El Turbo Project Gold es el Porsche 911 de calle más caro jamás vendido: 3,1 millones de dólares.
El Turbo Project Gold es el Porsche 911 de calle más caro jamás vendido: 3,1 millones de dólares.

En 1931, en Stuttgart, Alemania, se fundó una de las automotrices que marcó una tendencia en las fábricas de automóviles más exclusivas de la historia.

Porsche fue fundada por Ferdinand Porsche y su hijo Ferdinand Anton Ernst Porsche. Pero en la actualidad, no deja de marcar la historia: colocó ni más ni menos que el 911 de serie más caro de la historia , y no es precisamente una vida corta la del modelo más icónico de la marca alemana. Así, con más de medio siglo encima, este clásico sigue dando que hablar.

¿La cifra? 3,1 millones de dólares, unos 113 millones de pesos al tipo de cambio actual

Pero eso no es lo más sorprendente: solo tardaron apenas 10 minutos en concretar la venta, que quedó a cargo de la casa especializada RM Sotheby's. El motivo del precio es que se trata de una unidad muy especial y única.

Corresponde a la bestial versión turbo de 450 caballos de fuerza. Su gran alerón es un distintivo.
Corresponde a la bestial versión turbo de 450 caballos de fuerza. Su gran alerón es un distintivo.

Se llama Turbo Project Gold y existe solo un ejemplar en todo el mundo, lo cual explica en parte el fenómeno que desató entre los clientes más potentados de la marca. Se trata de un homenaje a la generación del Porsche 911 que internamente se conoció como 993, y que se fabricó entre 1994 y 1998.

Además de muchas soluciones originales, el 993 tiene un sabor especial para los más fanáticos de la marca: fue el último 911 con motor refrigerado por aire, todo un sello Porsche –venía desde el 356, el primer modelo de su historia– y que la siguiente generación del 911 perdería por un más tradicional -y eficiente- sistema de agua.

Es un homenaje a la generación 993 de mediados de los noventa, pero construida hoy.
Es un homenaje a la generación 993 de mediados de los noventa, pero construida hoy.

Para construir el Project Gold tardaron un año y medio, ya que tuvieron que fabricar 6.500 piezas originales de la época, pero con procesos modernos que garantizan su durabilidad.

El color es una singularidad total: un dorado que se llama Golden Yellow Metallic y se combina con las llantas negras.

Idéntico proceso se aplicó para el motor. Es el de época, pero realizado en la actualidad. Un bestial seis cilindros opuestos (bóxer) de 3,6 litros, turbo y 450 caballos de fuerza. La caja es manual a la vieja usanza y la tracción a las cuatro ruedas. ¡Una bestia!