México rifa “narcocasas” de capos de la droga y el “premio gordo” se lo ganan atletas olímpicos y paralímpicos de Tokio

Por primera vez, los premios de la Lotería Nacional fueron propiedades, y entre ellas un palco en el Estadio Azteca donde se jugó la final de los Mundiales de 1970 y 1986. En la presidencia del sorteo estuvo la subcampeona olímpica Ana Gabriela Guevara.

México en los juegos paralímpicos (Foto: CONADE)
México en los juegos paralímpicos (Foto: CONADE)

Los mejores deportistas mexicanos del momento siguieron con especial interés las incidencias de la Lotería Nacional de este miércoles

Razones sobraban: este 15 de septiembre, dentro de los festejos por las fiestas patrias, se celebró un Gran Sorteo Especial y el dinero recaudado será entregado a los atletas mexicanos que compitieron en los recientes Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Tokio.

Fueron emitidos dos millones de billetes para optar por 22 premios con un valor equivalente a cerca de 12,6 millones de dólares. El costo de cada boleto fue de 250 pesos mexicanos (unos 12 dólares).

En lugar de dinero, por primera vez los premios serían inmuebles, la mayoría confiscados al crimen organizado en varios estados del país, entre casas, departamentos, ranchos y terrenos.

También se rifó un palco en el famoso Estadio Azteca, escenario de las finales de las Copas del Mundo de Fútbol de 1970 y 1986, y que podrá ser usado por 44 años por el poseedor del billete afortunado.

No es un palco cualquiera: diseñado para 20 personas, cuenta con baño, cocina y derecho a cuatro lugares de estacionamiento.

Entre los inmuebles más llamativos figura una casa en Culiacán, en el Estado de Sinaloa, antigua propiedad del narcotraficante Joaquín “El Chapo” Guzmán. Desde allí se le escapó al ejercito mexicano en el 2014 a través de un túnel que fabricó debajo de la bañera de la casa. Guzmán cumple cadena perpetua en Estados Unidos tras ser extraditado por México en 2017.

Otra residencia connotada es la lujosa mansión confiscada hace 20 años al narcotraficante Amado Carrillo, conocido como “Señor de los Cielos”. La residencia de lujo dispone de más de 3.000 metros cuadrados, piscina climatizada, nueve habitaciones, y está valuada en cerca de 3 millones de dólares.

La iniciativa de estimular a los deportistas con los fondos recaudados de este sorteo fue del presidente Andrés Manuel López Obrador, quien también recompensó hace dos años a los atletas de los Juegos Panamericanos y Parapanamericanos de Lima .

En ese entonces buena parte del dinero provino de los más de cinco millones de dólares obtenidos de la venta de una mansión propiedad de Zhenli Ye Gon, un empresario mexicano de origen chino acusado de narcotráfico.

Un hombre de negocios mexicano, Carlos Bremer, adquirió la residencia, que fue destinada a una Fundación que apoya a jóvenes deportistas .

El respaldo financiero al contingente atlético panamericano fue entregado de forma que los deportistas realizaran una planificación mensual de poco más de mil dólares. El monto para los medallistas de oro fue de unos 2.100 dólares, los de plata recibieron unos 1.400 dólares y los de bronce poco más de 1.300 dólares.

Aún se desconoce cuál fórmula se usará para la repartición del dinero entre los atletas olímpicos y paralímpicos de Tokio y cuánto les corresponderá individualmente. Se espera que los entrenadores sean también estimulados.

En los Juegos Olímpicos de la capital nipona, la delegación mexicana estuvo muy por debajo de las expectativas, y sólo consiguió cuatro medallas de bronce para concluir en el lugar 84 .

Caso contrario resultó la actuación de la expedición paralímpica, donde México terminó en el lugar 20 con 22 preseas: 7 de oro, 2 de plata y 13 de bronce, una faena superior a la conseguida en Beijing 2008, Londres 2012 y Río 2016.

La subcampeona olímpica de Atenas 2004 y directora de la Comisión Nacional del Deporte de México, Ana Gabriela Guevara, formó parte de la presidencia de este sorteo inédito celebrando el Día de la Independencia.