El sistema incluye seguridad, información, y una garantía financiera para el transportista de que todos los gravámenes de la mercadería ya están abonados al momento de llegar a la frontera. (getty)
El sistema incluye seguridad, información, y una garantía financiera para el transportista de que todos los gravámenes de la mercadería ya están abonados al momento de llegar a la frontera. (getty)

Las empresas de transporte de cargas anunciaron la puesta en marcha del Sistema TIR (Transport International Routier, por sus siglas en inglés), que permite digitalizar los procedimientos que debe atravesar la mercadería al ser transportada por tierra a países limítrofes.

De esta manera, los costos de los fletes se pueden reducir hasta un 40% ya que el tiempo de carga en la aduana, para realizar trámites, sería menor

Según explicaron desde la Federación Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas (FADEEAC), la digitalización elimina la "burocracia" administrativa que implica la verificación manual de la carga y su documentación.

Con el Sistema TIR, la constatación se hace a través de la unificación de la base de datos de todas las instancias involucradas en el transporte a través de un cartel especial y códigos QR que aportan la información sobre lo que se transporta, cuáles son el origen y el destino, y la ruta a recorrer.

En diálogo con Infobae, el asesor principal para las Américas de la Unión Internacional del Transporte (IRU, por sus siglas en inglés), Martín Rojas, señaló que: "Uno de los grandes problemas que se observa en las fronteras es la falta de reconocimiento mutuo entre los países".

En este sentido, el especialista recordó que, en la actualidad, existen muchos convenios avalados por Naciones Unidas para "armonizar procesos" entre los Estados involucrados en el comercio internacional, de manera de evitar las demoras por la multiplicación de documentación y trámites inherentes al paso de mercadería por las aduanas.

Rojas destacó: "El 57% del tiempo que insume el proceso del transporte entre un país y otro se produce en la frontera donde, en ocasiones, los transportistas pasan varios días esperando que les permitan cruzar". De acuerdo a cifras de la IRU, reducir los tiempos en la frontera en un 80% permite que más camiones crucen por los pasos fronterizos y que se realicen más operaciones comerciales en el mismo lapso, por lo que los costos bajan un 38% en promedio.

Rojas recordó que el TIR es un sistema adicional y no sustituye los procesos que ya existen, ya que se acopla y se adapta a los implementados a nivel nacional
Los transportistas advierten que las empresas que brindan servicio al sector agropecuario cuentan con el parque automotor más “vetusto” de todos, con hasta 30 años de antigüedad. (getty)
Los transportistas advierten que las empresas que brindan servicio al sector agropecuario cuentan con el parque automotor más “vetusto” de todos, con hasta 30 años de antigüedad. (getty)

Por otro lado, el presidente de FADEEAC, Daniel Indart, también conversó con Infobae y sostuvo que la utilización de esta herramienta es opcional y "va a permitir una mayor competencia entre las empresas de transporte internacional que elijan utilizarla" y aclaró que: "El último beneficiado de este sistema debe ser el consumidor, a través de la baja de los costos y la posibilidad de contar con un producto de calidad, transportado en tiempo y forma a precios más bajos".

Aporte regional

La Ley 27.448 fue aprobada por el Congreso de la Nación a comienzos de julio de este año y fue promulgada la semana pasada mediante el Decreto 695/2018. La flamante normativa se denomina "Convenio Aduanero relativo al Transporte Internacional de Mercancías al Amparo de los Cuadernos TIR" y adhiere al Transporte Internacional de Mercancías que fue firmado en Ginebra, Suiza, en 1975, en el marco de las Naciones Unidas, y desde entonces es utilizado en todo el Mundo.

De hecho, más de 34.000 empresas de transporte y logística utilizan el sistema en todo el planeta para transportar sus mercancías, por lo que sólo en 2017 se realizaron 1,2 millón de operaciones a través del TIR.

La adhesión de nuestro país a este sistema era muy esperada por los pares de la región, como Chile o Uruguay, quienes ya habían decidido adoptarlo pero habían perdido interés ante la ausencia de la Argentina en ese grupo de intercambio comercial. La herramienta volvió a tomar vigencia y se espera que en los próximos meses también Brasil siga los pasos de su principal socio en el Mercosur.

En esta línea, Indart manifestó que: "Los países de la Unión Europea generan el 50% de los recursos económicos a través del comercio entre sus miembros, mientras que en nuestra región ese porcentaje es de apenas 18%. ¿Cuánto se podría crecer sin tener que acudir necesariamente a mercados europeos o asiáticos sino entre nuestros propios vecinos y a costos mucho más bajos?", se entusiasmó el dirigente.

Rojas coincidió con Indart y afirmó que: "Los organismos internacionales como el Banco Mundial o el Banco Interamericano de Desarrollo consideran necesario que se incremente el comercio intrarregional. El sistema TIR es una oportunidad para cumplir con esa meta, es un beneficio para toda la región", expresó.

