Por el kilo de naranja, el productor cobró $2,80 y el consumidor pagó $30,20: el precio se multiplicó más de 15 veces desde que salió del campo (Getty)
Por el kilo de naranja, el productor cobró $2,80 y el consumidor pagó $30,20: el precio se multiplicó más de 15 veces desde que salió del campo (Getty)

De acuerdo al Índice de Precios en Origen y Destino (IPOD) que elabora mensualmente el área de Economías Regionales de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), la diferencia de precios entre lo que pagó el consumidor y lo que recibió el productor por los productos agropecuarios subió 2,3% en marzo en comparación con febrero. De los 25 productos relevados, en 13 se incrementaron las brechas y en 12 se redujeron.

En suma, los consumidores pagaron 5,35 veces más de lo que cobró el productor. La suba estuvo impulsada, fundamentalmente, por la pera, la mandarina  y la naranja. Los de menor brecha fueron el huevo, la cebolla y la acelga. Por su parte la participación del productor en el precio fue de 22,8%.

El precio de la naranja se multiplicó por 15,34 veces desde que salió del campo; la mandarina con 8,9 veces; la pera, 8,33; el limón, 7,55; la manzana roja, 7,26; el arroz, 7,15; y la zanahoria, 6,82 veces.

Por el kilo de naranja, el productor cobró $2,80 y el consumidor pagó $30,20

En el caso de la pera, el productor recibió $5,50 y el precio al consumidor fue de $45,80. Y por último, el kilo de mandarina se pagó $4,20 en el campo, mientras que el precio final llegó a $37,20.

Según expresaron los productores, "el consumo de la naranja viene muy resentido, con caídas cercanas al 50%. Y si bien la producción se presenta muy bien, los precios que están recibiendo los productores son muy bajos porque no cubren los costos de la cosecha".

Menores brechas para el huevo, acelga y cebolla

Por otro lado, los productos con menores brechas en el mes, se destacaron el huevo con una multiplicación de 2,36 veces; la acelga con 2,61 veces; la cebolla, 2,7; la carne de pollo, 2,83; y la calabaza con 2,93 veces.

Otro producto que en marzo registró una brecha relativamente baja fue la frutilla: los precios se multiplicaron por 3,27 veces desde que salió de los establecimientos rurales. Fue el alimento con mayor caída de la brecha IPOD, con un retroceso del 38,7%, mejorando así la relación entre lo que recibe un productor y lo que paga el consumidor en góndola.

El informe de CAME sostiene que desde febrero se está registrando una caída en la comercialización, "lo que genera un aumento de precios por escasez, pero, según los productores consultados, se espera que en adelante el precio al productor se estabilice en los $ 54. Tanto en Buenos Aires como en Santa Fe, dos de las principales zonas productoras, se observaron subas en los precios a los productores en marzo".