Por la escalada del dólar volverán a subir los precios de los 0km

La suba de la divisa estadounidense se trasladará a la lista de precios oficiales en los concesionarios. Al aumento de mayo deberá sumarse un incremento adicional conforme el nuevo tipo de cambio
El sector pasó de celebrar los patentamientos récord a suspender operaciones por la suba del dólar (Getty Images)

La industria automotriz argentina afronta un panorama ambiguo. El escenario es inestable. Los patentamientos soportan la consagración del mercado, que presume de haber titulado el período de enero a abril de 2018 como "el mejor cuatrimestre de la historia". Los 352.109 vehículos vendidos tienen sus bemoles: el 70% son unidades importadas; y el 30% restante de los autos que se fabrican en el país precisa un 70% de piezas traídas de afuera.

Ante esta coyuntura transversal al rendimiento del sector automotriz, interviene el tipo de cambio. La fuerte suba del dólar de la primera semana de mayo fue inoportuna: obligará a las automotrices a corregir la actualización de valores que ya rige desde los primeros días del mes. La lista de precios se calculó sobre una divisa estadounidense que superaba apenas los 20 pesos.

En el primer cuatrimestre se vendieron 352.109 vehículos, un crecimiento de 18,4% con respecto al primer período de 2017, cuando se vendieron 297.395 unidades (Getty Images)

Los valores de los 0 km no quedan exentos del fenómeno inflacionario y del tipo de cambio. Esos dos pesos de diferencia se traducirán, indefectiblemente, en la lista de precios oficiales: una actualización que no esperará a junio.

Las marcas respondieron a esta volatilidad con cierto suspenso. Algunos concesionarios detuvieron la comercialización y operaron con condiciones de reajustes hipotéticos. En las páginas web de algunas automotrices, se esfumaron los valores de referencia. Las firmas importadoras manifiestan los precios de sus productos directamente en dólares. Otras terminales ya enviaron una reparación de precios de los autos acorde a la cotización de la moneda extranjera. El resto de las marcas se alinearán a este reacomodamiento como medida estructural de un sector altamente competitivo y en constante transformación.

El viernes pasado, un día después de que la divisa trepara hasta los $23,30, Hernán Vázquez, presidente y CEO de Volkswagen, presentó la inversión de 150 millones de dólares para fabricar cajas de cambio en el Centro Industrial de Córdoba. No pudo evitar ser consultado en rueda de prensa sobre la devaluación: "Obvio que no nos gustan los grandes bandazos con el tipo de cambio. Pero lo de ayer fue artificial, una exageración".

Ante estos cimbronazos, la receta de VW es, según Vázquez, "dejar que las cosas se estabilicen y recién ahí tomar decisiones finales, analizando si estos bandazos finalmente afectaron o no la economía". Prefirió la mesura, declaró que la variable que reconocen es la inflación y no el tipo de cambio, y aunque confesó que la subida del dólar se transfiere a los precios internos, aseguró que esperará que pase la "tormenta" para actuar en consecuencia.

Algunos concesionarios debieron interrumpir sus operaciones por la suba del dólar (iStock)

"La suba del dólar va a impactar en el precio de los autos", aseveró el presidente de Renault Argentina y titular de la Asociación de Fabricantes de Automotores (Adefa), Luis Peláez Gamboa. Explicó que los costos del sector están sujetos a la evolución del dólar y que "un peso devaluado nos pone en una situación compleja". El resto de las terminales radicadas en el país respondieron que prefieren evaluar la reacción del mercado y no dramatizar.

2018 empezó con una nueva política integral. Antes se priorizaba la conquista de mercado, el posicionamiento de modelos y los márgenes de ganancia corporativa por el sobrestock de una Brasil deprimida a costa de la pérdida de rentabilidad unitaria. La estrategia era actualizar los precios por debajo de la inflación y el tipo de cambio. Controlaron los aumentos e inundaron el mercado con ofertas, promociones y bonificaciones.

Ahora, la tendencia es otra. Desde principios de año los precios de los autos 0 km persiguen la dinámica cambiaria. La suba es un reacomodamiento, una calibración justa, amén de una nueva lógica comercial. Los concesionarios ofrecen productos que mes a mes asimilan aumentos en el orden de un 3% promedio, con modelos que disparan su valor hasta un 10% en la actualización mensual de la lista de precios. La política es regenerativa. Las marcas adoptan, ahora, una política más modesta y menos agresiva, con costos que representen el valor real de un automóvil. Y si es necesario, si el tipo de cambio así lo instruye, con dos aumentos en un mismo mes.

Seguí leyendo:

Últimas noticias

Mas Noticias