(Foto: Getty Images)
(Foto: Getty Images)

Tiene solo 7 años y el jurado de D.C. solo podía verla del cuello hacia arriba, con su lazo rosado para el cabello y el hilo verde azulado entretejido en sus trenzas. Escondidos de la vista del jurado estaban sus jeans azules y su blusa de flores.

Frente a ella, en el estrado de los testigos, había una caja de crayones, una pelota antiestrés y un peluche de Scooby-Doo, con el que jugaba mientras hablaba de la noche en que dijo que vio al novio de su madre golpear a su hermano de 2 años, apodado Ace, en su habitación.

"Entró con su cara de loco y Ace estaba llorando en la litera", dijo.

Luego, sin soltar el Scooby-Doo, le mostró al jurado cómo el novio de su madre sometió a su hermano en una cama y lo golpeó.

"No dejaba de llorar", explicó la niña.

Para los fiscales, la niña es el único testigo ocular en el caso contra el novio de la madre, James Embre, de 26 años, que está siendo juzgado por un cargo de asesinato. Dicen que Embre, enojado por tener que llevar al niño a su casa desde la guardería el 17 de abril de 2018, estaba fumando marihuana y jugando videojuegos con la madre de los niños cuando de pronto entró a la habitación y golpeó al niño.

Pero el abogado de Embre, Jonathan Zucker, presentó una defensa impactante. Le dijo al jurado que su cliente no golpeó a Ace y argumentó que el niño fue asesinado por otra persona en el departamento ubicado en el sudeste de Washington. Incluso señaló a la pequeña y a su madre como sospechosas.

"Ella es una niña muy perturbada que tenía la costumbre de lastimar a Ace", dijo Zucker sobre la niña de 7 años. Añadió que sus acusaciones, a las que calificó de "fantasías y fabricaciones", son la única evidencia contra su cliente.

Es raro que un niña tan pequeña sea testigo en un juicio por asesinato, sin embargo, ha sido objeto de intensos interrogatorios. Está programada para regresar el lunes.

Tanto Zucker como Cynthia Wright, una asistente del fiscal estadounidense que se especializa en casos relacionados con la muerte de bebés y niños pequeños, han tenido dificultades para lograr que la niña se concentre en los testimonios. En un momento, la jueza Juliet McKenna alentó a la niña a tomar un descanso y a jugar por los pasillos del tribunal con Wright.

Lo que rápidamente se hizo evidente fue que el testimonio de la niña a menudo era contradictorio. En un primer momento, ella dijo que Embre nunca la golpeó a ella ni a su hermano. Luego dijo que Embre golpeó a su hermano en la espalda. Luego dijo que Embre golpeó a su hermano en el estómago. Sin embargo, al final repitió que Embre nunca los golpeó.

Zucker reprodujo los videos en los que la niña dice que Embre la golpeó a ella y a su hermano. Pero en el estrado, dependiendo de cómo Zucker o Wright hicieran preguntas, ella elaboró ​​sus afirmaciones o negaciones. Incluso llegó a decir que algunas de sus declaraciones anteriores las hizo porque estaba siendo muy "dramática".

La niña a menudo se encogió de hombros, lo que llevó a McKenna a recordarle que "debía usar sus palabras".

Antes de que comenzara el juicio, Zucker se opuso a que Wright llamara a la niña de 7 años como testigo debido a su edad. Wright argumentó que a Zucker no se le debería permitir nombrar a la hermana de Ace o la madre de los niños como sospechosos alternativos, y dijo que no había evidencia confiable en su contra. McKenna los anuló a ambos.

Wright dijo al jurado en su declaración de apertura que Embre se enojó por haber tenido que llevar a Ace a su guardería aquel día de abril, cuando se encontraba en su apartamento en la cuadra 3400 de A Street, en el sureste de Washington.

La foto del pequeño Ace (Crédito: Washington Post)
La foto del pequeño Ace (Crédito: Washington Post)

Más tarde esa noche, el fiscal dijo: Embre y la madre de los niños, Ziykillya Thurman-Ahmad, estaban en su habitación fumando y bebiendo. Embre fue varias veces a la habitación donde estaban Ace y su hermana, dijo Wright, y golpeó al niño.

