Por las inundaciones, la Bolsa de Cereales de Buenos Aires realizó un ajuste 200 mil hectáreas en su proyección de siembra de soja. (REUTERS/Marcos Brindicci)
Por las inundaciones, la Bolsa de Cereales de Buenos Aires realizó un ajuste 200 mil hectáreas en su proyección de siembra de soja. (REUTERS/Marcos Brindicci)

Como consecuencia de las lluvias que se registraron durante el mes de enero, se observa un incremento de 'espejos de agua' en gran parte del sudeste de la provincia de Córdoba.

Mediante un informe de la Bolsa de Cereales de esa provincia, se realizó un recorrido para conocer las zonas afectadas principalmente en los Departamentos de General San Martín, Juárez Celman, Marcos Juárez y Unión. Este último es el más comprometido.

Esta es una situación que ya está impactando en el desarrollo social, económico y ambiental. Se estima que las perdidas alcanzarían a 206.000 toneladas de maíz y de soja, lo cual implica una merma en los ingresos para la provincia de 40 millones de dólares o 1.750 millones de pesos.

La situación de Córdoba se suma a las provincias que ya se encuentran en estado emergencia, como Santa Fe, Chaco, Corrientes y Santiago del Estero, y también al panorama complejo de Entre Ríos.

Cambio Climático

La secretaría de Gobierno de Agroindustria y de Ambiente y Desarrollo Sustentable, presentó ayer un trabajo con la realización de "mapas de riesgo de déficit y excesos hídricos en los cultivos, según escenarios de cambio climático".

Mediante este trabajo se va a proporcionar información para tomar decisiones que permitan hacer frente a la variabilidad climática. Será importante tener en cuenta todos estos datos, a partir de los períodos de excesos de agua que se esperan para la Pampa Húmeda, para intensificar las rotaciones de cultivos, implementar cultivos de cobertura y de servicios.

Desde hace tiempo, la Oficina de Riesgo Agropecuario viene trabajando en el monitoreo de las reservas de agua en el suelo, mediante un modelo de balance hídrico. A partir de esto, se realizaron mapas de riesgo de déficit y excesos hídricos que afectan a los cultivos de soja, maíz, trigo, girasol y algodón.

De esta manera, se pueden comparar los niveles de riesgo en relación a la disponibilidad de agua para los cultivos de secano -que utilizan únicamente agua de lluvia- para el período 1980/2010 con los previstos para el futuro cercano (2015/2039), según dos escenarios de cambio climático: uno de emisiones moderadas de gases de efecto invernadero (RCP 4.5) y otro más extremo (RCP 8.5), con la tendencia actual de emisiones.

El Gobierno presentó ayer un trabajo para enfrentar el cambio climático
El Gobierno presentó ayer un trabajo para enfrentar el cambio climático

Funcionarios de Agroindustria comentaron que los estudios sobre el clima en el futuro que se han realizado en nuestro país y publicados en la Tercera Comunicación Nacional a la Convención Marco de las Naciones Unidas para el Cambio Climático, "prevén modificaciones importantes tanto en la cantidad y distribución anual de la lluvia, como en las temperaturas en vastas zonas productivas del país".

Durante la presentación del trabajo, el secretario de Gobierno de Agroindustria, Luis Miguel Etchevehere, volvió a referirse al tema de seguro multirriesgo, uno de los reclamos de los productores agropecuarios para que se implemente el mismo en un momento muy complicado a raíz del impacto del clima en el campo.

Etchevehere comentó que se continúa en la búsqueda de consenso para lograr redactar un proyecto de Ley que será enviado al Congreso de la Nación, sobre seguros multirriesgo. Desde la cartera agroindustrial se busca lograr el acuerdo con el sector privado y también con los diferentes bloques de diputados y senadores.

Según precisó Etchevehere, en el ámbito de la Mesa de Riesgo Climático, se está hablando sobre la posibilidad de que todos aquellos productores que contraten un seguro por granizo, mediante este proyecto que se busca aprobar en el Congreso, sería obligatorio contratar un seguro catastrófico contra sequía e inundaciones. La inversión por parte del productor sería entre 1,60 y 3 dólares por hectárea según la zona.

El punto ahora del debate es que los productores reclaman que el Estado acompañe con un aporte para hacer frente al costo del nuevo seguro. Desde Agroindustria ya expresaron que no cuentan con los fondos para dicha asistencia.