El precio de la carne aumentó en los mostradores un 25% en lo que va del año
El precio de la carne aumentó en los mostradores un 25% en lo que va del año

El último estudio de la cadena de ganados y carnes, realizado por los consultores Federico Santangelo y Fernando Gil, muestra que continúa el reacomodamiento de los precios de la hacienda en los primeros meses del año y con subas en todas las categorías. Una situación que permite recuperar rentabilidad a los diferentes integrantes de la cadena.

“Remarcamos que la actual situación permite tanto a la cría, el engorde y la industria trabajar con márgenes más equitativos, lo cual es beneficioso y necesario para ser sostenible”, explicaron los especialistas, quienes además comentaron que actualmente “el mercado está buscando un equilibrio, porque el aumento de los precios ya se dio”.

Los motivos que explican esta suba de los valores de la hacienda, según los analistas, son la caída en la faena, y la falta de animales que provienen del engorde a corral.

Todo este reacomodamiento de los precios ya se siente en los mostradores de las carnicerías. Según la Fundación Mediterránea, en lo que va de 2019, “los precios de los animales acumulan una suba del 38% -novillito-, y un 25% los de la carne”.

Impacto en la inflación

Según explicó el economista de dicha Fundación, Juan Manuel Garzón, “los precios de la hacienda se rezagaron respecto de la inflación durante 2017 y 2018, y el ajuste fue de entre un 10% y 12% según las categorías de animales. Lo mismo sucedió con los precios de la carne bovina a nivel mostrador. En lo que va de 2019, el mercado está corrigiendo el fenómeno, empezando por una fuerte revalorización de la hacienda”.

Para Garzón, “en 2017 y 2018, la carne explicó entre el 2,2% y el 6,7% de la inflación mensual, tomando los dos casos extremos. La línea de neutralidad en este caso es del 5,5%, que no es otra cosa que la participación de producto en la canasta. En enero de este año, la carne explica el 16,1% del incremento del costo de vida y en febrero, suponiendo una inflación general del 3,5%, habría explicado casi el 24%”.

Además, el economista sostuvo: “La carne bovina tiene que estar aportando más a la inflación respecto del año pasado. Por ejemplo, si se toma como referencia el índice de precios al consumidor del Gran Buenos Aires, donde el producto pondera con el 5,5% de la canasta, surge que la carne bovina venía incrementando el costo de vida a un ritmo de entre el 0,1% y el 0,2% promedio mensual en los últimos dos años (2017 y 2018)".

En el 2019 este impacto pasó a ser, transcurridos los dos primeros meses, del 0,5% en enero y del 0,8% en febrero

El informe privado explica que durante varios períodos de los últimos dos años, por caso, el tercer cuatrimestre de 2016, el segundo cuatrimestre de 2017 y el tercer cuatrimestre de 2018, “la contribución efectiva de la carne al incremento del costo de vida fue menor a la neutral, y el producto se rezagó respecto de otros precios de la economía; esta situación es la que se está revirtiendo claramente en lo que va de 2019, con precios de la carne creciendo muy por encima de los promedios”, agregó el economista.

En la última encuesta nacional de gasto de los hogares, casi el 6% del presupuesto que las familias asignaban al consumo de bienes y servicios se destinaba a las compras de carne bovina. Dentro de la canasta de alimentos, el rubro carne bovina era el de mayor incidencia, aventajando por un margen importante a otros productos muy difundidos, como el pan, leche, quesos, pastas, gaseosas, verduras, yerba mate, entre otros.