Tricampeón olímpico de triple salto Viktor Saneyev muere a los 76

Considerado por muchos el mejor triplista de la historia, Saneyev vivía en Australia tras la disolución de la Unión Soviética. Plusmarquista mundial,fue distinguido como el Mejor Deportista de Georgia del Siglo XX y el COI le otorgó la Orden Olímpica

Viktor Saneyev (Mark Shearman)
Viktor Saneyev (Mark Shearman)

La muerte de una de las legendarias figuras del atletismo mundial, Víktor Saneyev, a los 76 años, ha causado muestras de pesar en el deporte internacional.

Nacido en Georgia en 1945, en representación de la Unión Soviética ganó las medallas de oro en triple salto en los Juegos Olímpicos de México – 68, Munich – 72 y Montreal – 76. Con su triunfo en la cita canadiense igualó la hazaña del saltador de longitud Ray Ewry, del martillista John Flanagan y el discóbolo Al Oerter, todos de Estados Unidos, al ganar tres medallas de oro (o más) en el mismo evento de Juegos Olímpicos.

Ya con 34 años asistió a los Juegos Olímpicos de Moscú en su despedida y con la intención de igualar las cuatro de oro de Oerter. Estuvo a punto de lograrlo en una prueba polémica por sus numerosos saltos anulados.Su presea de plata sería la cuarta medalla olímpica de su carrera.

Muchos lo consideran el mejor triplista de la historia, aunque otros también mencionan al británico Jonathan Edwards,ya retirado, aún poseedor del record del mundo de 18.29 metros desde 1995.

Saneyev lideró a una “generación dorada” de triplistas como los brasileños Nelson Prudencio y Joao Carlos de Oliveira, el italiano Giuseppe Gentile, el cubano Pedro Pérez Dueñas, los estadounidenses Arthur Walker, James Butts y Tommy Haines, el polaco Josef Schmidt, el rumano Carol Corbu, el alemán Jörg Drehmel y el senegalés Mamadou Mansour-Dia, entre otros.

En tres ocasiones Saneyev batió el record del mundo. Su mejor salto lo consiguió en su ciudad natal Sujumi el 17 de octubre de 1972 con 17,44 una distancia con la que recuperó su record del orbe que estaba en poder de Pérez Dueñas (17,40) desde los Juegos Panamericanos de Cali, Colombia, en 1971.

También en varias ocasiones registró marcas mundiales en las competencias bajo techo.

Además de sus medallas olímpicas y sus ocho coronas nacionales de la URSS, Saneyev ganó los Campeonatos de Europa al aire libre en 1969 y 1974 , y seis veces los Europeos bajo techo.

Protagonizó la que se considera la prueba de triple salto más dramática de la historia olímpica.

En la fase de calificación en México-68, el italiano Giuseppe Gentile había establecido un nuevo récord mundial con 17,10. Al día siguiente en la final, Gentile volvió a batir el récord mundial en su primer salto con 17,22. Pero Saneyev sorprendió a todos en su tercer salto de 17,23 que le colocaba líder . Poco después el brasileño Nelson Prudencio comandó el grupo con 17,27 en su quinto salto.

Cuando parecía que Prudencio sería el ganador, Saneyev voló en su sexto y último intento hasta un espectacular 17,39, para lograr la medalla de oro con récord mundial. Fue el 17 de octubre mismo día que cuatro años después lograría su último registro mundial en su ciudad.

En total se registraron en ese evento ¡cuatro records del mundo!, algo inédito en competiciones olímpicas y mundiales, a lo que también contribuyó las condiciones de la altura mexicana en los eventos de salto.

En su espectacular carrera Saneyev demostró más de una vez que no tenía nervios para los momentos de tensión. En total rompió la barrera de los 17 metros 60 veces.

Tras su retiro siguió vinculado al atletismo como entrenador.En 1983 el Comité Olímpico Internacional lo distinguió con la Orden Olímpica. A lo largo de su carrera fue condecorado como un “héroe nacional” por el gobierno soviético.

En Georgia fue distinguido como el Mejor deportista del siglo XX.

Tanto World Athletics como el Comité Olímpico de Georgia han expresado su profundo pesar en sendos comunicados por el deceso del legendario atleta.

Murió en Sidney, aunque aún no se ha revelado la causa de su fallecimiento. A Australia llegó con su esposa e hijo de 15 años en los años 90 tras la disolución de la Unión Soviética y el inicio de una guerra civil en Georgia.

De acuerdo a varios reportes, tras remontar una difícil situación económica en ese país, Saneyev finalmente encontró un trabajo regular como profesor de educación física y más tarde como entrenador de saltos en el Instituto de Deportes de Nueva Gales del Sur.

En los Juegos Olímpicos de Sidney, Saneyev se desempeñó como Agregado Olímpico de Georgia.