Tiene un sistema que al detectar ruidos emite una frecuencia que los reduce, tal como en los autos
Tiene un sistema que al detectar ruidos emite una frecuencia que los reduce, tal como en los autos

La Navidad y Año Nuevo, además de ser un momento especial para juntarse con familiares o amigos, también son celebraciones que están relacionadas con la utilización de los famosos fuegos artificiales.

Están los que disfrutan de la fiesta de colores y estruendos, mientras que otros prefieren festejar estos días sin la utilización de pirotecnia. Además, muchos especialistas sostienen y advierten que los estruendos de petardos son dañinos para la salud de los animales, especialmente perros, gatos y aves.

Como un aporte a esta problemática, se desarrolló una cucha con la tecnología de cancelación de sonidos que Ford, aplica en sus modelos más sofisticados.

También posee ventilación y un sistema que mitiga las vibraciones.
También posee ventilación y un sistema que mitiga las vibraciones.

Su nombre es Ford Quiet Kennel y puntualmente tomó el desarrollo realizado para el Edge 2018, un SUV que no se comercializa en Argentina

Tecnología para contrarrestar el sonido

La cucha, de forma piramidal, está recubierta interiormente con corcho y paneles acústicos. Pero también tiene un sistema de control activo del sonido, una tecnología que reconoce los ruidos y superado cierto umbral recomendado, emite frecuencias opuestas que lo reducen  significativamente.

También posee ventilación y un sistema que mitiga las vibraciones.
También posee ventilación y un sistema que mitiga las vibraciones.

"Tomamos la tecnología de control de sonido y la sacamos fuera del auto. La pusimos en una cucha para reducir el ruido de los fuegos artificiales hasta un nivel que no moleste los oídos ultra sensibles de los perros", explicaron desde la automotriz.

Por supuesto que esta cucha también la pueden usar otros animales como por ejemplo los gatos.

Por el momento es solo un prototipo, pero forma parte de la serie 'Interventions' que la marca estadounidense está desarrollando. Se trata de la aplicación práctica de tecnología pensada para el automóvil pero destinada a solucionar problemas cotidianos de las personas. Por eso, su eventual fabricación en serie y venta es una posibilidad real.

"La cucha tiene una puerta automática, ventilación y un sistema que mitiga las vibraciones producidas por los estruendos", finalizaron.