Amazon anunció que construirá dos nuevos centros de operaciones con cerca de 50.000 nuevos empleados (Amazon)
Amazon anunció que construirá dos nuevos centros de operaciones con cerca de 50.000 nuevos empleados (Amazon)

Washington – El Distrito de Columbia (DC) ofreció a Amazon hasta USD 1.000 millones en incentivos fiscales para abrir una segunda sede con 50.000 empleos en ese lugar, probablemente el incentivo más grande ofrecido por esa ciudad a un solo empleador, pero también mucho menos que otras jurisdicciones.

El paquete, publicado por el alcalde demócrata Muriel E. Bowser, ofrecía una combinación de descuentos en impuestos a la propiedad, las ventas y las franquicias corporativas durante un período de 15 años, tal y como se describe en una ley de la ciudad con el objetivo de atraer empleos tecnológicos a la ciudad.

La oficina de Bowser estimó el valor del paquete en entre USD 488 millones y los USD 1.053 millones dependiendo de la cantidad de empleos que Amazon hubiera creado, cuántos fueron ocupados por residentes de Washington, cuánto espacio de oficinas ocupó la compañía y otros factores.

A diferencia de estados como Maryland o Nueva Jersey, que aprobaron subsidios mucho más grandes especialmente para Amazon, todos los incentivos que la ciudad ofrecía a Amazon estaban disponibles para otros empleadores considerados como "compañías de alta tecnología calificadas" bajo una ley del 2000, según dijo el vicealcalde Brian Kenner en una entrevista.

"Es algo para lo que todas las compañías que califican como compañías de alta tecnología podrían optar", agregó Kenner.

Washington ofreció otros beneficios a Amazon, incluidos unos permisos para los desarrolladores que construyen los nuevos edificios de Amazon, un enlace dedicado entre el gobierno de la ciudad y la compañía, un programa piloto de vehículos autónomos, la expansión de la red de fibra óptica de la ciudad y la integración de la tecnología de Amazon en el campus empresarial.

Bowser también prometió invertir los "ingresos adicionales" proporcionados por el proyecto HQ2 a iniciativas de viviendas asequibles, que según la propuesta permitiría la creación de 20.000 unidades adicionales a lo largo del proyecto.

El debate sobre los subsidios públicos ha continuado más allá de la selección de la compañía, que anunció hace unos días cuando dijo que en lugar de construir un centro para albergar a 50.000 empleados, movería 25.000 puestos de trabajo a Crystal City, en el norte de Virginia, y Long Island, en Nueva York.

Maryland ofreció más de ocho veces lo que hizo DC., un estimado de USD 8.5 mil millones, mientras que Virginia y el condado de Arlington acordaron proporcionar a la compañía USD 573 millones para 25.000 empleos más USD 223 millones para mejoras en el transporte que también deberían beneficiar a la comunidad.

Además, Virginia acordó ayudar a proporcionar USD 1.100 millones a lo largo de veinte años para expandir la educación superior tecnológica en el estado, incluido un nuevo campus de Virginia Tech en Alexandria, a poca distancia del sitio de Amazon.

Cuando Amazon anunció su decisión, Bowser emitió una declaración en la que señalaba esa decisión suponía una "victoria para DC". Además, pedía a la región que mejorara el transporte público e invirtiera en viviendas asequibles, una de las principales prioridades de su administración desde que asumió el cargo en 2015.

Kenner afirmó que Amazon claramente había hecho del acceso a la capital de la nación una prioridad. Afirmó que ya había oído hablar de las universidades locales que están interesadas en actualizar su plan de estudios para adaptarse a las necesidades de Amazon.

"Creo que se acercaron a Washington tanto como pudieron", subrayó. "Sabemos que una de las razones por las que eligieron esta región es una fuerza laboral altamente educada y un gran transporte público y, francamente, estamos en una región que está creciendo".

La decisión de Amazon provocó que algunas jurisdicciones hicieran un examen de conciencia, como DC, y pensaran por qué no fueron seleccionadas por Amazon. Pero también causó algunas controversias entre los lugares ganadores, particularmente en la ciudad de Nueva York. La ciudad ofreció créditos impositivos equivalentes a USD 48.000 por cada nuevo trabajo, mientras que Virginia ofreció USD 22.000 por cada puesto.

Los líderes de Virginia han reaccionado positivamente al acuerdo elaborado por el gobernador demócrata Ralph Northam. Pero los políticos de la ciudad criticaron el paquete negociado por el gobernador demócrata Andrew Cuomo.

"Si Nueva York tiene lo que Amazon quiere, ¿Por qué le está pagando tanto a la compañía para hacer el cambio?", escribió el comité editorial de The New York Times hace unos días, al tiempo que calificaba esa maniobra política de "mal negocio".

Para que una empresa de alta tecnología pueda recibir incentivos bajo la ley de DC tiene que cumplir con lo siguiente: más de la mitad de las operaciones de la compañía deben estar relacionadas con internet, el comercio electrónico o las actividades similares.

Antes de que la oferta de Bowser se hiciera pública, el miembro del Consejo de Defensa, Jack Evans, dijo que la elección de Crystal City era "la mejor de todas".

Otros miembros del consejo rápidamente centraron su atención en los problemas de la ciudad. El miembro del consejo Charles Allen, dijo que la principal prioridad para la ciudad debería ser la planificación de las reparaciones de infraestructura y transporte. El miembro del consejo David Grosso apuntó que las políticas progresistas de la ciudad lo colocan en una "muy buen posición" para lidiar con Amazon.

Una desventaja para la oferta de DC para el proyecto de Amazon fue que, a diferencia de otros competidores, carecía de un solo sitio para acomodar todo el desarrollo. El equipo económico de Bowser, en cambio, propuso cuatro vecindarios a Amazon que ya están experimentando un rápido crecimiento y reunió ofertas que incluyen una mezcla de sitios públicos y privados en asociación con los desarrolladores.

A diferencia de los funcionarios de Maryland y Virginia, Bowser hizo que gran parte de su propuesta, incluidas las ubicaciones, estuvieran disponibles para el público, aunque mantuvo los detalles del paquete de subsidios durante meses.

En lugar de centrarse en lo que podría haber sido, Kenner dijo que era hora de volver al trabajo de hacer que la región sea más accesible para más personas, una necesidad cada vez más aguda con los primeros empleados de Amazon programados para comenzar el próximo año.

"Vamos a seguir siendo muy agresivos con la vivienda y presionaremos a nuestros socios regionales para que también sean agresivos con la vivienda", remarcó.