El certificado de nacimiento de Steve Dennis no dice dónde nació ni cuándo ni de quién. Solo dice que fue encontrado en una cabina telefónica.

Un artículo del “Lancaster Eagle-Gazette” se hizo eco en su portada de 1954 del bebé que apareció en una cabina telefónica (Meagan Flynn/The Washington Post)
Un artículo del “Lancaster Eagle-Gazette” se hizo eco en su portada de 1954 del bebé que apareció en una cabina telefónica (Meagan Flynn/The Washington Post)

Dos repartidores de pan lo descubrieron a primera hora de una mañana de enero de 1954, cuando Dennis todavía no tenía ni nombre. Encontraron al "niño grande de ojos azules" envuelto en mantas dentro de una caja de cartón en una cabina telefónica que quedaba a la salida de Yielky's Drive-In, cerca de Lancaster (Ohio), según informó el Lancaster Eagle-Gazette en ese momento. No se sabía cuánto tiempo había estado allí, quizás solo unas pocas horas. El bebé estaba frío, al igual que la botella de leche que había en la caja.

El misterio pronto cautivó a los residentes de Lancaster. En solo dos días, docenas preguntaron por su adopción y mucha gente intentó ayudar a la policía a identificar al bebé abandonado, de acuerdo a un reporte de Lancaster Eagle-Gazette de 1954. Nadie sabía quién lo había puesto allí ni por qué, y durante mucho tiempo Dennis tampoco lo supo.

Toda esa historia resultaba demasiado extraña para ser cierta, tal y como contaba Spencer Remoquillo, del Lancaster Eagle-Gazette, en un artículo de seguimiento 64 años después. Dennis siempre supo que fue adoptado cuando era bebé, pero no supo del episodio de la cabina hasta que fue un adolescente. Él se puso nervioso. Viajó solo hasta Lancaster para ver el lugar. No pudo averiguar mucho y no creía que alguna vez podría llegar a encontrar a sus padres biológicos.

Pero eso cambió cuando sus dos hijos, de 18 y 14 años, comenzaron a hacer preguntas.

"Siempre sienten curiosidad, 'Papá, ¿de dónde eres? ¿cuál es tu herencia?'", decía desde su casa en Phoenix en una entrevista en video publicada por Arizona Republic.

Decidieron que Dennis, un quiropráctico retirado, enviaría su ADN al sitio web Ancestry.com para averiguarlo.

Después de ganar popularidad en los últimos años, Ancestry.com, y otros sitios similares, han sido responsables de resolver innumerables casos de familiares perdidos, incluso ha ayudado a la policía a descifrar casos en los que el presunto asesino dejó el ADN en el lugar de la escena del crimen, como el caso del asesino de Golden State.

Por USD 99, las personas pueden pedir el kit de prueba de ADN, tomar un hisopo de su saliva en casa y enviarla de regreso para conocer los resultados. Ancestry.com ayudó a una mujer de 79 años a conocer por primera vez a su madre biológica de 100 años. Ayudó a dos hermanos separados durante mucho tiempo a saber que iban a la misma universidad.

Y estaba a punto de ayudar a Dennis a encontrar a su madre.

En los tres meses tras enviar su ADN a Ancestry.com, recibió un correo electrónico, según contó en la entrevista con Arizona Republic. Un primo hermano había sido "emparejado" con él y creía conocer a la madre de Dennis.

"Dijo 'creo que sé quién es tu madre'", comentó Dennis en el video. "Durante toda la vida, hemos escuchado que hubo un bebé con el que estábamos emparentados y que se quedó en una cabina telefónica. Era como el secreto de nuestra familia", explicaba el hombre.

El primo lo puso en contacto con su hermanastra, que luego contactó a su madre.

En ese entonces, ella tenía 85 años, vivía en Baltimore y, al principio, tuvo dificultades para recordar todos los detalles. Pero lentamente, "semana a semana", volvió a recuperar la memoria.

Según los informes, a Dennis le dijeron que la mujer dio a luz a los 18 años, pero que su padre le dio un ultimátum: solo podría casarse si dejaba al bebé. En un viaje a Ohio desde Kentucky -donde nació el bebé- el padre de Dennis tomó la misma decisión, se llevó al bebé y lo dejó en una cabina telefónica.

"Después de deshacerse del bebé, es decir, de mí, desapareció. Nadie sabe a dónde se fue. Así que esas hermanas, son mis hermanastras. Pero para mí es mucho, porque habiendo crecido como hijo único, es mejor que nada".

Dennis dijo que viajará a Baltimore para conocer a su madre biológica a finales de este mes y tomará "todo lo que ella me dé porque no puedes molestar a una mujer de 85 años".

Le habría gustado conocer la fecha de su cumpleaños, pero le dijeron que su madre no lo recordaba en absoluto.