja, que el año pasado aumentó como consecuencia de la sequía.

A través de una carta dirigida al ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, los
integrantes de la Cámara de la Industria Aceitera solicitaron rever esta medida, excluyendo al régimen de importación temporaria.

Los representantes de la industria aceitera aseguran que por esta disposición oficial, se pagarán 28 millones de dólares adicionales en impuestos, los que representan 8 dólares más de impuestos por toneladas

Luis Zubizarreta, presidente de la Asociación de la Cadena de la Soja
Argentina y de la Cámara de Puertos Privados, con cierta resignación indicó
que la medida se debe a "la necesidad que tiene el Estado de cerrar las
cuentas, por los compromisos asumidos", y agregó: "Creemos que tenemos
que tener un presupuesto equilibrado como país, y sabemos que el gobierno
está haciendo un esfuerzo en eso, y no queremos recargar las tintas, pero
estos cambios abruptos en las reglas de juego creo que son muy dañinos,
porque no generan previsibilidad y aumenta la incertidumbre, y así nos genera miedo a invertir".

Además, Zubizarreta comentó: "En los negocios ya cerrados y cuando se
cuenta con un programa armado para traer soja por el Paraná y molerla en
Argentina y agregarle valor, y de repente aparece una tasa de 8 dólares por
tonelada, evidentemente en un negocio que tiene un bajo margen, eso es a
pérdida".

Molienda

Por otro lado, el presidente de la cadena de la soja comentó que la Argentina tiene una capacidad de molienda de 80 millones de toneladas de soja, cifra que excede su cosecha que está en torno a los 56 millones.

La idea de tener ese 'cluster' industrial siempre fue poder moler parte de la soja que se produce aguas arriba en Bolivia, Paraguay y el litoral brasileño, que son unas 15 millones de toneladas. "La ventaja de hacerlo en Argentina es generar trabajo y agregarle escala a las fábricas, que en la medida que pueda moler en toda su capacidad tiene costos por tonelada más bajos y permite pagar un mejor precio al productor. No usar toda esta capacidad, quita competitividad", explicó.

Para Pablo Vernengo, Director Ejecutivo del Área de economías regionales de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), el aumento de la Tasa de Estadística, "agrava la situación del sector, frente a la presión fiscal que enfrenta actualmente", y recordó que todas las importaciones que se realizan en el sector agropecuario es para el consumo de productos
fitosanitarios y también de maquinaria, a lo que Vernengo manifestó,
"lamentablemente ahora con el aumento de este gravamen, nos está
perjudicando en el desempeño de la actividad en el Interior del país".