La trilogía Ferrari: los tres autos más caros del país juntos en el mismo stand (Enrique Abatte)
La trilogía Ferrari: los tres autos más caros del país juntos en el mismo stand (Enrique Abatte)

Tienen una diferencia: están detrás de unas vallas de medio metro de altura. Cuando el resto está disponible, "suelto", estos tres se encierran dentro de un refugio -más conceptual que efectivo- donde conservan cierto grado de pureza y hasta virginidad. Tampoco es un altar, pero denota un sentido de exclusividad. Son tres cero kilómetros inmaculados. Es la familia Ferrari, importados estrella del Salón Internacional del Automóvil de Buenos Aires.

"Pagan la entrada solos", dijo uno al pasar y quedarse. El impacto visual captura la atención de los visitantes y los domina. Son los deportivos más instagrameados de la exposición. Los ojos se vuelven smartphones. Allí están el California T, 488 GTB y F12berlinetta, en la retina y en el lente. Juntos, bien cerca, potencia su singularidad. Rojo, amarillo, rojo, para que no exista un patrón que identifique mejor a las creaciones pura sangre de Maranello.

Una publicación compartida de Gim Macua (@gimmacua) el

Son los productos llamados "aspiracionales". Los convites que la muestra exhibe para cautivar a los curiosos y convencer a los indecisos. El valor compuesto de la familia del Cavallino Rampante se eleva a casi 40 millones de pesos. Son los tres autos más caros del país. El más económico es el California T, la entrada de gama a la firma italiana, a modestos 575 mil dólares. Marcó el regreso del grupo importador Módena a comienzos de 2017 tras políticas de restricciones aduaneras.

La segunda generación de este descapotable que tarda catorce segundos en recoger su techo monta un motor V8 delantero-central sobrealimentado de 560 CV a 7.500 rpm y una caja automática de siete velocidades de tracción trasera. El deportivo más accesible de Ferrari en el país alcanza los cien kilómetros por hora desde parado a los 3,6 segundos y tiene como velocidad punta 316 kilómetros por hora.

El Cavallino Rampante, emblema de Ferrari e ícono de la deportividad de la industria automotriz (Enrique Abatte)
El Cavallino Rampante, emblema de Ferrari e ícono de la deportividad de la industria automotriz (Enrique Abatte)

El Ferrari 488 GTB es el amarillo. Por 747 mil dólares, el mercado argentino ofrece a un deportivo que supuso convertirse en emblemático: decretaba el fin de la era de los motores atmosféricos y el principio de propulsores V8 sobrealimentados. Relevo del antiguo Ferrari 458 Italia, desarrolla 670 CV a 8.000 rpm mediante una caja automática de siete marchas y tracción trasera. En tres segundos es capaz de acelerar de cero a cien kilómetros por hora y su velocidad máxima se detiene en 330 kilómetros por hora.

El más distinguido de la familia Ferrari aparece primero en el impacto visual y lidera el ránking de los autos más caros que se venden en Argentina. La F12berlinetta, reemplazante de la 599 GTB Fiorano, es el modelo de producción masiva tope de gama de la escudería italiana y desde su lanzamiento oficial en el país -junio de 2013, no registra unidades patentadas.

En el fondo el California T, a la izquierda de color amarillo el 488 GTB y a la derecha uno de los modelos más costosos de la marca italiana a nivel mundial, el F12berlinetta (Enrique Abatte)
En el fondo el California T, a la izquierda de color amarillo el 488 GTB y a la derecha uno de los modelos más costosos de la marca italiana a nivel mundial, el F12berlinetta (Enrique Abatte)

Sus diseños y prestaciones manifiestan la identidad mejor lograda de un deportivo Ferrari: Motor delantero-central V12 atmosférico de 6.262 centímetros cúbicos y 741 CV a 8.250 rpm, caja automática de doble embrague y siete velocidades, tracción trasera. Su velocidad máxima es de 340 kilómetros por hora pero acelera a cien desde parado a los tres segundos. Nubla el juicio de los más puristas del motor: más allá de los deportivos Lotus, el diseño de los Lexus, la guerra de los muscle car con el Camaro y el Mustang, la extravagancia de los concepts cars futuristas, la elegancia de los clásicos vintage, la familia Ferrari se distingue en su stand delineado por una sutil valla de contención que revela que allí dentro se conserva algo preciado.

LEA MÁS: