Su techo era de lona, por lo que en algunos lados lo apodaron el paraguas. (Citroen)
Su techo era de lona, por lo que en algunos lados lo apodaron el paraguas. (Citroen)

Dentro del selecto grupo de autos emblemáticos como los Ford T, Fiat 500 y VW Beetle, entre otros, entra el Citroën 2CV que este año festeja su aniversario 70.

Para remontarse a sus inicios hay que ir al año 1934 cuando la marca dio vida al proyecto de un modelo compacto accesible que cambiará la situación de la compañía, y en 1939 ya se fabricaron unos 250 prototipos del TPV -siglas que identificaban el emprendimiento-.

Con la Segunda Guerra Mundial, y la ocupación de Francia, el proyecto tuvo que mantenerse en secreto ya que las instalaciones industriales eran usadas con fines bélicos, aunque posteriormente se encontraron algunos prototipos de esa época, lo que quiere decir que el proyecto nunca se detuvo del todo.

El 2CV de 1975.
El 2CV de 1975.

Pero fue en 1944 cuando volvió a tomar impulso y empezaron los avances en transmisión, motor y suspensión, aspectos que harían del 2CV un verdadero éxito.

Finalmente en el Salón de París de 1948 el 2CV hizo su aparición oficial, y desde el principio tuvo adeptos -como el público seducido por su precio- y detractores -gran parte de la prensa especializada-, pero el tiempo se encargaría de demostrar que estaba destinado a ser uno de los autos más vendidos, y rápidamente llegaron miles de pedidos.

En cuanto a propulsores, el 2CV original tuvo uno de dos cilindros opuestos, refrigerado por aire de 9 CV, y asociado a una moderna transmisión de cuatro relaciones.

Los 2CV en pleno festejo por su aniversario 70 en Autoclásica.
Los 2CV en pleno festejo por su aniversario 70 en Autoclásica.

En 1954 aumentó la cilindrada a 425 cc y una potencia de 12 CV que llegó a alcanzar 18 CV. El modelo siguió evolucionando y hubo diferentes alternativas dependiendo donde se producía.

Otro aspecto destacado del 2CV fue la suspensión que estaba compuesta por brazos longitudinales, sujetos en uno de sus extremos al chasis y tensados por varillas fijadas a unos resortes helicoidales. Este sistema le daba un andar muy confortable, aunque algo inestable en curvas veloces.

Su llegada a la Argentina

En Argentina, Citroën llegó en 1958 con versiones francesas y belgas del 2CV. Fue el tal éxito que tiempo después empezaron a ensamblarlo localmente. Oficialmente se produjo hasta en el país hasta 1979 y fueron más de 200.000 unidades. Aunque el modelo -3CV en realidad- se mantuvo en línea hasta 1990 bajo la marca IES.

Recientemente hubo un festejo del 2CV en Autoclásica donde el Club Citroën Buenos Aires, expuso, entre otros modelos, un 2CV de 1958, un 2CV furgón, un 2CV pick up, una réplica Barbot y un 2CV AZAM

Sólo resta decir que tras el inició de la comercialización en 1948, a nivel mundial el 2 CV en sus diferentes versiones llegó a comercializar unas cinco millones de unidades hasta julio de 1990,cuando se dejo de producir. Cifra que le sobra para transformar al modelo en uno de los iconos de la industria automotriz.