Lo construyeron a pedido de un cliente y si bien su precio no fue informado, es de varios millones de dólares.
Lo construyeron a pedido de un cliente y si bien su precio no fue informado, es de varios millones de dólares.

El 30 de octubre de 1988 en Suzuka, Japón, Ayrton Senna se impuso a su histórico rival, el francés Alain Prost, y levantó la copa del campeonato mundial de F1.

Fue el primero de tres que lo dejarían para siempre en el recuerdo como uno de los más talentosos pilotos de todos los tiempos.

En homenaje a ese título -que en 2018 se cumplieron tres décadas-,  un cliente le pidió a McLaren una unidad personalizada del modelo P1 GTR, uno de los más radicales que produce la firma británica. Su elección sorprendió a todos: lo quería con los mismos colores que el de Ayrton.

La mecánica es híbrida, con un motor naftero V8 de 3,8 litros y un eléctrico. Juntos rinden 1.000 caballos de fuerza.
La mecánica es híbrida, con un motor naftero V8 de 3,8 litros y un eléctrico. Juntos rinden 1.000 caballos de fuerza.

El McLaren-Honda MP4/4 es una leyenda de la F1. Es tan recordado como su combinación de rojo y blanco, que eran los de la empresa tabacalera auspiciante.

Lógicamente los puntos en común con el P1 GTR pedido por encargo son pocos: los colores, el número 12 sobre su carrocería y que ambos fueron creados para el circuito

El responsable de esta creación es McLaren Special Operations (MSO), la división de la marca que se encarga de los pedidos más exclusivos -y excéntricos-. En este caso, el trabajo demandó tres años y solo en pintura y detalles se emplearon 800 horas. El precio no trascendió, pero se sabe que es el equivalente a varios millones de dólares.

El McLaren P1 es de 2014. Es la variante más civilizada” y con permiso para circular por la calle.
El McLaren P1 es de 2014. Es la variante más civilizada” y con permiso para circular por la calle.

El origen del esta singular obra se remonta al P1, un modelo híbrido 'de calle'. Apareció en 2014 y se fabricaron apenas 375 unidades, que se vendieron a un precio superior al millón de dólares cada una. El motor era V8 3.8 de 916 caballos de fuerza y podía acelerar de 0 a 300 km/h en menos de 17 segundos.

Ese P1 luego tuvo una versión solo apta para el circuito, llamada P1 GTR -2015-, casualmente amarilla y verde -los colores de la bandera de Brasil-. Allí el motor "explotaba" hasta los 1.000 caballos, junto con una puesta a punto de carrera.

Este auto es, a su vez, la versión más extrema y de circuito del P1.
Este auto es, a su vez, la versión más extrema y de circuito del P1.

Tomando esta base es que fue realizado el homenaje a Senna, que como un guiño al piloto, quien murió en un trágico accidente en Ímola en 1994, posee una bandera de Brasil en las puertas.

El modelo mantiene su estética absolutamente de competición, con un alerón gigante para aumentar la carga aerodinámica y mejorar la adherencia en condiciones de pista. Su mecánica es híbrida, es decir, combina un motor a combustión y otro eléctrico. El primero es un V8 biturbo de 3,8 litros, que junto al otro entrega nada menos que 1.000 caballos de fuerza.