El presidente de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), Dardo Chiesa, visitó los estudios de Infobae, en momentos donde, desde algunos sectores de la producción, se empiezan a escuchar voces de cuestionamiento a la política del gobierno, en especial por la elevada presión impositiva que sufren, principalmente, las economías regionales.

A esto se suma la situación en la provincia de Buenos Aires. La legislatura votará un aumento del 50% del inmobiliario rural para el 2018. El campo bonaerense, muy castigado en los últimos tiempos por las malas condiciones climáticas y a numerosas, respondió con mayor producción luego de la eliminación de las retenciones y de las trabas para exportar, y en la actualidad resiste el aumento del inmobiliario argumentando que las valuaciones fiscales de los campos no están atrasadas y que el porcentaje del aumento está muy encima de la inflación proyectada por el Banco Central.

Dardo Chiesa, alertó que el aumento del inmobiliario rural en el territorio bonaerense tendrá un costo para el sector de 4.000 millones de pesos y anunció el estado de alerta de los productores bonaerenses: "Vamos camino a una colisión", enfatizó el titular de CRA.