Akil Carter ha sido el protagonista de otra polémica racial en Estados Unidos (Redes sociales)
Akil Carter ha sido el protagonista de otra polémica racial en Estados Unidos (Redes sociales)

Cuando la policía paró a Paulette Barr, ella se dio cuenta de que no siempre podría proteger a su nieto.

Ella volvía en auto desde la iglesia del centro de Milwaukee junto a una amiga -otra abuela de 60 años- que iba en el asiento del pasajero y su nieto de 18 años, Akil Carter, que iba en la parte de atrás.

Barr, que es blanca, iba a dejar al adolescente, negro, a su puesto de trabajo en la industria de la salud.

Tan pronto como el trío cruzó al condado vecino, el oficial de policía de Wauwatosa, Pat Kaine, inmediatamente se unió a otros dos patrulleros, siguió el automóvil y los detuvo. Kaine salió con una pistola, dijo la abogada Joy Bertrand, que representa a Barr y Carter a The Washington Post.

"Salgan con las manos arriba. Pónganse de rodillas", instó Kaine, según la grabación de la cámara corporal. También ordenó a Carter: "No te muevas, ¿entiendes?".

Un Carter obediente dijo que estaba asustado y confundido, de acuerdo con Bertrand.

Aunque se puede escuchar al oficial en el video diciendo que esto fue un "gran malentendido", Barr acertadamente replicó que, por supuesto, "dos ancianas blancas en un automóvil con un niño negro lo convierten en un villano".

Kaine había estado respondiendo a una llamada, señaló el capitán Brian Zalewski, oficial de información pública del Departamento de Policía de Wawatosa, en un comunicado a The Washington Post. El agente fue "alertado por un hombre y una mujer afroamericanos que indicaron que un robo estaba ocurriendo o que acaba de ocurrir". Los sospechosos, dijo, eran "dos hombres negros que iban en el asiento trasero". Los que habían dado el aviso, que dejaron el vecindario, aún no se habían localizado para una declaración formal.

Carter fue esposado y retenido en el coche patrulla.

El Departamento ha respaldado las acciones de los oficiales, alegando que Carter fue detenido por "sospecha razonable" y que "los oficiales sacaron sus pistolas teniendo en cuenta que se había producido un posible crimen violento (robo), pero mantuvieron sus armas apuntando en una dirección segura durante la retención del vehículo", remarcó Zalewski.

En los últimos meses, los videos virales y el hashtag #LivingWhileBlack ("Vivir siendo negro") han dominado las plataformas de redes sociales, describiendo momentos en los que la policía ha sido llamada para responder a actividades inocentes e inocuas, como viajar en un automóvil.

En mayo, varias policías estatales interrogaron a varios miembros de hermandades negros sobre la recolección sospechosa de basura en una carretera de Pensilvania. El mismo mes, la policía del campus de Yale respondió a un informe sobre una mujer negra que estaba durmiendo en la sala comunitaria de la universidad. Ella resultó ser una estudiante graduada y matriculada.

Más recientemente, una mujer perturbada telefoneó a la policía sobre un avistamiento sospechoso: un hombre blanco que sostenía la mano de un niño negro de 9 años dentro de un Walmart de Tampa. Pensó que estaba presenciando un secuestro, según el Tampa Bay Times.

El "perpetrador" resultó ser el presentador de televisión local Frank Robertson, un miembro del programa Big Brothers Big Sisters. La policía de Tampa interrogó a Robertson y luego confirmó su historia con la abuela del niño.

"Me dieron un recordatorio vívido y personal de cuán grave es la división racial en nuestro país", afirmó Robertson en una publicación de Facebook. "¡Eso me entristece mucho! Mi hermanito sigue siendo mi hermanito. ¡Él me necesita y lo necesito!".

Al igual que Barr, muchos sienten que la historia del otro día es otro encuentro discriminatorio para agregar a la lista.

La familia de Carter no ha decidido qué va a hacer, según cuenta Bertrand. Solicitó al departamento de policía que conservara todos los registros electrónicos y en papel, incluida la filmación.