No hará falta sacar los productos electrónicos ni los líquidos del equipaje de mano gracias a los escáneres CT que se están implementando en varios aeropuertos de Estados Unidos (Andrea Sachs/The Washington Post)
No hará falta sacar los productos electrónicos ni los líquidos del equipaje de mano gracias a los escáneres CT que se están implementando en varios aeropuertos de Estados Unidos (Andrea Sachs/The Washington Post)

En los últimos años, los oficiales de la Administración de Seguridad del Transporte (TSA por sus siglas en inglés) de Estados Unidos han estado recordando a los viajeros que retiren todos los artículos electrónicos y líquidos de sus bolsas de mano y los coloquen en una bandeja. Sin embargo, en más de una docena de aeropuertos, los pasajeros escuchan un nuevo estribillo: mantenga sus artículos en su equipaje.

Este verano, la agencia amplía su prueba piloto de nuevos escáneres CT (escáneres de control de tomografía computarizada). Quince aeropuertos de todo el país emplearán la nueva tecnología. En 2017, el Aeropuerto Internacional Phoenix Sky Harbor fue la primera instalación en recibir el dispositivo avanzado de detección, seguida por Boston Logan y JFK de Nueva York.

El equipo de imágenes en 3D se asemeja a un escáner CT de hospital, con bolsas que reemplazan los cuerpos. La tecnología utiliza una cámara de rayos X para disparar cientos de imágenes, lo que permite obtener una vista más completa de los objetos metidos en el equipaje de mano. Los funcionarios de la TSA pueden rotar los elementos en tres ejes, una gran mejora con respecto a los escáneres actuales, que proporcionan solo imágenes en 2D. Al mejorar la detección, la TSA espera reducir el número de inspecciones secundarias de bolsas y acelerar el proceso de seguridad, algo que beneficiaría a los viajeros.

"Esta es la misma tecnología que se utilizan en las maletas facturadas", explicó Lisa Farbstein, vocera de la TSA. "Esto realmente puede detectar explosivos".

La agencia integrará los escáneres 3D en líneas de seguridad regulares. Para participar en la prueba, dirígete al carril donde está la gigantesca máquina blanca que se asemeja a un dispositivo de una película de ciencia ficción. Luego, lucha contra el impulso de sacar tus dispositivos electrónicos y líquidos, y sigue caminando.

A pesar del cambio de regla, quedan muchas más, incluida la restricción del tamaño de los líquidos. También debes quitarte la chaqueta o el abrigo y los zapatos, a menos que seas parte de un programa de viajero confiable como PreCheck.

TSA planea instalar hasta 40 unidades para el cierre del año y más de 145 para el final del año fiscal de 2019.