En cierto momento, explicó Wright, Embre se apresuró y dijo que Ace no estaba respirando y que había vomitado.

Wright le dijo al jurado que Ace tenía fracturas en las costillas y que había evidencia de contusiones previas. Ella dijo que sangraba internamente de un hígado lacerado y una arteria que suministra sangre al corazón.

"En menos de dos horas, este hermoso y saludable niño estaba muerto", dijo Wright, mostrando dos fotos del tamaño de un póster. Una mostraba a Ace sonriendo; la otro lo mostró en la morgue.

Zucker le dijo al jurado que Embre no tenía antecedentes de abuso.

El abogado centró su atención en los demás que habían estado en el departamento. La hermana del niño había sido castigada en la escuela por meterse en peleas cuando era más joven, dijo Zucker. Dijo que su madre le dijo a las autoridades que la niña una vez le dejó el ojo morado a su hermano.

Después de que Ace murió, detalló Zucker, la niña fue colocada temporalmente en un hogar de acogida mientras se investigaba el caso.

Zucker también le dijo al jurado que la madre de los niños debería ser considerada como posible sospechoso. Thurman-Ahmad tiene antecedentes de enfermedad mental, uso de drogas ilegales y fue una niña maltratada, explicó Zucker.

Las autoridades fueron alertadas de las heridas de Ace cuando Thurman-Ahmad, de quien también se espera que testifique, llamó al 911 y luego salió corriendo para llamar a un oficial de policía.

Mientras se mostraba un dramático video del cuerpo al jurado, el oficial de policía de DC, Jeffrey Buchanan, describió cómo él y sus colegas trataron de revivir al niño en la parte trasera de una patrulla.

"Vamos, grandote. Vamos", implora uno de los oficiales en el video. Ace, vestido con una camiseta amarilla y pantalones cortos de entrenamiento, parecía sin vida cuando uno de los oficiales le metió dos dedos por la garganta para ver si algo bloqueaba las vías respiratorias del niño. Luego, el oficial comenzó la RCP, presionando rítmicamente el pecho del niño, dándole la vuelta y empujando su espalda.

El oficial que realizó la RCP está "bastante golpeado emocionalmente", testificó Buchanan, con la voz quebrada.

Segundos después, en el video, se escuchan al fondo las sirenas de la ambulancia. Ace, acompañado por Embre, fue llevado a un hospital.

Thurman-Ahmad y su hija lo siguieron en otro coche de la policía.

Los miembros del jurado que miraron el video escucharon cómo Thurman-Ahmad gritaba e interrogaba a su hija.

"¿Qué pasó?", le pregunta Thurman-Ahmad.

"No sé", responde la niña.

"¿Qué quieres decir con que no lo sabes? Estuviste allí con Ace", dice Thurman-Ahmad. "¿James hizo algo? ¿Qué hizo? ¿Lo azotó? Dime ¿Qué hizo él?"

Su hija responde: "No sé".

Thurman-Ahmad le responde: "No puedes decir que no sabes".

Su hija luego le explica que Embre tenía su "cara de loco" cuando entró a la habitación y dijo que sí "golpeó a Ace".

Antes, cuando todavía estaba en el departamento, la niña le dijo a un oficial de policía que Ace se cayó dos veces de la litera.

El abogado de Embre insiste en que un solo golpe no hubiera provocado las múltiples heridas que tenía el niño. Zucker argumentó que la evidencia muestra que Ace fue golpeado varias veces.

En la corte, Zucker intentó que la niña admitiera haber lastimado a su hermano, ya sea a propósito o por accidente.

"Nunca lastimé a Ace", dijo con una voz alzada.

"¿Alguna vez saltaste o te paraste en Ace?", preguntó Zucker.

"¿Cómo salto sobre un niño de 2 años?", preguntó la niña. "Nunca le hice nada".

Cuando la niña terminó de testificar el jueves por la noche, caminó hacia Zucker, lo abrazó y le dio una foto que había coloreado mientras testificaba. Luego abrazó a Wright.