La zona núcleo padece la peor sequía en los últimos 50 años.
La zona núcleo padece la peor sequía en los últimos 50 años.

La última encuesta realizada, durante la primera quincena del mes pasado, por los integrantes de los Consorcios Regionales de Experimentación Agropecuaria (CREA), reflejó un alto impacto de las adversidades climáticas en las empresas agropecuarias de la entidad privada con pérdida de área y producción que "erosionan los resultados productivos y económicos esperados y además condicionan la percepción de la situación actual y las expectativas de los productores afectando las decisiones tácticas y estratégicas en los próximos meses".

De la encuesta participaron 1.231 empresarios y más de 200 asesores de todas las zonas del movimiento, que muestra una agricultura con un aumento de los precios de los granos que "atenúa marginalmente el impacto de la sequía", mientras que en la ganadería y lechería "la situación es compleja, resintiéndose aspectos productivos y económicos en el mediano plazo".

Para los miembros del movimiento, la presente campaña agrícola comenzó con excesos de precipitaciones complicando aproximadamente el 10% de las empresas CREA, pero desde finales de la pasada primavera comenzó una sequía que se extiende hasta nuestros días y provocó que el 87% de las empresas agrícolas y el 94% de las ganaderas registraron impactos negativos.

SEGUÍ LEYENDO:

Más allá de la heterogeneidad entre las zonas, la encuesta mostró que la falta de agua generó pérdidas de área de 5,2% en maíz temprano; 8,6% en soja de primera; 18,4% en soja de segunda y 13,4% en maíz tardío. A todo esto hay que sumar las proyecciones provistas por las empresas del movimiento, donde en ninguna zona se esperan rindes por encima de los planificado, con bajas de entre 5% y 36% en maíz temprano, entre 4% y 41% en soja de primera, entre 7% y 91% en soja de segunda y entre 0 y 76% en maíz tardío, dependiendo de las zonas.

GANADERÍA Y LECHERÍA

En ganadería la falta de precipitaciones derivó en pérdidas de área de pastura de 12% y campo natural y un 14% en verdeos, proyecciones de caída en la producción de forrajes de entre 28 y 31 por ciento dependiendo del recurso analizado. "Todo esto repercutió sobre variables claves como la retención de vientres, donde existe un aumento considerable de empresas que planean disminuir la retención en un 16%", subrayó el informe de CREA.

Además precisó que en lo que respecta a la lechería "hay mermas en la producción forrajera de todos sus recursos respecto al plan: mayores caídas en cultivos de verano para silos (-16,2%) y verdeos de verano (-13,1%).

LA MARCHA DEL NEGOCIO

Otro dato a tener en cuenta en el relevamiento de CREA, es el de los indicadores asociados a resultados productivos y económicos proyectados en las empresas con predominio agrícola. El resultado de este mes: sólo el 28% proyectó resultados productivos aceptables, mientras que el resto calcula efectos regulares o malos.

Nueve de cada diez empresas agrícolas y ganaderas acusaron el impacto de la sequía

Acerca de la percepción sobre la marcha de la economía, la encuesta muestra datos donde el 23% de los empresarios creen que la situación económica está peor que un año atrás, con un valor que era del 7% en noviembre pasado. Más allá de la tendencia a la baja en la percepción de la situación actual, en las expectativas siguen predominando los que consideran que la economía del país mejorará el próximo año (55%).

SEGUÍ LEYENDO:

Además, el 34% de los empresarios percibe que su empresa está peor que en 2017 y el 26% que está mejor. Continúa siendo mayoría, el 46%, la de empresarios que respondieron que sus empresas estarán mejor el año próximo.

El rubro inversiones generó resultados diferentes a encuestas anteriores. Mientras que en los últimos 24 meses la mayoría de los empresarios creían que transitaban por un buen momento para invertir, en el último relevamiento esto cambió: el 40% piensa que es un mal momento y 27% que es un buen momento. No obstante, el 69% de los empresarios está planificando algún tipo de inversión para 2018, sólo 12 puntos porcentuales por debajo que los dos años anteriores.