Un niño de 3 años abandonado fue encontrado en un campo de maíz en Texas con su nombre y número de teléfono escritos en sus zapatos, de acuerdo con la Oficina de Aduanas y Protección de Fronteras de EEUU
Un niño de 3 años abandonado fue encontrado en un campo de maíz en Texas con su nombre y número de teléfono escritos en sus zapatos, de acuerdo con la Oficina de Aduanas y Protección de Fronteras de EEUU

Un niño abandonado de 3 años de edad fue encontrado llorando en un campo de maíz en Texas, cerca de la frontera entre Estados Unidos y México, el martes por la mañana, según la Oficina de Aduanas y Protección de Fronteras de EEUU

Los funcionarios dijeron que el niño tenía su nombre y un número de teléfono escritos en sus zapatos, y que estaban tratando de comunicarse con su familia. Dijeron que el niño podría haber estado viajando con un grupo más grande de migrantes que huyeron cuando vieron a los agentes de la Patrulla Fronteriza acercándose, dejándolo solo en el campo.

La agencia no respondió de inmediato a una solicitud a última hora del martes para obtener más información, como por ejemplo, dónde estaba pasando la noche el niño. Según NBC News, los funcionarios no han podido localizar a los padres del niño de 3 años hasta el momento y están trabajando para transferirlo a la custodia del Departamento de Salud y Servicios Humanos.

Rodolfo Karisch, el principal agente de la Patrulla Fronteriza en el Valle del Río Grande, dijo a NBC News que el niño, que fue encontrado cerca de Brownsville, Texas, pudo haber sido abandonado por contrabandistas. Los agentes llevaron al niño a una estación fronteriza cercana y le dieron películas para ver mientras intentaban contactar a sus padres. El chico parecía estar de buen humor, dijo Karisch.

El descubrimiento se produce cuando un número cada vez mayor de familias con niños cruzan la frontera sur, lo que lleva al comisionado de Aduanas y Protección Fronteriza de los Estados Unidos, Kevin K. McAleenan, a declarar el mes pasado que la seguridad fronteriza estaba "en un punto de ruptura".

A principios de marzo, un niño de 2 años no acompañado estaba entre los 700 migrantes que fueron detenidos en El Paso en una sola noche.

Los funcionarios han expresado su preocupación por el creciente número de menores no acompañados que se encuentran recluidos en celdas de detención porque el HHS no puede encontrar refugios para ubicarlos lo suficientemente rápido, informaron Nick Miroff y Maria Sacchetti del Washington Post. De los 1,350 niños que estaban detenidos en celdas sin padres en marzo, el 20 por ciento tenía 12 años o menos.

Si bien los niños solo pueden permanecer legalmente bajo la custodia de la CBP durante menos de 72 horas, los funcionarios le dijeron a The Post en marzo que los mantuvieron en celdas de detención por períodos más prolongados porque el HHS no tenía dónde ponerlos, dejando a la agencia sin otra opción.