Cuando el sucesor de José Perurena parecía un hecho, el canotaje mundial deberá decidir entre dos candidatos a la presidencia de la federación

Después de tres mandatos, el presidente saliente, José Perurena, desea que la nueva Junta Ejecutiva luche por el ingreso del kayak de mar en LA 2028 o Brisbane 2032.

Congreso de la Federación  Internacional de Canotaje dentro de un mes en Roma
Congreso de la Federación Internacional de Canotaje dentro de un mes en Roma

Cuando parecía que el alemán Thomas Konietzko sería el candidato único a la presidencia de la Federación Internacional de Canotaje, a último momento apareció el empresario y presidente de la Federación Rusa, Evgeny Arkhipov.

“Decidí postularme.Siempre hay posibilidades, solo necesitas usarlas correctamente”, dijo el directivo oriundo de San Petersbugo. Las elecciones se celebrarán justo dentro de un mes en la sede del Comité Olímpico Italiano (CONI), en Roma.

Konietzko, tambiٞén empresario, es vicepresidente de la Federación Internacional desde 2016, luego de ocupar igual cargo en la Asociación Europea de Canotaje.

Para el presidente saliente, el español José Perurena, la situación de los dos aspirantes es nueva, porque durante sus tres mandatos consecutivos siempre fue candidato único. Perurena fue elegido por primera vez en 2008.

En su diálogo con Around The Rings desde la región española de Asturias, adonde había llegado procedente de su natal Madrid para su competencia anual de veteranos en el descenso del río Sella, el federativo no habló de ningún favorito en los cercanos comicios.

El lugar no le es ajeno: en 1964 ganó el Descenso Internacional en kayak en pareja, cuatro años antes de alistarse como miembro del K4 español en los Juegos Olímpicos de México 1968.

Pero para nadie es un secreto que Konietzko se ha estado preparando como el lógico sucesor de Perurena en estos años.

“Para mí lo realmente importante es que se elija una Junta Ejecutiva fuerte que afronte los próximos ciclos olímpicos al nivel del cambio de ritmo fijado por el COI”, comentó.

La ilusión del federativo madrileño es ver en un futuro la modalidad del “kayak de mar” en el programa olímpico de Los Angeles 2028 o Brisbane 2032.

“Hubiera querido esa disciplina en los Juegos Olímpicos. Se que era muy difícil, pero no pierdo la esperanza que el nuevo liderazgo lo consiga”, añadiór Perurena al hablar de un objetivo pendiente tras sus 12 años de mandato.

Pero al margen de esta aspiración, al presidente de la FIC se le reconoce haber potenciado la popularidad de la canoa, especialmente durante el tiempo que fue miembro del COI entre 2011 y 2019. Como dirigente, además, presidió la Federación Española de Piragüismo entre 1984 y 2000, y desde 2014 encabeza la Asociación Internacional de los Juegos Mundiales.

Entre otros logros habría que anotarle también el impulso en la igualdad entre hombres y mujeres al conseguir el mismo número de medallas para Tokio, y subirle el listón de nivel a todas las modalidades del piragüismo, olímpicas o no.

Propiciar la entrada de este deporte en los Juegos Paralímpicos y alentar la presencia femenina en todos los Comités, incluidos cargos en vicepresidencia de la Federación Internacional, se podría también mencionar en su legado.

Tuvo que hacer malabares para intentar un programa para Paris 2024 con calidad, atractivo y universal ante los parámetros restrictivos exigidos por el COI, y en el que logró incluir el Slalom Extremo.

El Congreso de la FIC, que se pospuso en dos ocasiones en 2020 debido a la pandemia de Covid, se hará del 4 al 6 de noviembre de forma presencial y virtual al estimarse que las restricciones vigentes aún podrían complicar la asistencia de federaciones nacionales. La FIC cuenta con 171 miembros.

La última jornada estará dedicada a las elecciones que, además de un nuevo presidente determinarán tres vicepresidentes y otras 10 plazas .

“Estamos contentos”, dijo Perurena al aludir a los resultados conseguidos en la bahía de Tokio y al debut olímpico de la canoa para mujeres del slalom. Un escenario donde además no se registraron reclamaciones ni casos de dopaje.

“Llevo 60 años vinculado al piragüismo”, insistió Perurena. “Los dirigentes deportivos debemos saber cuándo es el momento de apartarnos”, aunque reconoció que física e intelectualmente se siente en condiciones de seguir cuatro años más.

Perurena remarcó que siempre estará dispuesto a seguir ayudando: “No me voy a Marte, sigo en la Tierra”.