“Rampage: devastación”, del videojuego al cine