Este medio, dialogó además con el Director del Departamento de Transporte Internacional de FADEEAC, Juan José Minnini, quien remarcó que la Argentina es un país "transitado" por los transportistas de otras naciones limítrofes.

"Nosotros tenemos un grave problema en la frontera de Paso de los Libres y Cristo Redentor donde se pierde mucho tiempo y los costos son muy grandes. Por caso, en lo que va del año las aduanas de Mendoza no funcionaron durante un mes (sumados las jornadas en las que estuvieron cerradas por cuestiones climáticas) lo que generó pérdidas por USD 750 millones. Al transportista le cuesta entre USD 140 y USD 300 por día tener el camión parado los pasos fronterizos", alertó.

Se estima que la implementación plena del sistema en la Argentina llevará alrededor de un año y cuenta con la intervención de los ministerios de Transporte y Justicia, a cargo de Guillermo Dietrich y Germán Garavano, respectivamente; la Cancillería, de Jorge Faurie; la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), que dirige Leandro Cuccioli y la Aduana.

Competitividad

Según Indart, el principal objetivo del sector es "ser cada vez más competitivos, a través de una reducción de los costos logísticos". Sobre la búsqueda de competitividad, conversó con Infobae el Secretario de Relaciones Institucionales de la Federación, Juan Aguilar, quien reclamó "mecanismos para reducir la presión impositiva sobre la actividad para que, quien contrate un transporte pueda ver reducido sus costos y trasladar esa disminución a los precios hacia el consumidor final".

El dirigente recordó que: "La presión fiscal que paga cada camión supera el 40%" y detalló que: "Cada vez que sale una unidad tenemos que abonar el combustible al contado, porque las petroleras redujeron los plazos de pago; el peaje viene aumentando sistemáticamente; las patentes de los vehículos tuvieron un aumento exponencial, lo mismo que los seguros; y las tasas municipales así como los ingresos brutos tuvieron modificaciones que perjudican a nuestro sector", manifestó.

Las demoras para la realización de controles y presentación de documentos pueden consumirle al chofer de un camión más de la mitad del tiempo que le lleva transportar la mercadería desde origen a destino.
Las demoras para la realización de controles y presentación de documentos pueden consumirle al chofer de un camión más de la mitad del tiempo que le lleva transportar la mercadería desde origen a destino.

Aguilar adelantó que en el próximo informe que revela el índice de costos para la actividad del transporte de cargas, desde FADEEAC estiman que la variación de julio se ubicaría por arriba del 6% en relación al mes anterior debido al aumento en el precio de los combustibles y derivados. "Venimos padeciendo sistemáticamente incrementos en el gasoil que acumula un 34% desde octubre del año pasado sobre un insumo que pesa en más de la tercera parte de nuestros costos. Nosotros cobramos a cuenta corriente pero pagamos los aumentos de contado, por lo que siempre corremos a la inflación de atrás. Por eso le reiteramos al Gobierno el pedido para que declare la emergencia al sector", sugirió el empresario.

Según el representante de los transportistas, "hay muchas empresas que están incumpliendo sus obligaciones impositivas por este contexto adverso marcado por una fuerte baja en el volumen de carga transportada y por la constante alza de precios que nos pone en una situación de alta vulnerabilidad".

En este sentido, recordó que el campo se vio afectado en una caída de 600 mil viajes de camión que se perdieron por la sequía. Aguilar explicó que: "El sector de autotransporte en la agroindustria está totalmente atomizado, ya que los servicios son brindados en su mayoría por empresas familiares con el parque automotor más vetusto de toda la flota del país, con camiones que superan los 30 años de antigüedad, por lo que se considera que es el que peor la está pasando".

Próxima campaña

Los empresarios transportistas recordaron que la actividad agropecuaria tiene una tarifa de referencia que se actualizó un 12% en febrero y reclamaron, además, que esos valores se respeten.

Aguilar sostuvo que: "La actualización de la tarifa no llegó a compensar siquiera la suba de combustibles que se dio desde octubre a febrero y mucho menos aun las que se registraron desde inicios de año a la fecha. A esto tenemos que sumarle el costo financiero que para los transportistas está entre el 60 y el 80%; es un disparate, cuando estamos trabajando por debajo de los costos y pagando aumentos a diario".

Consultado sobre la caída de volumen de granos transportado desde inicios de año producto de la sequía, el hombre de FADEEAC consideró que: "El cereal se puede estoquear, pero los viajes que se pierden no se recuperan. El beneficio que están teniendo los commodities con la valorización de la soja y el trigo, y la actualización del tipo de cambio, fueron factores que favorecieron al sector productivo; sin embargo, esa mejora no se trasladó a la tarifa del flete. El perjuicio por la devaluación ya es del orden del 13%, mientras que el precio de los granos mejoró entre un 16 y 20%".

No obstante, Aguilar se mostró optimista y afirmó: "Esperamos que las tarifas acompañen el beneficio que va a tener el sector agropecuario por la próxima campaña de trigo que podría llegar a ser récord".