Un problema sin solución justa

Más allá de la responsabilidad política de Vladimir Putin y su gente, habrá que estar alerta al deterioro extremo del deporte ruso

El equipo de la Federación Rusa de Tenis celebra con trofeos tras ganar la Copa Davis, en el Madrid Arena, Madrid, España - Diciembre 5, 2021. REUTERS/Sergio Pérez
El equipo de la Federación Rusa de Tenis celebra con trofeos tras ganar la Copa Davis, en el Madrid Arena, Madrid, España - Diciembre 5, 2021. REUTERS/Sergio Pérez

Entre un sinfín de cuestiones, los conflictos bélicos limitan brutalmente la posibilidad de tomar medidas justas. Es decir. Cualquier medida que se tome al respecto es tan injusta como el conflicto mismo. Esta lógica, comprobable a partir del simple hecho de revisar cualquier libro de historia, es imputable, por supuesto, a la crisis surgida a partir de la invasión rusa a territorio ucraniano.

En contra de lo que suele aseverarse al respecto, soy un convencido de que es irreal aquello de que no debe mezclarse el deporte con la política. Y viceversa. No solo no sucede en la realidad, sino que, en muchos casos, es necesario y hasta saludable que así no sea. Basta con repasar lo que ocurre con el financiamiento del deporte de alto rendimiento en muchos países subdesarrollados –y muchos de los considerados en vías de desarrollo-, cuyos deportistas no podrían siquiera participar de un certamen internacional de relevancia sin el aporte del Estado. Aporte que, es justo decirlo, en muchos casos es insuficiente, por no decir irrisorio.

Por lo demás, desde Mussolini en el mundial de fútbol de 1934 y Hitler en los juegos de 1936 hasta la última dictadura argentina, en 1978, y un sinfín de administraciones –a diferencia de las mencionadas- indiscutiblemente democráticas, cuesta encontrar gobiernos que no se hayan dejado seducir por el encanto, sea de la organización de un mega acontecimiento, sea adueñarse de la escena central en la foto con los campeones.

FIFA Fan Fest en la Copa del Mundo Rusia 2018.
FIFA Fan Fest en la Copa del Mundo Rusia 2018.

Jamás hubiera imaginado una Moscú tan esplendorosa mostrando al mundo toda su belleza, su fastuosidad y su poesía como la que disfrutamos en el mundial de 2018. Jamás hubiera imaginado, en ese 2018, que el mismo gobierno que nos regaló una fiesta del deporte sería, pocos años más tarde, el responsable fundacional del mayor conflicto humanitario de la pospandemia.

Valgan estas referencias para reforzar la idea de que, cuando se trata de analizar el matrimonio por conveniencia entre los gobiernos y el deporte de alto rendimiento, cuesta mucho encontrar inocentes.

Sin embargo, con el que podemos llamar Caso Ruso, hay un extra que no se debe dejar de lado: a las sanciones vigentes por la invasión a Ucrania, hay que sumarle las distintas restricciones que sufrieron diversos atletas de múltiples disciplinas, siempre del mismo origen, a partir del asunto del doping considerado sistemático, que detonó en la última década.

Sin entrar en detalles respecto de la legitimidad del volumen de las sanciones al deporte ruso no puedo dejar de mirar con cierta preocupación y perplejidad que, luego de cinco años en los que muchos deportistas estuvieron directamente excluidos de todo certamen internacional por problemas de sustancias, ahora el veto se amplíe en la cantidad de atletas prohibidos y se prolongue de modo indefinido en el tiempo.

Putin condecora a los medallistas de oro rusos de Juegos de Tokio. EFE/EPA/EVGENY BYATOV/SPUTNIK/KREMLIN
Putin condecora a los medallistas de oro rusos de Juegos de Tokio. EFE/EPA/EVGENY BYATOV/SPUTNIK/KREMLIN

Por supuesto que se ve injusto que una judoca ucraniana deba competir con una judoca rusa, más allá de lo que cada una piense respecto del conflicto. Quizás también lo sea que el mismo tenis internacional, que sanciona a Rusia como equipo, admita a los jugadores, aún sin la bandera que los representa.

