Una comisión está llevando a cabo una iniciativa para cambiar el nombre de la calle donde se encuentra la embajada de Arabia Saudita en Washington por el nombre de “Jamal Khashoggi Way” (The Washington Post / Katherine Frey)
Una comisión está llevando a cabo una iniciativa para cambiar el nombre de la calle donde se encuentra la embajada de Arabia Saudita en Washington por el nombre de “Jamal Khashoggi Way” (The Washington Post / Katherine Frey)

Washington – Un panel asesor de un vecindario de Washington, que generalmente se enfoca en solicitudes de licencias de licor y otras preocupaciones locales, se ha metido de lleno en el furor internacional provocado por el asesinato del periodista Jamal Khashoggi en el consulado saudí en Estambul.

Se espera que la Comisión Consultiva de Vecindad 2A, que es así como se conoce al panel, vote el miércoles para cambiar el nombre de la calle frente a la Embajada de Arabia Saudita por Khashoggi, el columnista de opinión de The Washington Post que residía en Virginia.

Según la propuesta, el lado este de New Hampshire Avenue, entre la F Street y Juarez Circle, se convertiría en "Jamal Kashoggi Way". En el lado oeste de New Hampshire Avenue NW se encuentra el complejo Watergate.

La medida tendría que ser aprobada por el Consejo de DC y, como pasa con toda la legislación local, estaría sujeta a la revisión del Congreso.

La CIA concluyó que el asesinato de Khashoggi el 2 de octubre se llevó a cabo a instancias del príncipe heredero de la corona de Arabia Saudita Mohammed bin Salmon, una afirmación que ha sido cuestionada por el presidente Donald Trump, que está tratando de mantener fuertes lazos diplomáticos con el régimen. Los funcionarios saudíes han negado la participación del príncipe.

William Kennedy Smith, presidente de ANC, dijo que espera que la comisión apruebe la resolución. Pero también dijo que los saudíes "tienen muchos amigos y recursos para evitarlo".

Smith apuntó que cambiar el nombre de la calle no solo pretende ser un recordatorio del asesinato de Khashoggi, sino también serviría para promover la importancia de una prensa libre y la libertad de expresión.

"Cuando no defendemos esos valores, otorga permiso a otros que quizás sean más brutales para tomar medidas", argumentaba Smith.

El hombre, sobrino del presidente John F. Kennedy, reconoció que los asuntos globales no son el ámbito normal de ANC. Pero dijo que la silenciosa respuesta de Trump respecto al asesinato de Khashoggi y su incesante crítica de la prensa ha creado una oportunidad para que la comisión se involucre.

"Hay un vacío en términos de respuesta de Estados Unidos a esta situación y se alimenta en una conversación más amplia sobre el papel de la prensa libre", dijo Smith. "Es una conversación que se desarrolla en nuestro propio país cuando tiene un presidente que presenta teorías de conspiración y argumentos que no tienen ninguna base real. Tiene el lenguaje sobre 'enemigos de la gente' y 'noticias falsas' que se aplica a una amplia variedad de periodismo serio que no está alineado con los intereses del presidente".

Un portavoz de la Embajada de Arabia Saudita no respondió a una solicitud de comentarios.

Noha Kashoggi, la hija del columnista, tampoco respondió a un correo electrónico para buscar la reacción de la familia.

Sin embargo, Smith, afirmó que había recibido la noticia de que la familia apoya la idea del cambio de nombre. "Era importante saber que se sienten cómodos con esto", agregó.

A principios de este año, un cartel en la calle que honraba al disidente ruso Boris Nemtsov fue revelado frente a la embajada rusa en la avenida Wisconsin. Un crítico del presidente ruso Vladimir Putin, Nmetsov recibió un disparo desde atrás en Moscú, en 2015. Y el año pasado, el senador Ted Cruz (republicano por Texas), volvió a introducir una legislación para cambiar el nombre de la calle frente a la embajada china "Liu Xiaobo Plaza", "para honrar al activista de derechos humanos en ese país que murió en cautiverio chino en 2017".

La idea de conmemorar la muerte de Khashoggi en Washington se propuso por primera vez el mes pasado a través e una petición en línea que recibió más de 7.500 firmas.

Michael Werz, miembro del Center for American Progress, y Gary Schmitt, un erudito residente en el American Enterprise Institute, son amigos desde hace mucho tiempo a pesar de sus diferencias políticas.

En la muerte de Khashoggi, ambos encontraron una causa común y lanzaron la campaña de petición .

"Cambiar el nombre de la calle es un buen recordatorio de que hay límites a lo que toleramos", dijo Schmitt.

Ambos dijeron que estaban sorprendidos por el éxito de su petición, que publicaron en Change.org. Un hombre, al firmar, escribió: "Los saudíes tienen que recordar su horrible crimen todos los días".

"Esto ha sido un asalto a los principios estadounidenses fundamentales", dijo Werz. "Es una conversación muy fuerte y alentadora", añadió al respecto.