La participación del productor en los precios continúa en baja, en mayo fue de sólo un 22,3%.
La participación del productor en los precios continúa en baja, en mayo fue de sólo un 22,3%.

En ascenso. La brecha de precios entre origen y destino de los alimentos agropecuarios subió 7,6% en mayo. Cabe resaltar que es el tercer mes consecutivo que esa brecha crece. En promedio, el consumidor en góndola pagó 5,21 veces más de lo que recibió el agricultor en el campo. En los productos agrícolas la brecha aumentó, y alcanzó una suma de 5,53 veces, y en los ganaderos cayó, ubicándose en 3,9 veces. Los datos se desprenden del Índice de Precios en Origen y Destino (IPOD), que elabora el área de Economías Regionales de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), para una canasta de 25 alimentos agropecuarios que se consumen en fresco.

Desde CAME, explicaron que el aumento en la disparidad promedio de los valores entre destino y góndola de mayo se dió principalmente por el comportamiento del limón, el zapallito, la zanahoria, la naranja, la mandarina y el ajo.

"En todos los casos se observaron caídas agresivas en la compensación al productor que obedecen a la menor demanda de consumo y a la normalización de la oferta. Las mermas en los importes de góndola, cuando las hubo, fueron mucho más moderadas", detallaron desde el área de Economías Regionales.

De acuerdo al relevamiento, los productos con mayores disparidad entre precios de origen y destino, fueron: el limón con una brecha de 10 veces; la pera con 8; la manzana roja con 7,9; el ajo con 7,5; el zapallito con 7,3; la lechuga con 6,7 veces; el arroz con 6,5; la naranja con 6,4; la carne de cerdo con 6,2 y la mandarina con 6,2 veces.

Según muestra el IPOD, estos 10 alimentos se ubicaron en el rango de brechas "muy altas". En este sentido, destacan que es la primera vez que tantos productos muestran diferencias tan elevadas, ya que en abril, por ejemplo, fueron 5 en dicha categoría. En cambio, los productos con menores distorsiones resultaron ser el huevo con 2,14 veces, la carne de pollo con 2,51 y la cebolla con 2,82 veces. Los tres alimentos con brechas "bajas".

Sube la brecha y baja la participación

El precio de origen del limón se multiplicó 10 veces desde que salió del campo hasta que llegó a la góndola
El precio de origen del limón se multiplicó 10 veces desde que salió del campo hasta que llegó a la góndola

La ecuación es simple, con la ampliación de la distorsión en el quinto mes del año, la participación promedio del productor en el precio final del alimento volvió a caer. En el mes de marzo, su participación fue del 23,7%, en abril del 22,8%, y en mayo el 22,3%. En la misma línea, desde CAME indicaron que "de los 25 productos analizados, en 8 se registraron bajas en los precios pagados al productor y que en la mayoría de los casos no se trasladaron en igual magnitud en los precios al público".

Como contrapartida, señalaron que hubo casos como el ajo, la zanahoria, y el zapallito, donde las caídas en los precios de origen se combinaron con subas en los precios de góndola.

El IPOD es un indicador que permite medir las distorsiones que suelen multiplicar por varias veces el precio de origen de muchos productos agropecuarios desde que salen del campo hasta que llegan al consumidor. Esas distorsiones son muy dispares según producto, región, tipo de comercio y época del año.

Para CAME, las diferencias están determinadas por un conjunto de comportamientos, algunos especulativos de diferentes actores del mercado, básicamente de las grandes cadenas de supermercados que se abusan de su posición dominante en el mercado; y otros, son factores comunes como la estacionalidad, los costos de almacenamiento y transporte.