Desde ya que hay que respetar la autonomía de las federaciones y cada una tendrá sus argumentos para actuar de un modo u otro. Desde ya que hay que respetar el daño moral y hasta el duelo de los atletas ucranianos que ven cómo día a día su país padece el riesgo de la destrucción.

Tampoco desconozco que hubiera sido peor mirar la situación de costado y no tomar ninguna medida.

Sin embargo, siento que, en la mesa de debate –si la hubiere- está faltando un ítem fundamental: ¿cómo contener a la enorme cantidad de deportistas rusos que, quizás hasta en desacuerdo con la decisión de su gobierno, no tienen ninguna responsabilidad respecto de la invasión?

¿Una vuelta de tuerca para aquel gesto humanitario que significó la creación del equipo de refugiados?

Jul 25, 2021. 
Foto ilustrativa del domingo de Kimia Alizadeh, del equipo olímpico de refugiados, ante la iraní Nahid Kiyanichandeh en la prueba de taekwondo femenino hasta 57 kilos. 

REUTERS/Murad Sezer
Jul 25, 2021. Foto ilustrativa del domingo de Kimia Alizadeh, del equipo olímpico de refugiados, ante la iraní Nahid Kiyanichandeh en la prueba de taekwondo femenino hasta 57 kilos. REUTERS/Murad Sezer

¿Una cumbre entre comités olímpicos y federaciones deportivas que abra el debate buscando un atajo para que no sean todos medidos con el mismo rigor que quien lanza un misil o maneja un tanque?

El olimpismo ya pasó por varias historias de proscripciones. Y sabe, desde el final de la Primera Guerra Mundial, lo difícil que es alcanzar un punto de acuerdo razonablemente justo.

Creo que es un hermoso desafío evitar que miles de deportistas –en este caso, rusos-, sientan que esa pasión que cultivaron desde niños ya no tiene sentido.

Porque, cuanto más tiempo pase, más daño se le habrá hecho no solo a los talentos vigentes, sino a las generaciones futuras. O, directamente, a una de las tres potencias deportivas más poderosas del siglo XXI.

Recent Articles

Sapporo 2030, between the surprise and the need not to be affected by the Tokyo scandal

The IOC decided to postpone the decision on the venue for the 2030 Winter Games and in Japan they took it by surprise. In addition, Sapporo hopes that the candidacy will not be affected by the bribery investigation in Tokyo 2020.

Sapporo 2030, entre la sorpresa y la necesidad de no verse afectada por el escándalo de Tokio

El COI decidió postergar la decisión sobre la sede de los Juegos de Invierno 2030 y en Japón lo tomaron con sorpresa. Además, Sapporo espera que la candidatura no se vea afectada por la investigación de sobornos en Tokio 2020.

The head of the Qatar World Cup Organizing Committee downplayed the death of an immigrant worker: “Death is part of life”

Nasser Al Khater questioned the topic being discussed: “We are in the middle of a World Cup, and now you want to talk about this?”

El jefe del Comité Organizador del Mundial de Qatar restó importancia al fallecimiento de un trabajador inmigrante: “La muerte es parte de la vida”

Nasser Al Khater cuestionó que se hable del tema: “Estamos en medio de un Mundial, ¿y ahora quieren hablar de esto?”

Los equipos rusos y bielorrusos son excluidos de todas las competiciones de la WBSC Europa 2023

La Confederación Mundial de Béisbol y Softbol de Europa confirma la decisión tomada en febrero de excluir a todos los equipos, jugadores, entrenadores y oficiales de Rusia y Bielorrusia de sus competiciones en 2023.
MAS NOTICIAS