(EFE)
(EFE)

La frase "principales causas de muerte en Estados Unidos" trae a la mente palabras como cáncer, enfermedades cardíacas, suicidio y sobredosis de drogas. Sin embargo, una nueva investigación publicada este mes en la Academia Nacional de Ciencias arrojó que los jóvenes estadounidenses tienen una alta probabilidad de ser asesinados por un policía.

Sin importar la raza, los asesinatos policiales son la sexta causa de muerte entre hombres que tienen entre 25 y 29 años, según un estudio dirigido por Frank Edwards de la Universidad de Rutgers, con un riesgo de mortalidad anual de 1.8 fallecimientos por cada 100,000 personas. La muerte accidental, una categoría que incluye accidentes automovilísticos y sobredosis de drogas, fue la causa principal con 76.6 muertes por cada 100,000, y seguida por suicidio (26.7), otros homicidios (22.0), enfermedades del corazón (7.0) y cáncer (6.3).

Los datos utilizados en el estudio no diferenciaron entre asesinatos policiales que luego se determinaron justificados y los que no. Los datos del FBI muestran que cada año entre 400 y 500 homicidios están justificados, o lo que en otras palabras se definiría como "asesinato de un delincuente por un agente de la ley en el cumplimiento del deber". Esas muertes representan aproximadamente la mitad de los asesinatos anuales, según cifras del Washington Post.

Para un hombre negro, el riesgo de ser asesinado por un oficial de policía es aproximadamente 2.5 veces mayor que el de un hombre blanco. "Nuestros modelos predicen que aproximadamente 1 de cada 1,000 hombres y niños negros serán asesinados por la policía", escribieron los autores.

NYPD (Foto: Archivo)
NYPD (Foto: Archivo)

Los asesinatos policiales representan el 1.6 por ciento de todas las muertes de hombres negros que tienen entre 20 y 24 años, halló el estudio. Entre los hombres blancos, la policía es responsable del 0,5 por ciento de todas las muertes. Un hombre negro de 40 años tiene el mismo riesgo de ser asesinado por un oficial de policía que un hombre blanco de 20 años.

Debido a que no existen datos federales confiables para los asesinatos policiales, los autores recurrieron a los datos recopilados por Fatal Encounters, un proyecto que utiliza informes de noticias, solicitudes de registros públicos e información de crowdsourcing para contar las muertes relacionadas con los datos oficiales. Los autores señalan que Fatal Encounters fue "respaldado como una fuente sólida de datos" por la Oficina Federal de Estadísticas de Justicia en un informe de 2016, pero advierten que los datos probablemente no cuentan el número de asesinatos involucrados por oficiales: "Si alguna muerte no es cubierta por organizaciones de noticias o no está documentada en registros públicos de búsqueda", señalan," no aparecerá en los datos ".

Los asesinatos policiales son mucho más comunes en los Estados Unidos que en otras democracias avanzadas. Eso se debe en parte a que EEUU tiene una tasa de homicidios mucho más alta, "25,2 veces mayor", que países económicamente similares, según un estudio de 2016. La investigación muestra que uno de los principales impulsores de esa diferencia es la alta tasa de posesión de armas del país: los estadounidenses representan el 4 por ciento de la población mundial, pero poseen casi la mitad de las armas en el mundo.

(AP)
(AP)

La investigación muestra que las altas tasas de violencia y propiedad de armas de la nación hacen que muchos policías tengan miedo de sus vidas. Los datos recopilados por el National Memorial Enforcement Police Memorial Fund muestran que, en los últimos años, de 100 a 200 oficiales son asesinados anualmente en el cumplimiento del deber. Y otra investigación muestra que es más probable que un policía sea asesinado en el cumplimiento del deber en estados con leyes de armas más permisivas.

Los oficiales pueden responder a la amenaza de violencia utilizando su propia fuerza letal: se descubrió que más de la mitad de las 544 personas asesinadas a tiros por la policía en 2019 portaban armas de fuego, según datos recopilados por The Washington Post.