LA COLUMNA: Otra muerte en la cancha, ahora en Centroamérica y a la vista la Copa de Naciones de Africa con Europa sin muchas estrellas por un mes

Aunque el número de jugadores con problemas cardíacos se considera bajo, la preocupación de los expertos podría ser alta ante futuros proyectos que exigirían más física y mentalmente

Futbolista guatemalteco Marcos Menaldo (Redes Sociales)
Futbolista guatemalteco Marcos Menaldo (Redes Sociales)

Mientras todo el foco mediático mundial apunta a la novela de Novak Djokovic, una nueva tragedia ha tenido como protagonista a un jugador de fútbol, desconocido en comparación al famoso tenista.

Ha ocurrido esta vez en Centroamérica, específicamente en Guatemala, país conmocionado esta semana por la muerte súbita del defensa Marcos Menaldo, 25 años, del club profesional Deportivo Marquense.

Menaldo había sido pieza clave primero en el ascenso de su equipo desde la segunda división y luego en el histórico título conquistado por su equipo al proclamarse campeón del Torneo Apertura 2021 de la Primera División del fútbol guatemalteco el pasado 12 de diciembre, mismo día de su cumpleaños.

El fatídico desenlace ocurrió el lunes último.El equipo regresaba a los entrenamientos después de las vacaciones navideñas.

Fue sobre las 1130 am. “Él estuvo haciendo el trabajo físico normal. Al finalizar su ronda él manifestó que estaba cansado, que le costaba respirar y luego se desmayó. “, dijo un portavoz del equipo. Recibió una atención médica de primeros auxilios inmediata, se trasladó a un hospital cercano y allí falleció.

Su muerte es la quinta ocurrida en el mundo del fútbol con apenas días de diferencia en similares circunstancias.

A finales de 2021 en tan sólo una semana se conoció el deceso por paros cardiorrespiratorios de cuatro jugadores en diferentes países: Marín Cacic (Croacia), MukhaledAl-Raqadi (Omán), Ahmed Amín (Egipto) y Sofiane Loukar (Argelia).

Los fallecimientos ocurrieron semanas después del sorpresivo retiro por una arritmia cardíaca del astro argentino Sergio “Kun” Agüero, cuya primera señal fue un dolor en el pecho mientras disputaba un encuentro oficial con el Barcelona.

Otros varios casos de jugadores con problemas del corazón en plena cancha , sin llegar a un desenlace fatal, se sucedieron en Europa en la pasada temporada como el del danés Christian Eriksen en el partido de apertura de la Eurocopa.

Situaciones preocupantes tuvieron que enfrentar también el mediocampista del Sheffield United, John Fleck, el delantero Adama Traore del Wolverhampton Wanderers y el defensor central del Manchester United, Víctor Lindelof, por mencionar algunos.

No pocos expertos volverán a mencionar nuevamente que los acontecimientos de “muerte súbita” afectan a uno entre 200,000 deportistas y otros dirán que suelen ser problemas del corazón conque a cada cual le tocó nacer.

Pero tantas desgracias en tan corto tiempo son también dignas de un toque de atención, más cuando no pocos pudieran pensar, ya en el plano de la Medicina Deportiva, en la necesidad de redoblar más la vigilancia de nuestros corazones con el proyecto de una Copa Mundial cada dos años.

Podría ser una pregunta para el Presidente de la FIFA, Gianni Infantino, ahora que está a punto de aterrizar en Yaoundé, Camerún, donde el próximo domingo se inaugura la 33 Copa Africana de Naciones bajo el auspicio de una Confederación continental que respalda la polémica propuesta de más Mundiales.

La Copa de Naciones, postergada hace un año, al fin se hará realidad tras vencer la resistencia de las ligas europeas a ceder sus figuras africanas, a las preocupaciones por la seguridad y al avance de la nueva variante Omicron.

Con la presencia de estrellas como Mané y el portero Mendy (Senegal), Salah (Egipto), Keita (Guinea), Aubameyang (Gabón) y Mahrez(Argelia) en primera línea, el escenario debe ser el primer punto de partida de reflexiones en 2022 que se cerrarán con el Mundial de Qatar al final del año, a la hora de seleccionar los candidatos a los mejores futbolistas del año.

La elección del Balón de Oro por la revista France Football, por ejemplo,estará obligada a cambiar su fecha tradicional.Habrá que esperar por lo que ocurra en ese Mundial para cualquier votación.

Pero hay que darle una mirada también a lo que ocurra en Camerún con una Copa de 52 partidos que debió jugarse en junio pero fue aplazada por culpa de la pandemia y que hasta último minuto ha esquivado los intentos de la propia FIFA de un segundo aplazamiento. Ya en 2019 se la retiraron a Camerún.

“Si la Euro 2020 se jugó en medio de una pandemia con estadios llenos, en varias ciudades, ¿por qué no se va a jugar la Copa Africa en Camerún?”, declaró uno de los mejores jugadores africanos de la historia, el camerunés nacionalizado español, Samuel Eto’o.

Samuel Eto'o, en una imagen de archivo. EFE/ Yuri Kochetkov
Samuel Eto'o, en una imagen de archivo. EFE/ Yuri Kochetkov

Eto’o, campeón olímpico en Sidney 2000, fue elegido hace apenas un mes el presidente de la Federación Camerunesa de Fútbol. Estrella en la Liga española, dos veces campeón en la Copa Africana de 2000 y 2002, fue galardonado en cuatro temporadas como el Futbolista Africano del Año. Y el 17 de diciembre de 2010 se convirtió en el único jugador del mundo en marcar en siete torneos oficiales distintos en un mismo año.

El ex jugador ha enviado un mensaje de tranquilidad con las restricciones sanitarias.Todos los aficionados que asistan a los encuentros deberán estar completamente vacunados, además de mostrar un resultado negativo de la prueba de PCR que no tenga más de 72 horas o un resultado negativo de una prueba de antígenos de no más de 24 horas.

El torneo estará restringido con aforos en sus estadios al 60 % y se ampliará a 80 % cuando juegue la selección anfitriona.

La Copa de Africa nos hace enfrentar una realidad, que pasa por la vara de la solidaridad internacional: la baja tasa de vacunación del continente africano, en la que la de Camerún es una de las más deprimentes que apenas llega al 5 % de acuerdo a la Universidad John Hopkins.

Así que no es de extrañar estadios con poco público para aplaudir a las 24 selecciones y a las superestrellas “europeas”. Por un mes la fiesta del fútbol europeo extrañará, y mucho, la música africana. Más de 100 jugadores de sus principales ligas han viajado a Camerún a los que se han unido cinco futbolistas enrolados en la MLS de Norteamérica.

Ojalá el optimismo de Eto’o se abra espacio en las futuras semanas y desde hoy mismo cuando un número importante de equipos se han visto afectados por casos de coronavirus entre sus jugadores y otro personal , el más reciente el de Senegal que se vio forzado a aplazar su vuelo a Yaoundé luego que tres jugadores más y otros seis miembros de la delegación dieron positivos.

La inseguridad se ha unido a las preocupaciones del torneo respecto a la Covid y a la organización. La Copa Africa se desarrollará con el comienzo de la Tregua Olímpica decretada por las Naciones Unidas. Ojalá el conflicto armado interno escuche el llamado olímpico de paz y el campeonato transcurra con normalidad en sus seis ciudades.

Y que fuera de estos estadios tampoco se deje de prestar atención científica a los problemas súbitos de salud en los deportistas del alto rendimiento, quizás con evaluaciones médicas deportivas más profundas desde edades tempranas.