El nuevo esquema de retenciones afecta más al maíz que a la soja según la Bolsa de Cereales de Rosario.
El nuevo esquema de retenciones afecta más al maíz que a la soja según la Bolsa de Cereales de Rosario.

Economistas de la Bolsa de Comercio de Rosario analizaron el impacto del nuevo esquema de retenciones en la marcha de la campaña agrícola, con un trigo a la espera de ser cosechado y a días del inicio de la siembra de cultivos de verano.

El nuevo esquema de retenciones, que estará vigente hasta el 31 de
diciembre de 2020, determina que todo producto exportado tributará un derecho de exportación del 12% del valor imponible o precio oficial FOB, si lo hubiera tal como sucede con la mayoría de los bienes del complejo agrícola. Sin embargo, a esta alícuota se le fija un topo máximo de 4 pesos por cada dólar de valor de la exportación aunque para algunos bienes específicos se aplica un techo más bajo de 3 pesos por dólar de valor exportado.

El estudio recuerda que la retención de $4 por cada dólar exportado "rige para todos los productos primarios o de bajo grado de transformación, incluyendo animales vivos y productos del reino vegetal, como granos cereales y oleaginosos, legumbres, yerba mate, té, flores, papas, hortalizas, frutas, cítricos y algunos productos industriales como la miel, el aceite de soja y la harina y/o pellets de soja. En tanto, el techo más bajo de la alícuota a tributar se aplica a buena parte de los productos industriales y servicios, incluyendo carnes, crustáceos y pescados, lácteos, huevos, y otros productos del reino animal; harina y productos derivados del procesamiento de cereales y oleaginosos (excepto los de soja), como harina de trigo, sémolas, malta de cebada cervecera, almidones, aceites de girasol, de maní, de colza o de maíz, margarinas y la mayor parte de los productos industriales y servicios".

Impacto en la campaña gruesa

Frente al inminente comienzo de la próxima campaña gruesa, el informe sostiene que el nuevo esquema de retenciones impacta negativamente más al maíz que a la soja.
Frente al inminente comienzo de la próxima campaña gruesa, el informe sostiene que el nuevo esquema de retenciones impacta negativamente más al maíz que a la soja.

"Hasta la semana pasada el diferencial de retenciones entre ambos a mayo de 2019 era del 21,5%, en tanto que de acuerdo al esquema actualmente vigente el mismo se achica al 18%, para cualquier nivel de tipo de cambio que rija. Es posible que ante esta situación y en un marco de mayor incertidumbre, parte de los lotes que se iban a destinar al cereal se trasladen a la oleaginosa, que requiere una menor inversión y se caracteriza por su mayor plasticidad en caso que las condiciones climáticas no sean las ideales".

Por otro lado, los analistas del mercado de granos observan un escenario positivo para la soja de segunda que tendrá un aumento del área sembrada"hay buenos niveles de precios en general para la soja, que permiten tener una mejor relación insumo/producto, y a esto hay que agregarle las óptimas perspectivas climáticas y con un productor que tiene una necesidad de conseguir un buen resultado económico, tras una campaña anterior que estuvo muy golpeada por la sequía", aseguran.

Además, en maíz los proveedores de insumos comentaron que habrá una menor inversión en tecnología. Santiago Felizia, representante de una empresa productora de semillas de maíz, dijo en diálogo con Infobae: "La nuevas medidas no van a resentir la siembra, ya que hay una buenos pronósticos climáticos, pero si habrá lamentablemente un ajuste en el manejo tecnológico. En la provincia de Córdoba el productor no perdió el entusiasmo, debido a que está acostumbrado a recuperarse de los grandes golpes, pero si está preocupado por el comportamiento del tipo de cambio y las tasas altas, porque esto complica la compra de insumos y el acceso a financiamiento".