En su visita a los estudios de Infobae, el titular de la Cámara de la Industria y Comercio de Carnes de la República Argentina (CICCRA), Miguel Schiaritti, analizó la actualidad del mercado de ganados y carnes, donde reconoció que la industria frigorífica, especialmente aquellas plantas faenadoras nucleadas en CICCRA, estiman que el proceso de instalación de los controladores fiscales que promueve la Subsecretaría de Control Comercial Agropecuario (SUCCA) "va a demorarse hasta abril", por la demora que tendrá la provisión de las 'cajas negras', las cuales según los privados será efectiva para frenar la evasión y hacer "efectivo" la fiscalización de la faena de vacunos livianos.

Además, Schiariti sostuvo que desde el ámbito gubernamental y privado se busca controlar "a un sector como el de ganados y carnes, que en la Argentina históricamente ha sido evasor, por muchos motivos: por la idiosincrasia argentina, el exceso de carga tributaria que justificaba la evasión y los controles ineficientes".

"Para el sector esto realmente una buena noticia", consideró el titular de CICCRA, ya que argumentó que en los últimos años proliferaron plantas de faena que no cumplían con las normas sanitarias ni tampoco impositivas, hecho que generaba un perjuicio para aquellas empresas que si cumplían con toda la normativa vigente.

La sequía y la ganadería

“Estas condiciones climáticas hacen que el productor ganadero piense en sacar un ternero más liviano, o bien no hacer recría. Hay mucha incertidumbre. Cuando vemos los pronósticos del clima, marzo seguirá seco y recién en abril viene el agua: con lo cual se va a complicar la producción”

Ciccra se resiste a firmar protocolos sanitarios con China

Schiariti expresó la “alarma” que le genera la posibilidad de cerrar un acuerdo con China en materia sanitaria, ya que la pretensión del gobierno chino es que los envíos que disponga Argentina deberá ser abastecidos con carne vacuna que no proceda de ferias o entes concentradores
Schiariti expresó la “alarma” que le genera la posibilidad de cerrar un acuerdo con China en materia sanitaria, ya que la pretensión del gobierno chino es que los envíos que disponga Argentina deberá ser abastecidos con carne vacuna que no proceda de ferias o entes concentradores

"En diciembre de 2017, fue una misión a China y se volvió con las manos vacías. Tanto la industria como el SENASA rechazaron las condiciones chinas, ya que se modificaba el status sanitario bilateral actual. Luego en enero, tras una conversación telefónica de (el embajador argentino en Pekín, Diego) Guellar y (el flamante titular del SENASA, Ricardo) Negri, se modificó las condiciones sanitarias, las cuales van más allá de las propuestas por la Organización Internacional de Epizotias. China pide cosas por arriba de las exigencias internacionales y nosotros, los frigoríficos, los cuestionamos", expresó Schiariti.

Por ello, más allá de lo anunciado oportunamente por la gestión de Luís Miguel Etchevehere, al frente del Ministerio de Agroindustria, "creemos (desde CICCRA) que Argentina no debe aceptar ese protocolo" pre acordado con China, y que debería ser rubricado en breve por ambos países para que entre en vigencia.

Según Schiariti: "Alertamos así y tenemos temor de que se firme con China un protocolo sanitario que va a perjudicar a la Argentina: sobre todo en la comercialización de vacas, ya que de acuerdo a las nuevas exigencias no se puede comercializar (al mercado chino) vacas que provengan de mercados concentradores (tal como lo es Liniers)".