El sector de la maquinaría agrícola tuvo un 2018 negro. Según el Indec, durante el año pasado las ventas cayeron un 30%. Las principales causas fueron la sequía y el complicado escenario financiero, con elevadas tasas que impidieron que productores y contratistas rurales accedieran a renovar su maquinaria.

Las cosechadoras lideraron las caídas, con una baja en relación al 2017 del 45,8% por ciento. El año pasado se vendieron 789, contra 1.455 del ejercicio anterior.
Luego se ubicó el rubro de tractores con una caída en las ventas del 35,8%, que pasaron de 9.696 unidades comercializadas en 2017 a 6.226 en 2018.

Respecto de las sembradoras, las ventas bajaron un 21%, con una comercialización de 1.758. En 2017 la cifra fue de 2.224.
Además, en los implementos agrícolas se observó una merma del 23,9 por ciento, que pasó de 9.397 unidades a 7.147.

Todas estas caídas en el número de unidades vendidas, también se extendió a la facturación que medida a precios corrientes bajó 1,2% respecto al 2017, al haber sumado casi 30.826 millones de pesos.

La opinión de los Fabricantes

Raúl Crucianelli, presidente de la Cámara Argentina Fabricantes de Maquinaria Agrícola (CAFMA ) transmitió su preocupación del sector por la falta de solución al problema de financiamiento y expresó: "esta situación se la hemos planteado a los funcionarios nacionales y a las autoridades del banco BICE, porque no es sólo una cuestión del fabricante de maquinaria agrícola, lo que la entidad impulsa es la oferta de créditos al productor, porque es el comprador quien necesita créditos para acceder a equipamiento. La maquinaria es un bien que no es posible pagar con ingresos diarios".

El presidente de CAFMA, comentó que el reclamo de la entidad es el otorgamiento de créditos a tasa normal y competitiva que se destinen a los productores y contratistas rurales. Y agregó: "el Estado debería obligar a las entidades bancarias a que un cupo de la cartera se destine a créditos para inversiones productivas".

Crucianelli también señaló que "las empresas fabricantes de maquinaria agrícola también necesitan el impulso que la financiación brinda a la exportación". "Tenemos necesidad de ampliar la oferta externa porque la demanda de maquinaria agrícola es estacional, así que con la venta internacional compensamos el año productivo, generando ingresos en dólares", concluyó.