VIDEO: la policía británica destruyó por error un Ferrari de 350 mil dólares

Zahid Khan, un millonario de 31 años, publicó el video en que su Ferrari 458 Spider es destruido por una grúa. Las autoridades convirtieron al auto en chatarra porque creyeron que era robado y porque el propietario no presentó a tiempo la documentación que acreditaban su titularidad y la procedencia de algunas autopartes

Your browser doesn’t support HTML5 video

Imágenes sensibles: se develó un video que muestra cómo una grúa destruyó un Ferrari 458 Spider en un desarmadero. Autoridades británicas habían autorizado la destrucción del deportivo italiano, valuado en más de 350 mil dólares, por carecer de seguro válido, no estar homologada su circulación en vías locales y su procedencia dudosa. Pertenecía a Zahid Khan, un multimillonario de 31 años, con una fama cuestionada por las fuerzas de seguridad.

El dueño hizo una solicitada en sus redes sociales: recompensaba con cinco mil libras (más de siete mil dólares) a quien le suministrara el video de la la demolición de un Ferrari 458 Spider patente R012 UJF. Cuando lo consiguió, lo hizo público. En la difusión del documento, denuncia una persecución personal, contradice las acusaciones de la policía, jura que su auto tenía el "MOT", la Verificación Técnica Vehicular del Reino Unido, que las autopartes estaban gravadas y que la unidad estaba asegurada. "Me esforcé mucho para comprar este auto y era de valor sentimental para mí y mi familia. La policía no tenía derecho a hacer lo que hicieron", dijo y anunció que demandará a los organismos implicados por daño moral.

“Me costó alrededor de 248 mil libras (cerca de 350 mil dólares)”, dijo Zahid Khan, el dueño del deportivo

Más allá de las versiones, del contraste en los discursos, es menester remontarse a diciembre de 2016 para contar la historia completa. Khan fue acusado de propietario deshonesto y condenado a realizar 150 horas de servicio comunitario por obligar a seis inquilinos a desalojar su casa en Birmingham. A modo de protesta y como una conducta desafiante, estacionó el 458 Spider color blanco sobre la vereda frente la Corte de la Corona de la ciudad, a donde había asistido para apelar la condena en su causa.

El Ferrari 458 Spider de Zahid Khan, estacionado sobre la vereda cerca del Tribunal de la Corona de Birmingham

A los pocos días, el 5 de abril de 2017, lo detuvieron circulando por el condado británico de West Midlands y le confiscaron la unidad. Según su interpretación, los agentes secuestraron el Ferrari porque sospechaban que había sido robado. Lo citaron a prestar declaración y a exponer la documentación que validaba la compra del vehículo, pero cuando se presentó en el tribunal le informaron que el deportivo había sido destruido.

“Fue tomada ilegalmente”, denunció el propietario del Ferrari 458 Spider

Según lo comunicado por las fuerzas policiales, la destrucción del automóvil obedeció a que el Ferrari ya no era un activo restringido de la propiedad del acusado, a que la unidad no tenía un seguro válido y estaba calificado como un vehículo de categoría B, una nominación que según las normativas británicas tiene prohibido circular y oficialmente debe ser destruido.

El Ferrari fue convertido en chatarra hace un año, pero recién ahora se difundieron las imágenes de la destrucción

Había recibido tal condición porque se trataba de un vehículo reparado que había sufrido un daño grave. Zahid Khan dijo que lo compró en una subasta y que el proceso de restauración le demandó seis meses y una inversión millonaria. La reparación implicó la sustitución de 114 piezas que adquirió en un taller autorizado de la escudería italiana en Birmingham. "Ninguna de estas piezas se obtuvo ilegalmente", se defendió el dueño del Ferrari aplastado por una grúa.

Como no pudo acreditar la titularidad ni la procedencia de las piezas reemplazadas, la policía le confiscó la unidad. Khan tenía la documentación que acreditaba el origen de las partes restauradas y su condición de dueño del vehículo, pero aparentemente las expuso después de que la unidad fuera derivada a su desguace, sin que antes las autoridades británicas le comunicaran la medida al propietario y a su equipo de abogados.

Zahid Khan (de buzo rojo) tiene 31 años, es millonario y vive en Birmingham, Reino Unido

"No puedo creer que lo hayan destruido. Cuando vi el video me sentí físicamente enfermo, como si alguien me hubiera golpeado en el estómago", dijo en diálogo con los medios locales. "Ese automóvil fue mi orgullo y alegría. Me costó alrededor de 248 mil libras (casi 350 mil dólares)", describió. Ahora, ese Ferrari 458 Spider es un compacto de chatarra y denuncias presentadas en la justicia británica.

Seguí leyendo:

Últimas noticias

Mas Noticias