En Amán califican de “histórico” triunfo en Mundial de Boxeo: por primera vez un jordano vence a un cubano que se retiró por herida

Posible revancha Emmanuel Reyes vs Julio César la Cruz en Belgrado luego que en Tokio 2020 el combate estuvo marcado por la política

Lázaro Alvarez, derrotado claramente por el japonés Hayato Tsutsumi, (AIBA)
Lázaro Alvarez, derrotado claramente por el japonés Hayato Tsutsumi, (AIBA)


Por primera vez un boxeador jordano derrota a un cubano y este, además, es doble campeón olímpico.

La prensa jordana amaneció este jueves con el calificativo de “histórica” a la actuación de su púgil Zeyad Eashash frente a Roniel Iglesias, monarca de Londres 2012 y Tokio 2020 tras un desenlace imprevisto y prematuro. La pelea en los 71 kg abrió la tercera fecha del Campeonato Mundial de Boxeo de la AIBA en Belgrado.

Pasado el primer minuto del primer round, el cubano sufrió una herida en el arco superciliar derecho en un intercambio en la corta distancia con su rival. El árbitro llamó al médico y este determinó la detención del combate por la profundidad de la cortada en el rostro.

Eashash, medallista de bronce de los Juegos Asiáticos, había comenzado impetuoso la pelea y en el momento de interrumpirse las acciones había logrado mejor puntuación de los jueces lo que inclinó el veredicto a su favor para convertirse en la primera gran sorpresa del torneo. Eashash había sucumbido ante Iglesias en el Mundial de 2019 en Ekaterimburgo, Rusia.

La jornada fue aciaga para los cubanos que perdieron en buena lid a otro medallista olímpico en los 60 kg, Lázaro Alvarez, derrotado claramente por el japonés Hayato Tsutsumi, 22 años, campeón mundial juvenil en 2016.

Hayato, cuyo hermano menor Reito es también integrante de la selección japonesa, definió su victoria con los mejores golpes en el tercer asalto frente a Alvarez, tres veces campeón mundial y uno de los favoritos para subir al podio.

Iglesias y Alvarez fueron los primeros medallistas olímpicos eliminados del total de ocho inscritos de los 32 con preseas en Tokio.

Quedan en competencia los campeones de Tokio, los cubanos Julio César la Cruz y Andy Cruz, y los medallistas de bronce Saken Bibossinov (Kazajstán), Hovhannes Bachkov (Armenia) , Lorenberto Alfonso (Azerbaiján) y Abner Teixeira (Brasil).

Alfonso, junto a Emmanuel Reyes (España) y Javier Ibáñez (Bulgaria), son tres ex miembros de la preselección cubana que solicitaron la baja a la Federación Nacional de su país y tomaron rumbo a Europa en años recientes hasta conseguir su nueva nacionalidad.

Belgrado podría reeditar la revancha de Reyes frente a Julio César la Cruz luego de una célebre confrontación en el ring olímpico de Tokio marcado por la política.

El veredicto de ese encuentro de hace más de dos meses favoreció a La Cruz 4-1 ante el cual el cubano-hispano mostró su desacuerdo.

Pero previo a la pelea, en declaraciones a la prensa española, Reyes había asegurado que de ganar exclamaría “!Patria y Vida!”, en alusión al título de una canción que se ha convertido en himno de las manifestaciones contrarias al gobierno cubano dentro y fuera de la isla.

Quien gritó desde el ring fue La Cruz cuando tras conocer la decisión a su favor, exclamó en dirección a un grupo de la delegación cubana que fue a apoyarlo: “¡Patria y vida no! ¡Patria o muerte, venceremos!”, una consigna con la que habitualmente Fidel Castro concluía sus discursos.

Tokyo 2020 Olympics - Boxing - Men's Heavyweight - Quarterfinal - Kokugikan Arena - Tokyo, Japan - July 30, 2021.   Julio Cesar La Cruz of Cuba and Enmanuel Reyes Pla of Spain in action. Pool via REUTERS/Buda Mendes
Tokyo 2020 Olympics - Boxing - Men's Heavyweight - Quarterfinal - Kokugikan Arena - Tokyo, Japan - July 30, 2021. Julio Cesar La Cruz of Cuba and Enmanuel Reyes Pla of Spain in action. Pool via REUTERS/Buda Mendes

De ganar todos sus combates, ambos peleadores se enfrentarían en la final de los 92 kg del Mundial pactada para el 6 de noviembre.

Ocho púgiles inscribió España en este certamen, país que no logra una presea en Mundiales desde la primera versión celebrada en La Habana en 1974 cuando Enrique Rodríguez Cal consiguió el bronce en 48 kg.

Cuba, principal ganadora de medallas en los Mundiales, mantiene a seis hombres en competencia. Sus directivos tenían a un equipo completo para participar pero a última hora dejaron en La Habana a cuatro púgiles con Covid-19 y al campeón olímpico de los 75 kg, Arlén López, por no estar en adecuada forma física, según adujeron.

Estados Unidos envió un equipo de nueve prospectos que hasta la cuarta fecha habían conseguido cinco triunfos con sólo una derrota.

El II Mundial tuvo por sede Belgrado en 1978. Cuarenta y tres años después la ciudad balcánica lo vuelve a organizar con el incentivo, además de las preseas, de premios en metálico ascendentes a más de dos millones de dólares con $100,000 al oro, $50,000 la plata y $25,000 al bronce.

Otra novedad ha sido la instauración de 13 categorías. El proyecto al propio tiempo se convierte en preocupación porque es diferente al número de siete pesos que el COI ha decidido fijar en París 2024 en el sector varonil mientras aumenta a seis las divisiones en mujeres.

No pocos seguidores del boxeo estiman que estos campeonatos mundiales suelen tener más nivel que los torneos olímpicos. Cuestión de criterios. Han habido justas olímpicas memorables, como, por ejemplo,la disputada hace justamente 45 años con la presencia de los estadounidenses Ray Sugar Leonard, Howard Davies, Leon y Michael Spinks y el cubano Teófilo Stevenson como principales figuras en Montreal-76

No obstante en 2021, ni uno ni otro certamen, como consecuencia de la pandemia mundial y sus efectos en la preparación de los deportistas y en la programación de las competencias, parecieron haber cumplido con las expectativas de un gran nivel.

Para Tokio 2020 por ejemplo, el Preolؙimpico de las Américas y el Clasificatorio Mundial, fueron suspendidos por el Grupo de Tarea del COI para el Boxeo, ante la incertidumbre por la crisis sanitaria, y se recurrió al ranking internacional como fórmula indeseada pero emergente para completar las plazas.

Para Belgrado se esperaba una mayor presencia de figuras olímpicas. La cercanؙía del Mundial al torneo olímpico ha confirmado que muchos equipos viajaron con rostros nuevos en el inicio de un proceso de transición. Otros púgiles podrían estar lesionados o desentrenados, y otros han firmado como profesionales.

Para la AIBA, castigada por el COI, tan o más importante que el nivel técnico es que la celebración de este Mundial 2021 envíe una fuerte señal de su serio compromiso por restaurar la credibilidad de ese organismo dañada aún más con el reciente informe de un equipo independiente cuya investigación apunta a una presunta manipulación ilegal e inmoral de los veredictos en más de 10 combates en los Juegos Olímpicos de Río 2016.