La decisión de Brasil de importar desde Estados Unidos 750 mil toneladas de trigo al año sin arancel, provocó malestar e incertidumbre en el gobierno nacional, y también en los ámbitos productivos y exportadores.

Por estas horas avanzan las conversaciones entre funcionarios de nuestro país y Brasil, y también con demás integrantes del Mercosur. La semana próxima se realizaría una reunión entre el Canciller argentino Jorge Faurie y el Secretario de Gobierno de Agroindustria Luis Miguel Etchevehere para continuar con el análisis de esta situación y definir la estrategia, a la espera que se conozca el alcance de este acuerdo entre Brasil y Estados Unidos, y determinar si el mismo se transforma en una competencia para nuestro país.

En la semana la Ministra de Agricultura de Brasil, Tereza Cristina Dias, aclaró que la cuota de trigo libre de aranceles que se acordó durante la visita a Washington, "es para todos los exportadores mundiales de trigo y no solo para los Estados Unidos".

Actualmente, el Arancel Externo Común del Mercosur para trigo es de 10%, lo que implica que nuestras exportaciones cuentan con esa ventaja relativa. La cuota de importación libre de arancel propuesta por Brasil implica una mayor competencia para el trigo argentino en el mercado brasileño, donde es fuerte dominador luego de recobrar participación en los últimos años.

Brasil es uno de los principales importadores mundiales de trigo. La Bolsa de Comercio de Rosario, con datos del Ministerio de Industria, Comercio Exterior y Servicios del Gobierno de Brasil, resaltó que el mercado brasileño en 2018 importó 6.817.138 toneladas de trigo, de las cuales 5.939.491 toneladas fueron vendidas desde nuestro país, lo que demuestra que Argentina es por lejos la principal fuente de abastecimiento del cereal para los molinos de Brasil, quedándose en el 2018 con el 87,1 % del market share en las importaciones brasileñas. Esta participación también aumentó respecto a 2017, cuando fue del 83,7 %.

Informe

Un informe de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires y la Fundación INAI (Instituto para las Negociaciones Agrícolas Internacionales), señaló que "es bajo el riesgo que Estados Unidos le quite al trigo argentino una porción importante del mercado de Brasil", luego del acuerdo sellado por los presidentes Donald Trump y Jair Bolsonaro.

(AFP)
(AFP)

Además, agrega: "En un escenario de máxima la participación de Argentina en las importaciones de Brasil disminuiría de 87% a 75%, asumiendo que EE.UU. conserva sus exportaciones actuales y desplaza a la Argentina en 750 mil toneladas adicionales".

El informe también resalta, que si bien se desconoce la forma de implementación de la medida, "la adopción de un cupo OMC violaría la normativa del Mercosur, y Argentina podría reclamar ante las instituciones del bloque. Y en caso que nuestro país pierda dicho mercado, podría requerir a Brasil algún tipo de compensación".

Para los especialistas de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires y el INAI, "se está consolidando con esta medida el acceso preferencial para todos los años, sin mediar una situación de desabastecimiento debido a una oferta argentina que lleva tres campañas consecutivas de crecimiento, y supera ampliamente las necesidades brasileñas".

No obstante, el acuerdo de Brasil y Estados Unidos "impactará en el precio FOB en los puertos locales, que deberá hacer un esfuerzo adicional para conservar en Brasil su participación actual. Al momento de anunciarse la medida, el mercado tomó nota de esta situación con un descenso de 6 dólares por toneladas del precio del trigo argentino", señaló el informe.

Por último, se reclamó que a partir de decisiones como las que ha tomado Brasil esta semana, "se debe realizar un profundo debate sobre la flexibilización del Mercosur, cuyos países miembro reclaman la posibilidad de negociar acuerdos comerciales de manera bilateral con socios extra-regionales".