Peatones en peligro: el 30% de los argentinos arriesga su vida por imprudencia

En los accidentes fatales por culpa del tránsito, una quinta parte son peatones (Shutterstock)
En los accidentes fatales por culpa del tránsito, una quinta parte son peatones (Shutterstock)

En la dinámica social, los peatones son los actores más indefensos y vulnerables dentro de un contexto regido por el frenesí de los vehículos motorizados. Eso los convierte en el eslabón más frágil en la cadena de movilidad interurbana.

El 17 de agosto se conmemora a nivel internacional el Día Mundial del Peatón, una jornada de reflexión y concientización sobre los peligros viales a los que queda expuesta toda la humanidad, todos los peatones.

Porque esa es la condición inalterable, la horizontalidad y nobleza de sus recursos. Al mismo grado de su fragilidad y el carácter de su vulnerabilidad: por la falta de atención de los mismos peatones y por las tendencias estructurales de las ciudades a favorecer el transporte a motor.

En las ciudades argentinas, el 40% no espera el cruce arriba del cordón (Shutterstock)
En las ciudades argentinas, el 40% no espera el cruce arriba del cordón (Shutterstock)

Caminar no precisa tarifa, combustible, licencias, es un instrumento esencial en la habitabilidad y sustentabilidad de las comunidades. Es menester entonces revalidar su condición de segura y conveniente. Aunque las cifras distribuidas por la Organización Mundial de la Salud (OMS) delineen la problemática: un estudio de 2010 certificó que el 22% de las muertes de tránsito son peatones. La región de África es la que se destaca por su más alta proporción de transeúntes fallecidos: el 38%, repartiendo su espacio con los otros usuarios de las vías públicas -ocupantes de autos, ocupantes de motos, ciclistas y otros-. La tasa más baja se registra en Asia Sudoriental con el 12% y en las Américas el porcentaje es equivalente a la estadística global con un 23% de los decesos viales.

Según datos de la asociación civil Luchemos por la Vida, el 94% de los conductores no cede el paso a los peatones

En simultáneo o como reacción a este informe de la OMS, la Federación Internacional del Automóvil para Latinoamérica (FIA Región IV) elevó una investigación que estudia las amenazas de los peatones argentinos: tres de cada diez ciudadanos se comportan de manera riesgosa en las calles. Según los especialistas, la mitad de los jóvenes de 19 a 35 años infringen las leyes viales o usan los dispositivos electrónicos al momento de cruzar y los mayores de 66 es la población que se maneja de manera más prudente y responsable en el entorno urbano.

El informe se valió de 28.406 casos en los que 8.508 peatones cometieron infracciones. La conducta peligrosa más usual entre los transeúntes argentinos desnuda una expresión corporal de ansiedad: esperar abajo del cordón representó el 40,2% de las evaluaciones. Otro 40% de los casos se reparten en partes iguales el porcentaje de los peatones que no cruzan por las esquinas y quienes violan el semáforo en rojo. No reveló diferencias en términos de comportamiento de acuerdo a los sexos.

Según la OMS, una de cada cinco personas que mueren en situación de tráfico a nivel mundial es peatón. Esta estadística se incrementa de manera agresiva de acuerdo al relevamiento realizado por la Defensoría del Pueblo de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires en un plano sesgado con foco en la Capital Federal.

En el estudio los peatones representan el 45% de las víctimas fatales seguido por los motociclistas en un 29%, y en tercer lugar se encuentran los automovilistas representando un 19%. Para contrastar la naturaleza de la vulnerabilidad del peatón, el informe detalló: de cada mil lesionados que circulaban en auto murieron alrededor de diez; y de cada mil peatones atropellados, los fallecidos ascendieron a quince.

El propósito medular de estas investigaciones que se multiplican por todo el mundo es razonar sobre la prevención de estos decesos. Las tragedias viales registran más de 1.200.000 víctimas fatales por año, un elevado número que podría disminuir con una mera serie de actitudes responsables. El Centro de Experimentación y Seguridad Vial (CESVI) recomienda comportamientos que los peatones deberían adoptar para su propia seguridad.

Te Recomendamos