Ante una convocatoria realizada por la Mesa de Enlace de Gualeguaychú, con la adhesión de la dirigencia agropecuaria provincial, productores de Entre Ríos se reunieron en un establecimiento rural del Departamento de la mencionada ciudad entrerriana, para analizar el fallo judicial que prohibió las fumigaciones terrestres con fitosanitarios en un radio de 1.000 metros alrededor de las escuelas rurales y las aspersiones aéreas a menos de 3.000 metros de las mismas.

Participaron del encuentro el presidente de la Sociedad Rural Gualeguaychú, José Colombatto; el titular de la Federación Agraria Argentina de Entre Ríos, Matías Martiarena; el presidente de la Federación de Asociaciones Rurales de Entre Ríos (FARER), Raúl Boc-Ho; en representación de la Sociedad Rural Argentina, Walter Feldkamp, y el vicepresidente de Federación Agraria Argentina, Elvio Guía.

Durante esta reunión, los productores expresaron que el fallo judicial "es discrecional y arbitrario, sin argumentos científicos ni técnicos, y deja sin producir a miles de productores y a alrededor de 300.000 hectáreas". Por otro lado, pidieron a las autoridades provinciales que actúen con urgencia, para que se adopten las medidas necesarias que permitan lograr "un poco de razonabilidad en las decisiones que toman, y buscar el punto de equilibrio que nunca se debió perder entre la sustentabilidad social, ambiental y económica", manifestaron los representantes de la producción de Entre Ríos, quienes además advirtieron que si para este miércoles no hay una respuesta a los reclamos, habrá una movilización a la capital provincial.

El documento

En un documento que presentaron los productores con el respaldo de las entidades provinciales, expresaron que "no son cómplices del deterioro del medio ambiente y tampoco es verdad que privilegiamos el lucro, por sobre la salud y la vida. Intentan enfrentarnos con nuestros vecinos, con nuestros hermanos, sin fundamento alguno y con el sólo objetivo de sacar miserables réditos personales y sectoriales".

Los productores, además mostraron su preocupación por el alcance del fallo judicial: "Tendremos graves problemas para poder sostener nuestras familias, nuestras estructuras productivas, desmoronándose así una pirámide de efectos positivos que conlleva esta actividad. Y en lo inmediato, a lo largo y ancho de la provincia para encontrarnos con miles de productores que ya han sembrado y perderán sus cosechas por no poder realizar aplicaciones, arrendatarios con contratos en marcha, otros que no podrán hacer frente a los créditos solicitados porque les han prohibido producir de la noche a la mañana, entre otras realidades".

"Nunca estuvimos en contra de los controles. Somos parte del entorno rural, muchos vivimos en el mismo campo, o bien todos los días trabajamos en el mismo. ¿Cómo no vamos a ser los primeros en cuidar nuestro lugar en el mundo, donde criamos a nuestros hijos? Y tengan por seguro que más allá de las adversidades seguiremos haciendo lo que elegimos y sabemos hacer: trabajar, producir, generar empleo y riqueza. Eso no quita que levantemos la voz, para reclamar por nuestros derechos, ya que el campo merece y debe ser escuchado", expresaron los productores en el documento entregado a la prensa