Este nuevo “taser” alerta a las autoridades en el momento en que dispara (Cortesía de Noonlight)
Este nuevo “taser” alerta a las autoridades en el momento en que dispara (Cortesía de Noonlight)

Cuando estás ante una emergencia, llamar a la policía suele ser una idea que llega demasiado tarde.

Eso es exactamente lo que los clientes le dijeron a Axon cuando la compañía, que fabrica pistolas taser para la autodefensa y las autoridades de seguridad, solicitó opiniones de las personas que habían usado sus productos.

Su solución: un nuevo taser que automáticamente alerta a las autoridades tan pronto como se dispara el arma.

"Cuando estás en una situación de estrés y tu enfoque se reduce a alejarse de alguien, entonces pequeños detalles como descolgar el teléfono y llamar a la policía se pueden escapar (de tu control)", comenta Annie Pratt, directora de productos de consumo de Axon. "Queríamos crear un dispositivo que no requiera que las personas tengan que recordar ese último paso".

Para hacerlo posible, Axon se ha asociado con Noonlight, una compañía que crea una aplicación que conecta automáticamente a las personas con los servicios de emergencia. Para conectar a los usuarios con la policía, el taser siempre se empareja con la aplicación de Noonlight, según dijeron los funcionarios de ambas compañías a The Washington Post. Cuando se presiona el disparador en el TASER Pulse+, una baliza en el dispositivo se comunica con la aplicación, lo que alerta a las autoridades de que se está desarrollando una posible emergencia. Al utilizar la información de la aplicación, incluido el GPS, las autoridades tienen acceso a la identificación y ubicación del usuario, incluso cuando alguien está huyendo de la escena del incidente.

"Todo sucede en tiempo real", afirma Nick Droege, cofundador de Noonlight. "Enviamos servicios de emergencia, el usuario recibe un mensaje de texto y una llamada para que puedan explicar lo que sucedió".

"También podríamos tener su información de salud, que incluye información sobre alergias y el uso de medicamentos, además de toda la información de su perfil", recalcó.

Esta aplicación da detalles de la localización del usuario, entre otras funciones (Cortesía de Noonlight)
Esta aplicación da detalles de la localización del usuario, entre otras funciones (Cortesía de Noonlight)

Si un propietario de taser presiona el gatillo del dispositivo mientras la seguro está activado, comenta Pratt, la policía no recibe alertas. Si los clientes no necesitan la ayuda de las autoridades después de disparar el arma, o si han apretado el gatillo por error, un usuario puede cancelar una alarma activa compartiendo un código de cuatro dígitos después de recibir un mensaje de texto de los operadores de la compañía preguntándoles si ellos necesitan ayuda.

El TASER Pulse + tiene un alcance de 4.5 metros y está diseñado para incapacitar a alguien durante 30 segundos. El dispositivo, que incluye acceso a Noonlight, cuesta alrededor de USD 470, según Axon.

La compañía se negó a revelar cuántas personas han comprado sus tasers y qué porcentaje de su base de clientes son propietarios individuales frente a agencias de cumplimiento de la ley.

Los tasers siguen siendo controvertidos debido al costo físico que pueden comportar. Un historial de casos cuestiona su efectividad, según algunos expertos.

"Las armas electrónicas rara vez funcionan siempre", indicó Ron Martinelli, un criminólogo forense, durante una entrevista a CNN en 2015, señalando que la incapacitación puede depender de dónde y cómo ambas sondas eléctricas golpean el cuerpo. "Históricamente, tienden a ser aproximadamente un 60 por ciento efectivo".

Droege dijo que su objetivo a largo plazo es crear tecnología que elimina por completo la carga de contactar a las autoridades cuando alguien se encuentra en una situación de emergencia. Para llegar allí, dijo, Noonlight se asociará con compañías que crean dispositivos portátiles y tecnología médica capaz de detectar cuando alguien está en peligro físico.

En septiembre, Noonlight agregó una característica a su aplicación conocida como "detección y respuesta automática de fallas". La aplicación utiliza un algoritmo que aprovecha los sensores de un teléfono inteligente, lo que permite que la plataforma mida y detecte cambios minúsculos en la ubicación, el movimiento y la fuerza del usuario.

Para que la detección funcione con precisión a través de un teléfono inteligente, remarca Droege, el sistema se basa en un GPS, un acelerómetro y un giroscopio que se utilizan para mantener la orientación. La aplicación también puede conectarse a sensores como el medidor de proximidad de un teléfono o un magnetómetro. El primero mide la proximidad de un teléfono a otro objeto y el segundo proporciona al teléfono una orientación al campo magnético de la tierra.

Los sensores se utilizan junto a datos analíticos de miles de millones de kilómetros de datos del conductor de Zendrive, una compañía que acumula datos sobre el comportamiento del conductor, como la conducción agresiva y distraída. Droege agrega que un algoritmo estudia los flujos duales de información y señala que los datos se actualizan regularmente con la esperanza de mejorar la posición del algoritmo.

Si los sensores detectan un cambio repentino en el movimiento y la fuerza que indica que el usuario ha estado involucrado en un accidente, la aplicación alerta a la policía sin que el usuario lo indique.

"Ni siquiera tiene que manejar un vehículo para que funcione esta plataforma", dijo Droege en octubre. "También podrías estar en una bicicleta o en una scooter Bird o Lime, y la aplicación sabrá si has estado en un accidente".