SEAT integra un proyecto para convertir los residuos urbanos de Barcelona en biogás

En 1985, Steven Spielberg y Robert Zemeckis imaginaron qué sorpresas tendría la humanidad 30 años más tarde. Entonces, previeron autos que volaban, tablas de skate levitantes, zapatillas que se ajustaban solas o ropa que venía con secado incorporado. Por el momento, la ciencia todavía está en deuda con muchos de esos inventos.

Sin embargo, hay uno que puede convertirse en realidad a partir de un proyecto el del doctor Emmett Brown, quien pudo reemplazar el plutonio por simples residuos caseros en la alimentación del DeLorean que había convertido en una máquina del tiempo. En España se trabaja en la conversión de la basura en gas metano que, comprimido, podría ser utilizado como combustible.

El SEAT Arona que circula por Barcelona alimentado con el biogás generado por la basura de los catalanes. (Crédito fotos: SEAT)
El SEAT Arona que circula por Barcelona alimentado con el biogás generado por la basura de los catalanes. (Crédito fotos: SEAT)

El proyecto es integrado por entidades oficiales de Cataluña y por varias empresas, entre las que está la automotriz SEAT, como también el Institut Català d’Energia (ICAEN), Área Metropolitana de Barcelona (AMB), Aqualia (el Servicio Municipal del Agua catalán) y la compañía gasífera Naturgy. Ellos trabajan en la conversión de residuos orgánicos en gas metano en un programa, llamado Life Methamorphosis, por demás ambicioso, tanto que en un ecoparque de Barcelona ya se realizan pruebas en el procesamiento de la basura.

Incluso, en una presentación del proyecto que se realizó en un congreso de Medio Ambiente realizado a fines del año pasado en España, los responsables del proyecto incluyeron la imagen del propio Doctor Brown cargando con basura el DeLorean, en un pasaje de Volver al Futuro.

El programa nació a partir de la revelación de estudios que detallaban la cantidad de basura que se genera diariamente en el área urbana de Barcelona. Cada habitante de dicha ciudad genera unos 1,5 kilos de residuos al día, lo que deriva en un total de 2,5 millones diarios de kilos de basura de la que tan solo se recicla el 40 por ciento.

El proceso por el cual la basura se convierte en gas comprimido para los autos.

SEAT integra un proyecto para convertir los residuos urbanos de Barcelona en biogás (Prensa SEAT)

Para entender la magnitud, se cuantificó que “con toda la basura orgánica que se genera se puede producir biometano suficiente para mover 10.000 autos unos 15.000 kilómetros cada año”, indicó Andrew Shepherd, ingeniero de SEAT responsable de Life Methamorphosis.

A diferencia de los autos argentinos, la recarga del gas se realiza por una boca ubicada en la carrocería. Aquí, se reabastecen por una válvula ubicada en el motor. (Crédito fotos: SEAT)
A diferencia de los autos argentinos, la recarga del gas se realiza por una boca ubicada en la carrocería. Aquí, se reabastecen por una válvula ubicada en el motor. (Crédito fotos: SEAT)

Es por ello que los residuos que se recogen en el Ecoparc 2 de Barcelona, comienza el proceso de transformación. En el mismo espacio se instalaron digestores anaeróbicos de 26 metros de altura, lo que equivale a un edificio de ocho pisos, con una capacidad individual de 4.500 m3. Dentro del digestor no hay oxígeno, por lo que empieza un proceso de descomposición que genera los gases. Después de unos 30 días, se obtiene biogás con un 65% de metano, que debe ser refinado en un paso siguiente. Mientras que el material orgánico sobrante se utiliza como fertilizante.

El paso siguiente es refinar y comprimir el gas, que de los digestores sale como una mezcla de metano y dióxido de carbono y requiere de un procesamiento para lograr un biometano de calidad óptimo para los automóviles. Tras esta fase de refinado, el gas pasa a comprimirse y almacenarse.

Los digestores instalados en el Ecoparc 2, situado en las afueras de Barcelona. Crédito: Life Metamorphosis
Los digestores instalados en el Ecoparc 2, situado en las afueras de Barcelona. Crédito: Life Metamorphosis

Y seguidamente ya se pasa a la fase de carga en el vehículo, dado que el biometano ya está listo para el uso directo en cualquier vehículo que funcione a gas. La carga no dura más de tres minutos, un tiempo similar al que se utiliza en la Argentina para la carga de los vehículos impulsados por GNC. “Este biometano puede inyectarse en la red general de gas.

Químicamente tienen la misma composición, por lo que es válido utilizarlo tanto directamente como mezclado con gas convencional”, afirma Shepherd.

Son cuatro los autos a gas que puso SEAT, tres León y un SUV Arona, a disposición de los estudios. Sólo si se refinara la basura que procesa todos los días en el Ecoparc 2 de Barcelona, 3.750 SEAT León podrían dar la vuelta al mundo cada año. “Con este gas renovable abordamos temas muy importantes hoy en día: contribuir a la economía circular, reducir residuos y reducir gases de efecto invernadero, ya que su producción y uso genera un 80% menos de emisiones de CO2 que la nafta”, concluye Shepherd.

En Volver al futuro, el doctor Emmett Brown carga su DeLorean con basura. Esa ficción está cerca de ser realidad. Crédito: Imagen de TV.
En Volver al futuro, el doctor Emmett Brown carga su DeLorean con basura. Esa ficción está cerca de ser realidad. Crédito: Imagen de TV.

El trabajo de investigación requiere que los cuatro vehículos puedan rodar 30.000 kilómetros durante un año para comprobar el efecto que genera el biogás en los motores y otros componentes mecánicos.

En el país, por ahora sólo para electricidad

La Argentina ya cuenta con plantas procesadoras de residuos urbanos y convertirlos en biogás, aunque por el momento sólo se las utiliza para la generación de energía eléctrica. Es el caso que desde este año funciona en Ensenada, por iniciativa de la Coordinación Ecológica Metropolitana Sociedad del Estado (Ceamse).

El mencionado complejo sanitario de Ensenada genera el biogás que se inyectará a la red eléctrica nacional 5 MW, suficiente para abastecer a unas 200.000 personas.

El plan prevé que en el mismo complejo también se sume una planta para el tratamiento de las 1000 toneladas de basura que generan las localidades de La Plata, Ensenada, Berisso, Magdalena y Brandsen: se hará separación de residuos y lo que quede se transformará en un combustible que puede utilizarse, por ejemplo, en cementeras.

En el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), que incluye la Capital Federal y las ciudades del Conurbano, se generan 17.000 toneladas de basura diaria. Es decir, casi siete veces más que la generada en Barcelona. Por ende, siguiendo la lógica usada en Life Methamorphosis, aquí se podría generar el biogás suficiente para que 70.000 autos puedan recorrer unos 15.000 kilómetros al año.

SEGUÍ LEYENDO