Algunos estudios sugieren que la ansiedad puede ser genética (iStock)
Algunos estudios sugieren que la ansiedad puede ser genética (iStock)

En los últimos meses, notables pilares de la masculinidad tradicional, incluidos los jugadores de la NBA DeMar Derogan y Kevin Love, y los héroes de la gran pantalla como Dwayne Johnson y Ryan Reynolds, han abordado públicamente sus experiencias con la ansiedad y la depresión. Aunque nunca se lo desearía a nadie, me alegré viendo cómo hablaban de ello y cómo usaban sus plataformas para mostrar que la salud mental de los hombres es una cuestión seria y real que debe discutirse, especialmente por aquellos que percibimos que es algo difícil de hacer.

El impacto de sus acciones en la paternidad es importante. Los papás están dando forma a las conversaciones modernas sobre la masculinidad y la salud mental de los hombres, y están determinando las lecciones colectivas para el futuro, para sus hijos y para los niños en general.

Estas celebridades, modelos a seguir para muchos, señalan que reconocer las luchas personales no debilita al hombre. Más bien, su discurso desafía la definición obsoleta de hombría como estoicismo desapegado o fortaleza cerebral. Su coraje para desafiar el silencio que rodea la salud mental de los hombres ha inspirado a otros a hablar y a buscar ayuda.

Los padres deben cuidarse a sí mismos y hacerlo abiertamente para que sus hijos puedan ser testigos e incluso participar en el proceso. Eso les enseñará que a los hombres se les permite salir de los estereotipos de la sociedad.

Estoy yendo en esa dirección.

He sufrido de ansiedad durante toda mi vida adulta. Pasé décadas negando lo obvio: esa ansiedad estaba teniendo un impacto muy tangible y negativo en mi vida familiar, mi calendario social y mi carrera. En cambio, ofrecía excusas, prefería que los demás creyeran que era una persona poco confiable en lugar de que me vieran como inestable, porque seguramente esa era la única conclusión a la que podían llegar si hubieran sabido la verdad. La ansiedad, lo sabía, era algo que debía superar.

Incluso ahora, cuando hablo de mi ansiedad con otros hombres, incluidos los que creen que hay que desafiar las obsoletas reglas de la masculinidad, mis temores a menudo se confirman. Me preguntan si estoy seguro. Intentan justificar y excusar mi experiencia.

Mi ansiedad se manifiesta de varias maneras, pero a mí me ocurre durante la conducción, algo que quizás podría llevar mejor si viviera en otro lugar que no fuera Los Ángeles. Comienza con un sentimiento que todos conocemos, con una especie de nerviosismo mientras intentas mantener el equilibrio y volver al a normalidad. En la mayoría de los casos, recupero la compostura y doy un suspiro de alivio, y pronto olvido ese momento de terror súbito y repentino. La mayoría de las veces, los efectos de mi ansiedad se detienen en el automóvil, pero en algunos casos un episodio puede durar horas, días o semanas.

En esos casos, los resultados de mi ansiedad prolongada afectan a los que están más cerca de mí, es decir, a mi familia. Puedo estar tranquilo y apartado, preocupado o de mal genio, reaccionando exageradamente con un instinto dramático.

Si bien la conducción no es el único factor desencadenante de mi ansiedad, es un factor abrumador. Y la mayoría de los días, especialmente como padre, tengo que manejar a alguna parte.

Curiosamente, el tráfico no me molesta. Luego están los trayectos en los que tomo cada salida solo para recuperar el aliento, 90 kilómetros evitando el contacto visual con las rampas que van a los puentes, maldiciendo una salida que una vez tomé accidentalmente y esa extraña sensación que aún sigo teniendo.

Tener a mis hijos en el auto solo lo agrava.

Los ataques de pánico son raros y, en mi caso, extrañamente repentinos. Prefiero las calles porque nunca me han molestado, a pesar de los efectos que tales rutas pueden provocar en la demora del tiempo.

Pero hay consecuencias mucho más allá de la incoveniencia. He perdido oportunidades, amigos y entrevistas de trabajo. He inventado excusas para justificar mi ausencia cuando el camino parece demasiado difícil.

Desafortunadamente, el transporte público no es excelente donde vivimos y andar en bicicleta por Los Ángeles y regresar puede costar más que un boleto de avión. Por suerte, el impacto en mis hijos se ha suavizado, gracias, en parte, a que nuestra casa está convenientemente ubicada.

Algunos estudios sugieren que la ansiedad puede ser genética, que es mi principal preocupación, y es la razón por la que mantengo una línea abierta de comunicación con mis hijos, de 15 y 12 años. Saben que tengo razones para actuar así y saben que la mayoría de la gente se siente bien en situaciones en las que yo no estoy. Quiero que sepan que está bien hablar de mi ansiedad sin vergüenza.

Nuestras conversaciones son breves y bastante frecuentes. Lo abordamos a través de una combinación de recordatorios y sabiendo que la ansiedad, cuando aparece, es mía. Encontramos soluciones allí donde podemos y solo lo aceptamos cuando es la única opción disponible. Los niños pueden sentirse frustrados o molestos, pero también son amables y compasivos. En la mayoría de los casos, dicen que entienden que está bien. La mayoría de las veces, los creo.

Por supuesto, es por eso que es importante para mis hijos y para su generación, ver que está bien que los hombres debatan sobre la salud mental, ya sean sus héroes deportivos o sus padres que están en baja forma. Todo, con el objetivo de eliminar las presiones de limitar los estereotipos masculinos y proporcionar algo mucho más fuerte: la posesión de uno mismo y una comprensión más profunda de los demás.

Los padres y los hijos que debaten sobre la salud mental de los hombres pueden ayudar a garantizar que ya no sea un tabú, y nunca debería haber sido así. Es una conversación que no solo redefine la masculinidad de una manera más positiva sino que también puede salvar vidas. Eso parece una charla que vale la pena tener.