El mejor auto del mundo se convirtió en un yate de lujo

Niniette 66 es la extensión del Chiron, la expresión potenciada del lujo en términos de movilidad
Niniette 66 es la extensión del Chiron, la expresión potenciada del lujo en términos de movilidad

La historia nació en 1930 cuando Ettore Bugatti, fundador de la casa automotriz de lujo, construyó un yate a pedido del príncipe Carlo Maurizio Ruspoldi. Le puso el mismo nombre de su hija más pequeña a su nueva creación. Era su primer Niniette. Ahora, en homenaje al Chiron, al mejor automóvil del momento, presentó el Niniette 66, una edición limitada de 66 unidades únicas para los poseedores del hypercar de la firma francesa.

Una vez Wolfgang Dürheimer, director general de Bugatti, habló del estatus promedio de sus clientes: deberían tener 84 autos, tres jets privados y un yate. O dos: el constructor naval Palmer Johnson y Bugatti se fusionaron para crear una embarcación con la misma filosofía, diseño y prestaciones de su mejor deportivo. Niniette 66 es la extensión del Chiron, la expresión potenciada del lujo y la distinción en términos de movilidad.

“Desde una larga distancia, el Niniette se reconocerá como un verdadero Bugatti”.
“Desde una larga distancia, el Niniette se reconocerá como un verdadero Bugatti”.

Está pensado a imagen y semejanza del Chiron. Su diseño exterior emula las líneas del superdeportivo y ofrece la gama bicolor que distingue a los modelos Bugatti, una firma reconocido en no escatimar el lujo ni el sentido de la personalización. La intención es que ningún ejemplar sea igual a otro. Las opciones de customización abordan la combinación cromática, los tapizados y pisos, y el techo que cubre parte de la cubierta.

Etienne Salome, director de Diseño de la marca premium del Grupo Volkswagen, resumió la creación: "Creo de verdad que la filosofía de diseño de Bugatti es tan única y original que se puede aplicar a un gran número de productos. Sin embargo, un yate es algo especial. Desde una larga distancia, cuando esté entrando en un puerto, el Niniette se reconocerá como un verdadero Bugatti".

El mármol y la fibra de carbono del Bugatti Niniette 66 se combina con detalles en cuero y madera
El mármol y la fibra de carbono del Bugatti Niniette 66 se combina con detalles en cuero y madera

Las reminiscencias al Chiron se contemplan desde lejos. En los laterales del bote se perciben perfiles similares a las tomas de aire del auto más rápido de la historia. Su realización fue inspiradora: el Niniette 66 adopta la fibra de carbono como piel principal y el detalle más fino como concepto transversal. En la cubierta, una pequeña hoguera, un minibar y una cama a la intemperie que se descubre y se transforma en un jacuzzi manifiestan la condición de yate exclusivo.

En el interior también se expresa el más acabado criterio de confort y excentricidad. El Bugatti Niniette 66 presume de una aparatosa suite principal de cuero suave, metal pulido, gamuza y carbono; más un baño revestido de mármol y una cocina completamente equipada. Una serie de sofás, sillas y mesa rebosantes de fibra de carbono le dan ese look de réplica a gran escala del Chiron.

El interior del Niniette 66 recoge los detalles más extraordinarios
El interior del Niniette 66 recoge los detalles más extraordinarios

El diseño y la sofisticación también están acompañados por un rendimiento Bugatti que no sacrifica calidad de prestaciones. El Niniette 66, que mide curiosamente 66 pies de largo, monta dos motores MAN V8 de 600 CV cada uno, suficiente potencia para registrar una velocidad de unos 90 kilómetros por hora, 48 nudos en idioma acuático. No alcanzan los 1.500 CV con el que el Chiron corre a 420 kilómetros por hora, pero propaga la belleza, la adrenalina y la declaración del lujo a escenarios marítimos. La ideología Chiron se multiplica.

LEA MÁS:

Así se construye el Bugatti Chiron, el mejor auto del mundo

Cómo es la alianza del lujo entre Armani y Bugatti