Durante diciembre pasado los consumidores pagaron 525% más de lo que percibieron los productores agropecuarios. Los alimentos de mayores brechas fueron la manzana y la naranja. (Getty)
Durante diciembre pasado los consumidores pagaron 525% más de lo que percibieron los productores agropecuarios. Los alimentos de mayores brechas fueron la manzana y la naranja. (Getty)

En diciembre pasado la brecha de precios entre lo que pagó el consumidor y lo que recibió el productor agropecuario se mantuvo sin cambios en relación a noviembre. En promedio, se pagó un 525% más de lo que recibió el productor, quien tuvo una participación en el precio final del 22,7% promedio.

Fue medido por el Índice de Precios en Origen y Destino (IPOD), elaborado por el sector de Economías Regionales de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), en base a precios diarios online de los principales supermercados del país, más de 700 precios de verdulerías y mercados para cada producto, y precios de origen de las principales zonas productoras que releva un equipo de 35 encuestadores.

Los productos con mayores brechas en diciembre fueron la manzana -el precio se multiplicó por 16-, la naranja -11,9 veces-, la pera -7,6 veces-, y la mandarina, el limón, y el arroz -en torno a las 6,1 veces cada uno-. Los productos con menores brechas, en tanto, fueron el huevo, la carne de pollo y la acelga, todos con brechas menores a 3 veces. El tomate de ensalada también se mantuvo con una brecha estable de 3,1 veces.

En el caso de la manzana roja, "el fuerte aumento en la brecha del mes se debe a la caída de 43,2% en los precios de origen junto con un incremento de 11,9% en los precios de destino. La caída en origen, según los productores, responde a la falta de manzanas para comercializar. Las que quedan son de baja calidad. También incide que esta parte de la cosecha fue vendida a principio del año pasado con un dólar a $ 18. En el precio de destino el aumento se debe a la escasez del producto, básicamente, y a los mayores costos de comercialización", sostiene el informe de CAME.

Según los representantes de la Confederación, "las diferencias están determinadas por un conjunto de comportamientos, algunos especulativos, de diferentes actores del mercado. Básicamente, de las grandes cadenas de supermercados que se abusan de su posición dominante en el mercado. Otros son factores comunes como la estacionalidad, que afecta a determinados productos en algunas épocas del año, o los costos de almacenamiento y transporte".