Aaron Hernández fue sentenciado a cadena perpetua por el asesinato de Odin Lloyd en 2013 (Archivo)
Aaron Hernández fue sentenciado a cadena perpetua por el asesinato de Odin Lloyd en 2013 (Archivo)

Poco a poco se van descubriendo más detalles sobre la breve y problemática vida de un antiguo asesino y jugador de la NFL condenado a muerte, Aaron Hernández. Él ha sido objeto de una exhaustiva investigación por parte del Boston Globe. Entre las revelaciones del reportaje, formado por seis partes y un podcast, está que el antiguo ala cerrada de los New England Patriots fue "abusado sexualmente" cuando era niño.

La investigación incluyó entrevistas con ex compañeros de equipo de Hernández, amigos y familiares y grabaciones de casi 300 llamadas telefónicas que hizo Hernández desde la prisión mientras cumplía una sentencia de cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional por el asesinato de Odin Lloyd en 2013. Cinco días antes de su suicidio, él fue declarado inocente de un doble homicidio ocurrido en 2012.

Entre las revelaciones está la afirmación de su hermano señalando que Aaron Hernández fue abusado cuando era un niño, algo que George Leontire, uno de los abogados de Hernández, también confirmó que le habían dicho. Sin embargo, ni Jonathan Hernández ni el abogado revelaron la identidad del presunto depredador. Jonathan Hernández dio a conocer otros perturbadores detalles, y dijo que él y su hermano siempre estaban "temerosos por las constantes golpizas de su padre" cuando eran niños y vivían en Bristol (Connecticut).

"Una vez levanté el teléfono para buscar ayuda", declaró Jonathan al Boston Globe sobre un episodio con su padre, Dennis. "Y su respuesta fue: 'Llámalos'. Me agarró el teléfono y me dijo: 'Te voy a golpear más fuerte, a ti y a tu hermano, y me van a tener que sacar cuando derriben la puerta'". En una grabación que obtuvo el diario, Hernández admitió que vivía en una casa donde habían discusiones "las 24 horas del día y los 7 días de la semana".

Su padre murió cuando Aaron estaba en la escuela secundaria. En ese tiempo, el ex jugador de la NFL fumaba marihuana con sus amigos y compañeros de equipo. También ocultó un secreto sobre su sexualidad. Un compañero de equipo, Dennis SanSoucie, confesó haber "mantenido relaciones sexuales" con Aaron durante la secundaria y la preparatoria. "Estábamos tratando de ocultar lo que hacíamos. No queríamos que la gente lo supiera".

Especialmente Dennis Hernández.

Los insultos homofóbicos se utilizaron "todo el tiempo en nuestra casa", comentó Jonathan Hernández al periódico de Boston. "Todo el tiempo. Esto no era aceptable para él".

Durante la autopsia se encontró que Hernández, que jugó en la NFL desde 2010 hasta 2012, tenía uno de los casos más avanzados de encefalopatía traumática crónica, la enfermedad degenerativa de los nervios. El equipo de la Universidad de Boston observó que la enfermedad "se asocia con la agresividad, la impulsividad, la depresión, la pérdida de memoria y otros cambios cognitivos". Sin embargo, las raíces de sus problemas se extienden más allá del fútbol ya que el diario descubrió detalles de su problemática infantil, el consumo de drogas y la sexualidad.

Desde que Hernández se suicidara en 2017 en la prisión, SanSoucie se ha declarado homosexual y cree que su difunto amigo y compañero de equipo estaría orgulloso de él.

"Realmente siento que recibí su aprobación", afirmó.