En Brasil presentaron una propuesta para aplicarle retenciones del 10% a las exportaciones de soja.
En Brasil presentaron una propuesta para aplicarle retenciones del 10% a las exportaciones de soja.

Los integrantes de la Unión Brasileña del Biodiésel y Bloquerosene (UBRABIO) presentaron esta semana una propuesta mediante la cual el gobierno de ese país se podría quedar con el 10 por ciento de las ganancias de las exportaciones de soja, con el objetivo de ayudar a la industria local de procesamiento de la oleaginosa.

Según la propuesta, "el dinero recaudado se va a distribuir entre los
procesadores en proporción a sus ventas de salvado de soja para ayudar a
competir en los mercados internacionales e impulsar la capacidad de comprar soja en el mercado doméstico, compitiendo con los exportadores.

"También ayudaría gradualmente a aumentar el procesamiento local, dejando la corriente más fuerte y reduciendo la vulnerabilidad de tener el 80 por ciento de las ventas de soja ligadas a un solo cliente, China", asegura el proyecto.

El proyecto fue presentado por UBRABIO (Unión Brasileña del Biodiésel y Bloquerosene).
El proyecto fue presentado por UBRABIO (Unión Brasileña del Biodiésel y Bloquerosene).
De acuerdo a los cálculos de UBRABIO, y si se aplican las retenciones del 10%, las exportaciones de soja en 2019 generarían cerca de 3.140 millones de dólares

El presidente de UBRABIO, Juan Diego Ferrés, es el responsable de la
propuesta y al respecto comentó a la agencia Bloomberg: "La idea es
compensar a los procesadores por la distorsión del mercado que es causada
por la disputa comercial entre China y Estados Unidos, ya que las tarifas que
han aplicado ambas potencias llevaron a un aumento de las exportaciones de soja de Brasil, que a su vez derivó en un una baja de la oferta local y
provocaron una alta en los precios domésticos de la oleaginosa".

En la búsqueda de apoyo

Además, Ferrés dijo a la agencia Reuters, "lo que está sucediendo es bueno
solamente para los agricultores. Los procesadores pagan el doble en la actual situación: ellos pagan más por la soja y no consiguen competir en el mercado internacional de salvado y aceite de soja porque las aplastadoras de Estados Unidos tienen acceso a granos baratos y, por lo tanto, son más competitivas".

El proyecto busca compensar a los aplastadores por las consecuencias de la guerra comercial entre China y EEUU
El proyecto busca compensar a los aplastadores por las consecuencias de la guerra comercial entre China y EEUU

Toda esta situación, por otro lado, está generando un aumento de los costos
para otros sectores, como el de la carne, que tendrá que pagar más por la soja con destino a la alimentación.

A partir de la presentación de la propuesta, los integrantes de UBRABIO se
encuentran en la búsqueda de adhesiones de otros grupos agrícolas de Brasil, con el objetivo de convencer al próximo gobierno para que implemente la idea.

Desde la Asociación Brasileña de las Industrias de Aceites Vegetales rechazaron el proyecto, y negociaron una cuota de importación en el gigante asiático sin arancel para el salvado de soja.