Un pavo en una granja de Massachusetts (REUTERS/Brian Snyder)
Un pavo en una granja de Massachusetts (REUTERS/Brian Snyder)

La celebración del Día de Acción de Gracias en Estados Unidos está a la vuelta de la esquina. Mientras tanto, los funcionarios de salud están tratando de identificar la fuente de un brote de enfermedad por salmonela vinculado a los productos crudos de pavo que se ha extendido a 35 estados y ha enfermado a 164 personas.

El brote, que comenzó hace un año, ha enviado a 63 personas al hospital. Una persona en California ha muerto. La cepa de salmonela se ha encontrado en alimentos crudos de pavo para mascotas en Minnesota, productos crudos de pavo recolectados en hogares y pavos vivos de varios estados, lo que indica que la bacteria está muy extendida en la industria.

Según los funcionarios del Departamento de Agricultura y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés), no se ha identificado ningún proveedor común, por lo que los grupos de consumidores solicitan los nombres de las marcas, los mataderos e instalaciones de procesamiento donde se detectó la cepa en las muestras.

"Cuando se acerca un día feriado importante en el que se sabe que es probable que los consumidores consuman esos alimentos en cuestión, creemos que la agencia tiene la obligación de dar a la población cualquier información que tenga", indicó Laura MacCleery, directora de políticas del Centro para la Ciencia en el Interés Público.

Los funcionarios de salud dicen que la investigación ha sido compleja porque la cepa ha sido identificada en una amplia gama de productos, y los investigadores han estado entrevistando a personas enfermas para rastrearlas hasta llegar a una única fuente. Sin una fuente o proveedor del producto o productos que enferman a las personas, los funcionarios dicen que el mejor consejo para los consumidores es manejar el pavo crudo con cuidado, incluso lavarse las manos, las tablas de cortar y otros utensilios después de tocar el animal. También recomiendan cocinarlo completamente para prevenir la enfermedad.

La salmonela causa más de un millón de enfermedades cada año, y la fuente principal es la comida. Los síntomas de la infección por salmonela incluyen diarrea, dolor abdominal y fiebre. Los síntomas, generalmente, comienzan dentro de las 12 a 96 horas posteriores a la exposición, pero pueden comenzar hasta una o dos semanas después de que una persona haya estado expuesta a la bacteria. La mayoría de las personas infectadas con la bacteria se recuperan en una semana sin necesidad de tratamiento, pero los casos graves pueden requerir hospitalizaciones por infecciones invasivas, como meningitis e infecciones del torrente sanguíneo.

Se pueden usar antibióticos para tratar infecciones más graves. Según los CDC, en el brote actual se encontró que las muestras de la bacteria tenían niveles variables de resistencia a los antibióticos. Pero la mayoría de los antibióticos de uso común deben ser efectivos, y el consejo de los CDC para los médicos es el mismo para este brote. Los proveedores de atención médica deben ordenar pruebas específicas para los pacientes para asegurarse de que se tratan con el antibiótico adecuado.

En los últimos días, los grupos de consumidores han pedido al Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA por sus siglas en inglés) que identifique las marcas de pavo que se han vinculado al brote y que revelen los nombres de las compañías que operan los 22 mataderos y las 7 instalaciones de procesamiento donde se encontró la cepa bacteriana. La cepa en esas muestras está estrechamente relacionada con la cepa que se encuentra en las personas enfermas, y proporciona más evidencia de que las personas se enfermaron al preparar productos crudos de pavo, según los CDC.

En una carta enviada al secretario de Agricultura, Sonny Perdue, una coalición de grupos de consumidores hizo un llamamiento al USDA para que divulgara la información.

"Proporcionar esta información permitiría a algunos consumidores evitar los productos de pavo que, con mayor probabilidad, pueden estar contaminados con la peligrosa salmonela", dijo Safe Food Coalition, que incluye varios grupos de consumidores, como Consumer Reports y la Federación Estadounidense de Consumidores.

Pero el Servicio de Inspección y Seguridad Alimentaria del USDA, que está monitoreando el brote, manifestó en una declaración que sería "extremadamente irresponsable e imprudente" identificar las marcas o nombrar a las compañías que operan las instalaciones "cuando todavía no se ha podido relacionar un lugar con la enfermedad".

La Federación Nacional del Pavo de Estados Unidos subrayó que sus productores siguen "programas integrales de control de patógenos", desde el criadero hasta el procesamiento, para reducir las bacterias. En las plantas de procesamiento, el enfoque está en las áreas donde es más probable que ocurra la contaminación. El grupo industrial apuntó que los productos usan enjuagues de grado alimentario que matan o reducen el crecimiento de bacterias, aerosoles orgánicos para limpiar a los pavos e inhibir las bacterias, y los inspectores del USDA están "continuamente presentes" en todas las instalaciones de pavos para monitorear la seguridad alimentaria.

Según la federación, casi el 88 pro ciento de los estadounidenses encuestados por ese organismo comen pavo durante el día de Acción de Gracias. En 2017, estimaron que se comieron 44 millones de aves en esta festividad, 22 millones en Navidad y 19 millones en Semana Santa.

Desde que comenzó la investigación en febrero, los funcionarios estatales de salud pública han estado entrevistando a pacientes, revisando los recibos de compra y los datos de las tarjetas de los compradores, y probando los productos de pavo que tenían en sus hogares para buscar un proveedor común.

Los estados con el mayor número de casos son Minnesota (17), Illinois (16), California (13), Nueva York (12) y Texas (11). En febrero, un fabricante de alimentos para mascotas en Minneapolis, Raw for Paws, retiró cerca de 2.000 kilos de su comida para mascotas de pavo molido después de descubrir que dos niños se enfermaron tras ingerir ese alimento en su casa. La infección resultó en una enfermedad ósea grave y dolorosa, y uno de los niños fue hospitalizado, según los funcionarios del departamento de salud.