Leer durante la baja maternal puede ser una buena propuesta (iStock)
Leer durante la baja maternal puede ser una buena propuesta (iStock)

En el período previo a tener un bebé, descubrí que las personas parecen disfrutar dando a los futuros padres varios consejos.

Lo primero es práctico: duerme cuando el bebé duerma y no te preocupes por las tareas domésticas, está bien confiar en la comida para llevar por un tiempo. También están las terribles advertencias: me dijeron que perdería mi gusto por la comida, que ducharme se convertiría en un lujo soñado, y que no volvería a leer un libro.

Esas advertencias resultaron ser falsas, especialmente la última. Al menos en mi experiencia, los primeros meses de maternidad se convirtieron en un excelente momento para leer, y terminé teniendo una gran racha de lectura. Sin ningún orden en particular, aquí están los mejores libros que leí mientras estaba de baja.

Bad Blood, de John Carreyrou
Bad Blood, de John Carreyrou

Bad Blood, de John Carreyrou: un libro no ficticio sobre el fraude médico y tecnológico. Carreyro no destroza a Elizabeth Holmes, la carismática fundadora de la compañía, ni su proceso para llevar a cabo un engaño tan audaz. En ese relato puedes captar el daño que Holmes hizo a otros, explotando su genuino entusiasmo por su proyecto. En una era cada vez más cínica y desilusionada, Bad Blood es una poderosa advertencia sobre las virtudes y peligros de la esperanza.

La trilogía de “Old Filth” de Jane Gardam
La trilogía de “Old Filth” de Jane Gardam

La trilogía de Old Filth de Jane Gardam: Hacia el final de mi permiso de maternidad, leí una sucesión de libros profundamente deprimentes sobre el uso indebido de opiáceos (uno de ellos mencionaré más abajo) y pedí a mis amigos recomendaciones para libros que pudieran hacerme sentir mejor. La novelista Ayelet Waldman sugirió esta trilogía sobre un abogado colonial británico que regresa a su hogar en Inglaterra tras su jubilación. A primera vista, parece que podría ser una historia amarga: la esposa del abogado ha tenido una larga relación con su rival profesional, que compra la casa en el futuro. En cambio, las novelas se desarrollan de una manera inesperada y tierna, revelando las capacidades de bondad y franqueza de los personajes.

“Ninety-Nine Glimpses of Princess Margaret”, de Craig Brown
“Ninety-Nine Glimpses of Princess Margaret”, de Craig Brown

Ninety-Nine Glimpses of Princess Margaret, de Craig Brown: escribir un libro en fragmentos es algo difícil de lograr, pero bien hecho, puede ser excepcionalmente impresionante: la novela de Renata Adler, Speedboat, las memorias de embarazo de Maggie Nelson, The Aeronauts, y la novela de Jenny Offill, Dept. of Sepeculation, son algunos de mis ejemplos favoritos. Brown captura las decepciones y aburrimientos de la Princesa Margaret, pero lo que los observadores, fanáticos y críticos decían de ella.

“Less”, de Andrew Sean Greer
“Less”, de Andrew Sean Greer

Less, de Andrew Sean Greer: si alguna vez necesitas una pequeña y perfecta joya de libro, ese es el mejor título. La novela de Greer sobre un hombre gay de mediana edad y con el corazón roto no se hace pesada para el lector. Greer usa los viajes de su personaje principal para mostrar su angustia como algo desafiante e hilarantes. Estamos en un momento político en el que la amabilidad y la sinceridad están infravaloradas. Less es un testimonio eficaz de por qué esas cualidades son importantes.

“Circe”, de Madeline Miller
“Circe”, de Madeline Miller

Circe, de Madeline Miller: Miller no es la primera persona que vuelve a contar un cuento de hadas o un mito desde la perspectiva de una mujer. Sin embargo, rara vez he disfrutado de una entrada en esa industria artesanal literaria tanto como esta. Miller hace un hermoso trabajo explorando lo que podría significar ser divino y pone un ojo que ilumina e ilumina no solo a la hechicera de Odiseo, sino también al héroe.

“The Great Believers”, de Rebecca Makkai
“The Great Believers”, de Rebecca Makkai

The Great Believers, de Rebecca Makkai: Esta novela es, a la vez, un misterio de historia del arte, una crónica de los primeros años de la crisis del Sida en Chicago y el activismo radical que supuso una respuesta a la epidemia, y una historia de terror de floración lenta. Me gustó A Little Life de Hanya Yanagihara, que en 2015 fue aclamada, al menos por algunos lectores, como una gran novela gay. The Great Believers tiene algunos elementos en común con ese libro, pero a la vez es menos macabro y más profundamente afectivo. A veces, un bisturí limpio corta más profundo que un texto grotesco más atemorizante.

“Varina”, de Charles Frazier
“Varina”, de Charles Frazier

Varina, de Charles Frazier: Los cargos de complicidad están aumentando en nuestro discurso nacional, que es una de las razones por las que aprecié tanto la novela de Frazier sobre Varina Davis, la primera dama de la Confederación. El libro está estructurado en parte como una conversación entre Davis y Jim Limber. Davis se había liberado de la esclavitud y había sido el pupilo de Limber hacia el final de la Guerra Civil. Sé que Varina no es una gran obra literaria, pero hace el mismo trabajo que algunas de las mejores obras de arte, lo que nos permite tener dos ideas aparentemente contradictorias en nuestras cabezas a la vez.

“Five Days At Memorial”, de Sheri Fink
“Five Days At Memorial”, de Sheri Fink

Five Days At Memorial, de Sheri Fink: Bajo ninguna circunstancia debes leer este libro si estás de mal humor. Pero si tienes la fortaleza de hacerlo, el relato de Fink de un hospital de Nueva Orleans donde el personal médico sacrificó innecesariamente a los pacientes con opiáceos durante el huracán Katrina es propulsivo, horrible y moralmente comprometido. Y se lee aún más claro reconociendo que no hemos abordado completamente, y mucho menos resuelto, las preguntas sobre cómo responder a las tormentas o cómo tratar a las personas gravemente enfermas al final de sus vidas, incluso en las mejores circunstancias.